Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Sur como referente ideológico; una propuesta cultural*

Tito Alvarado

Esta es una conferencia para mirar el mundo, la geografía, la economía y la cultura con otros ojos. Obtener resultados distintos requiere de hacer las cosas de manera distinta. Hasta la fecha el mundo avanza a los dictados del mercado, este hace agua y con él puede hundir toda la civilización. Los seres humanos son la única especie que pueden chocar dos veces con la misma piedra. Cada vez que hay un problema en la economía, los mismos que lo han creado aportan las soluciones que les benefician solamente a ellos. Esta es la piedra con la cual no podemos volver a chocar. Y sin embargo está ahí, o la rodeamos con pasos sabios o chocamos con ella nuevamente. El dilema sigue presente, o hacemos las cosas de distinta manera o continuaremos hacia el punto del no retorno. En ese entonces, que puede estar más cerca de lo pensado, ya no habrá nada que hacer.

Mientras tanto… Pero antes veamos las razones de titular esta conferencia: Sur como referente ideológico: una propuesta cultural.

El título de esta conferencia nos indica que estamos ante tres asuntos, uno en la palabra para designar un punto cardinal, esto mismo nos remite a lo que entendemos por sur en la geografía del mundo y nos remonta a quienes han fijado las reglas del juego. Aún cuando el oro, que vemos en muchas Catedrales de Europa, y que afianzó la riqueza de uno seres indignos, poco amigos del baño, me refiero a los Reyes y sus cortes, y la papa, ese alimento que impidió que Europa muriera de hambre, son del sur, es el norte el que cree y nos hace creer, que el mundo es el reflejo de su imagen. Si miramos el globo terráqueo, vemos un desbalance, mucha agua, lo que tenemos por tierra firme es apenas un tercio de toda la superficie del planeta, la mayor parte de este tercio está en el norte. Quizá este hecho les hace creer que el sur no existe.

Quierase o no, las palabras nos remiten al velo que las cubre según sean los interese del que habla, esto es ideología.

Al decir sur estamos dando una referencia que nos remite a lo que está hacia un lado de la línea del Ecuador, casi todos han sido despojados por países que están en el norte. Estando en el espacio exterior a la tierra no hay gravedad, por lo mismo no hay norte ni hay sur, no hay arriba ni hay abajo. En ese espacio cualquier referencia pasa por puntos luminosos que se pueden ver desde cualquier ángulo o mejor dicho con los pies hacia cualquier lado. En cambio en la representación de la tierra siempre el norte está arriba, Este simple hecho es ya una referencia ideológica, quien haya sido el que propuso mirar la tierra de esa manera, era oriundo del norte y con ese gesto afirmaba el dominio del norte en el Planeta. Por supuesto, nada de esto se nos explica en clases de geografía.

Se propone que la palabra sur sea un referente ideológico. Desde el punto de vista del desprecio lo es, pero ese es el punto de vista del norte. Por ideología se entiende mucho y se sabe poco. Hay a lo menos 32 definiciones de ideología, casi todas se refieren a una intencionalidad en el decir y en el hacer. En este sentido hablar de ideología es casi hablar de manipulación. Nosotros hablaremos de ideología como una acción-justificación moral para aceptar el mundo y explicar nuestros actos en él, es el velo que oculta la esencia de los actos humanos. La ideología está en todos y por lo mismo nos retrata en tres versiones: una es lo que creemos ser, otra lo que los demás creen que somos y la tercera es lo que en realidad somos. Sin ideología no hay expresión humana. También podemos invertir los términos y decir que toda expresión humana es expresión ideológica

Hablamos de una propuesta cultural y en esto también tenemos un amplio espacio para la confusión. Viene Madonna y presenta su espectáculo, algunos creerán que ella canta, otros podrán decir que es un tremendo espectáculo para insinuar, casi todos aceptarán un espectáculo de Madonna como cultura, lo cual remite a entender la cultura como lo que ahora llaman la industria de la entretención.

Yo pudiera argumentar que cultura es el saber. Al existir tantos significados para la misma palabra, nadie está en lo correcto ni nadie está en un error. Lo que parece insoluble es implemente una relación dialéctica entre un significado y un significante. Cultura es lo que aceptemos por cultura, en mi caso es aquello que hace, tanto en forma material como intelectual, el ser humano en un momento y un espacio determinado, este hacer y ser define lo que es el ser humano y lo acerca a unos y lo aleja de otros.

Siguiendo esta manera de ver y entender la cultura podemos argumentar que una cultura es cambiable. Este detalle lo saben muy bien en ciertos centros de poder y se llevan de la periferia materia prima a precios irrisorios y la devuelven con algún valor agregado a precios de asalto bancario, no el que hace un asaltante de banco sino el que hacen los dueños de los bancos. Estos ladrones nos traen su comida chatarra, sus desechos radiactivos, sus avances tecnológicos, sus películas con héroes buenos, salvo que muchas veces vemos la realidad de sus soldados asolando los lugares donde actúan. Ellos saben como corromper a los señores de nuestros pequeños poderes, saben como dividirlos, saben como entregarnos su cultura y con ellos su valores.

