Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Tres poemas de Carlos Rossetti

LA PRIMAVERA DE LA ROSA

Mientras el pueblo no resigne su lucha

por un futuro más digno e igualitario

y eleve su reclamo, noble y soberano

justicia, educación y trabajo bajo una misma bandera

siempre existirá para la rosa

la ilusión de una nueva primavera .

 

Si el artista se suma a la causa

acunando entre sus manos una guitarra

y hace vibrar de sus cuerdas el compás de la tierra

no la foránea, sino la propia esencia verdadera

siempre existirá para la rosa

la ilusión de una nueva primavera .

 

Y si el poeta acopla a la cadena

toda su magia de metáforas y rimas

recogiendo en su cantar la voz de la gente,

abrazándola en versos como fiel enredadera

siempre existirá para la rosa

la ilusión de una nueva primavera .

 

Mas, si una jugarreta del yanqui ladino

pusiera en peligro esta primaveral empresa,

deberán pueblo, artista, poeta, defender su destino,

dejar a un lado guitarra, música y palabras

empuñar un fusil, tomar un costal de balas

y aunque florezcan en los pechos rosas verdaderas

no resignar su ilusión de una nueva primavera .

 

NUNCA MAS

Ya no estarás sola, mujer

pues dejaré de guardia en tu ventana

mi alma de poeta trasnochada;

uniré a la suela de tus botas

las huellas vagabundas de mis pasos

para transitar así tu misma senda;

fundiré en el sol de tu mirada

el hielo perpetuo de mis lágrimas

para que puedas lavar tu rostro en las mañanas .

Haré vibrar al compás de tu voz,

serena y mansa,

todo el sentimiento de mi poesía,

sencilla; enamorada .

Ya no estarás sola, mujer,

te convido a forjar una nueva historia

sin borrar pasados ni recuerdos,

te ofrezco para ello

mi revolución de sueños y futuro;

mi piel, para tus manos laboriosas;

mi boca, para tus besos postergados

y mi corazón para que hagas de él

tu nueva morada .

 

RUEGO

Rescátame de mí;

inyéctame tu elíxir de eterna primavera,

transformando así

en sangre pura, sangre verdadera

este líquido viscoso y carmesí

que hoy corre por mis venas .

 

Rescátame de mí:

cobíjame en tu tierno abrazo

y déjame dormir allí,

en la paz de tu regazo,

al arrullo benefactor de tu canto

para soñar mañanas, cielos sin nubes, ojos sin llanto .

 

Rescátame de mí;

ilumíname el alma con tu risa,

esplendor de alborada,

bendice mi piel con un toque de ternura,

será como tener invencible espada

en mi desigual batalla contra la locura .

 

Rescátame de mí,

llévame hacia ti;

la magia de un segundo a tu lado

me salvará de esta humillante,

mortal y melancólica eternidad

de andar y andar buscando sin encontrarte .

 

Rescátame de mí

porque aunque dejes tu adiós colgado del viento

y yo pase a ser el que te amó y perdió

al no poder derrotar al tiempo,

imploraré rescate a tu dulce recuerdo,

reina de todos los reinos, soberana de mis sueños.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

1 comentario

1 Beatriz palmieri { 4 mayo 2011 - 00:21 }

Amigo:
Carlos Rossetti, tus sentidos poemas son para el espíritu un regalo y una pausa para la mente…

Deje su comentario