Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Tres poemas de Aldo Luis Novelli, desde los bordes del desierto

¡Felices Fiestas! ¡Felices Fiestas!


Esa tarde eran siete
cuatro varones y tres niñas
jugando a la mancha sobre el montículo.

Después de un largo rato
transpirados de cansancio
cuando el sol brillaba sobre latas vacías de tomate
sintieron voraces mordidas en el estómago
y se sentaron a buscar algo comestible.

Natalia, la mocosa de cinco años
la de piernas como palitos de helado
encontró un pedazo de guirnalda dorada
la enlazó formando un efímero corazón brillante
y le gritó a sus amigos:
¡Felices Fiestas!, ¡Felices Fiestas!
y rió con picardía
como un esmirriado ángel de alas rotas.-

Matria

la conocí una lejana mañana
que flameaban banderas.

hablamos en bares y bodegones
durante un tiempo rojo.

una noche en una calle oscura
le acaricié los senos.

nos amamos una tarde
cerca del basural

mientras sus hijos buscaban comida.
sigo enamorado de sus despojos.-

NOTA: la sustitución de la “p” por la “m” en el título del texto es una forma de poner en crisis y rechazar los significados chauvinistas y machistas de la palabra “patria” y su derivados: patriotero, patriarcal, patrón etc.

Valga decir que para mí la Matria es toda la tierra latnoamericana.

El borracho

a un poeta desconocido

bebía mi tercer cerveza en un bar de malamuerte
cuando se acercó arrastrando los pies
– me daría unas monedas señor? –
– y para que son amigo? –
– bueno, le aseguro que no son para comprar un litro de leche –
– bien, y dígame que hace usted de su vida? –
– beber y usted señor? –
– yo…soy poeta…creo –
– ah, no está muy seguro, yo estoy seguro de ser borracho –
– de acuerdo y que hace un borracho cuando está sobrio para hacer de éste mundo perverso y absurdo un lugar mejor para vivir? –
– mire señor, yo no sé muy bien la diferencia entre estar sobrio o borracho, pero de algo estoy seguro, los sobrios destruyeron el mundo –
– tiene razón amigo, el poeta es usted, tome este billete, pero con una condición, no lo vaya a gastar en leche -.

Nota sobria. Borracho.
En muchas regiones rurales de España, aún hoy es habitual servir el vino en odres o botas de cuero, usados desde muy antiguo con este objeto. En el catalán del siglo XIV y en el castellano del siglo XV, estos odres se llamaron borracha, palabra que, según Corominas, se habría formado por el cruce de las voces catalanas botella (odre) y morratxa (redoma). A su vez, esta última palabra se derivaba del árabe mirassa, que también significaba ‘redoma’. Más adelante, se llamó en español borracho al sujeto que, igual que la bota, estaba ‘lleno de vino’, o sea, embriagado.

http://www.otros-fluidos-virtuales.blogspot.com http://www.la-sed-infinita.blogspot.com La poesía es un oasis luminoso en medio del desierto. El poema es la sed.
http://www.facebook.com/reqs.php?fcode=723c2b44b&f=669668945#!/profile.php?id=100001287634417

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

1 comentario

1 elizbeth de la cruz de la cruz { 23 marzo 2011 - 22:50 }

de poca eee esta genial

Deje su comentario