Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Tito Alvarado a Francisco Belmont o Juanito Guanabacoa

Queridas compañeras, queridos compañeros

Hay momentos en la vida en que la vida se detiene y ya nada importa, aunque importe todo.

Francisco Belmont es Presidente de SUR Montreal. El está en ese largo y funesto proceso de soledad en que uno puede ayudarle con palabras, proceso que implica dedicar mucha, pero mucha energía a conseguir tener residencia debidamente legalizada en Canadá, un país del primer mundo en vías de tercermundizarse, pero que con este engorroso proceso alimenta una cantidad indeterminada de burócratas y a la vez se hace valer como si fuera el cielo o la tierra prometida.

Francisco ha hecho de un cuanto es posible hacer para seguir con vida y para normalizar esa vida en este lado de la tierra. En este intento conoció a Michie, una muchacha nacida y formada en Japón, ella es su alegría primera, que también estaba en ese proceso indeseable, proceso de ser nadie ante unos inhumanos con poder. A ella se le ha negado la posibilidad de hacer vida en Canadá y debe dejar este país. Tal como antes expresé mi humana solidaridad con la Compañero Karla, que pasa por una situación similar, expreso ante ustedes mi incondicional apoyo a la libertad de movimiento de las personas, pues nadie es ilegal en ninguna parte.

Los responsables del descalabro nos quieren hacer creer que todo va bien y que si algo anda mal los culpables somos nosotros, Son los mismos que dicen que Canadá necesita un crecimiento tal de población que se logra con una emigración determinada anualmente, pero resulta que se les ha ocurrido la perversión de seleccinar, bajo estrictos criterios, a la gente que quieren, De ese modo nos traspasan la culpa a nosotros, los que no estamos en el poder, por ser de un tamaño menor, por ser carentes de recursos en doblones, por haber estudiado lejos, por decir algo que les parece dudoso, por no tener los ojos de un color agradable, por asuntos de piel, etc, etc.

Digo nunca, jamás, como las palabras del conjuro que me aseguren que seguiré siendo un ser humano y que ni todos los oros ni todos los poderes de la tierra lograran apagar mi lado humano ni lograran acallar mi voz de ser doliente.

Les dejo lo que Francisco ha escrito para expresar su desesperación y a él le entrego mi abrazo de hermano, Tito Alvarado.

La carta poema de Francisco Belmont o Juanito Guanabacoa

Hoy Parte, nos parten, me parte… partida a su partida y sentimos en lo profundo la destrucción momentánea en un instante eterno.

O LO QUE ES LO MESMO…
Se va la Michie? NO! Se la llevan!

Ya lo veía en la poesía mortuoria de Bukowsky
Que leía mientras sentía su eminente partida,
A la muerte se le espera y uno en vida desespera
La vida momentáneamente nos ha sido partida
Se va, me la han quitado, sigo aquí.

Me refugio escondiéndome de mi
Se evapora mi alegría
Brota amargura en cada gota
Lágrima de saber que partirá en lejanía
La fueron, la sacaron, sigo aquí.

No hay concesión de don cabrón
El gobierno siempre usa la fuerza
No valieron argumentos y proyectos
Ni ganas de dar y ofrecer en garantía
La energía, el trabajo, a cambio de estadía

Cinco años de intensidad ha sido lo vivido
Resultando en un amor apasionado
Que entrecruzó nuestras culturas
Nuestras dulzuras ahora convertidas amarguras
Parte de ella lleva una esperanza pero me la han quitado.
 
Sin papeles pero con esperanzas
Desarmado pero en la batalla
Solitario y emigrado
Así es que hago Resistencia
Entre tanta maraña y tata maña

Si se hubiere ido sería castigo a mi improperio
De amar su juventud con posesiva energía
Sorpresa fue que no fue presa
De cultura diferente pa que sienta
Que me hizo suyo como yo la hice mía
 
Me la han quitado arrebatadamente
Nosotros seguiremos la lucha vehementemente
Ella y yo somos los que sienten y piensan
Haciendo de la circunstancia una instancia interesante
Que en cada instante hará de nuestro amor presente.

Pinche migra! se me atropella el sentimiento
Por un momento quedo suspenso
Me hago menso y sonrío
Estoy tenso, pero no vacío
Voy a seguir en la jugada.

Pero hoy en su partida quedo partido
Sigo aquí
Me la han quitado
Sigo aquí
Partida la vida seguirá siendo mía
Partido el corazón
Sigo aquí
Soy suyo ella mía sin distancia
Con desenfreno dejo la razón
Partido el corazón

Sigo aquí.

Francisco Belmont

 

 Responder Responder a todos Reenviar

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

1 comentario

1 Prócora Pérez Rubio { 30 enero 2014 - 00:22 }

No hay fechas. No pueden situarse los hechos en el tiempo. Estamos en enero del 2014, y en la actual producción literariia de Francisco Belmont, prosa o versoo, no se menciona ya el monbre de Michie, la amada. Es fácil suponer que ya pasaron algunos años desde que ambos vivían en Canadá. Y confiando en que e tiempo todo lo borra, es fácil suponer que en París se tengan nuevos afectos.
La desesperación que Belmont sintió cuando le fue arrebatado el objeto de su amor, está fielmente retratada en su poema. Sería la misma que sentiríamos nosotros si nos hicieran lo mismo.
Buena rima, sentidos versos, que transmiten su sentimiento de
soledad, de rabia apenas contenida y también esa decisión de seguir unidos sin importar la distancia. En Canadá el poeta. En Japón su Michie, su musa. Seguirán adelante, dicen…Uno se queda pensando cuánto podrá durar ese propósito. Cuánto duró.
En el 2014, saludo a Francisco Belmont y me alegro de que la adversidad no haya frenado su vocación de escritor y poeta, y así poder nosotros disfrutar de su abundante producción.

Deje su comentario