El resultado, económico, político, moral, cultural lo tenemos a la vista. Se justifica lo injustificable, se tiene como valor lo que a la larga nos mata, se aceptan soluciones que no lo son, nos atan con miedos de cosas peores por suceder y nos entretienen con circo, mucho vino y poco pan. Como cultura nos amoldan a sus conveniencias.

La cultura no es algo inamovible, se transmite, se transmuta, se regionaliza, se expande, se diluye en la perdida de identidad, cambia, se adapta según sean las vicisitudes del grupo del que se trate. Siendo un componente de la cultura el hacer material este sufre las repercusiones que los cambios en la economía aportan el grupo dado, en cambio el otro componente el hacer intelectual o inmaterial, este tiende a transmitir los valores del grupo dominante, pero a la larga los grupos dominados muestran una capacidad mayor de sobre vivencia y/o de adaptación de su cultura y a la larga se imponen sobre los valores del grupo dominador. Algunos ejemplos claros son los gitanos en España, los mexicanos en los territorios que pertenecieron a México y ahora asistimos al surgimiento de la cultura latina dentro del imperio o la enconada resistencia de los pueblos originarios en toda América. La cultura, tomada como una forma de vida, como una identidad tiene la facultad de resurgir y ser un bastión imposible de tomar y es desde este bastión que proponemos establecer la cultura de resistencia y la cultura de cambio.

Decíamos que el Planeta es un desbalance, dos tercios del planeta están cubiertos por agua, de esta el 97% es agua salada, el 1% del agua es utilizable, el 2% se está derritiendo, como consecuencia del modo de vida que viene del norte y se nos impone como un valor. La geografía es la hermana pobre de las ciencias y por esta razón no vemos desde ella los daños que aporta el modo de vida imperante. Y es en esta geografía, no aquella que se dibuja en un mapa, sino aquella real con sus demasías y escaseces, es esta geografía con lugares donde sobra y otros donde falta. El viento va de un lado a otro arrastrando no solamente aire, también vida o muerte.

Lindo mundito para alejarnos de él o hermosa posibilidad para ser mejores. La elección es siempre nuestra.

Las especies se fueron posesionando de un espacio, adaptándose a las condiciones allí encontradas, en gran parte con la ayuda de otras formas de vida como las aves migratorias, en parte por el viento y la capacidad de flotar en aquello que arrastraba el mar de una orilla a otra orilla. Es la acción de miles de factores en algunos miles de millones de años Una primera mirada nos permite ver que la geografía ha servido como barrera o como pasaje de las especias hacia otros espacios. Hasta que aparece el Ser humano en su versión más avanzada y caminando y corriendo tras su alimento y abrigo ha poblado todo el planeta. En América lo más probable es que los seres humanos vinieron de Asia por el norte y se extendieron hacia todas partes, pero el espacio mayor estaba hacia el sur. Aquí hubo un desarrollo que podemos catalogar de autónomo en varios puntos. Es mucho lo que se ha escrito, pero indudablemente es mucho más lo que no se sabe y más de algún saber esta cruzado por el misticismo, la visión antropocentrista, el misterio, la suposición. Nada sabemos que nos explique como, en alrededor de ciento cincuenta años, se desarrollan dos imperios, el azteca y el inca, nada sabemos, que sea una verdad absoluta, acerca de la desaparición de la clase dominante de los mayas, y con esa desaparición y/o abandono de sus ciudades, desapareció el saber. Los herederos de aquel destello de la creatividad humana, de aquellos saberes, en definitiva de aquellas culturas, hoy mucho de lo que saben es por medio del saber del norte. Su propio saber se perdió y con ello lo genuino de sus culturas. Sin embargo no todo está perdido.

En nuestro sur hay poca capacidad para la investigación, en su mayoría esta se hace con financiamiento de las Universidades del norte y por supuesto con mucho de pre concepto. Esto nos permite decir que economías dependientes, crean los velos para cubrir lo que no se puede decir, es decir crean la ideología del dominado, nuestras clases sociales dominantes nos explican el mundo de acuerdo a una sobre valoración de su papel. En realidad son simples cartas prescindibles en el juego de los dueños del mundo. Para cambiar lo que hay se necesita conocer lo que hay, saber como funciona, decorticar su ideología, se requiera una valoración de lo que somos, imaginación para lograr lo que queremos ser y que sea el sur quien explique el sur.

El sur he aquí el problema. Y es que ahora el sur ya no es un punto imaginario para definir un espacio en la tierra, situado abajo, según la visión del poder. Cada vez más es un espacio que cubre todo el territorio del planeta. ¿Qué quiero decir con esto? Pues simplemente que las decisiones de como funciona y ha de seguir funcionando el mundo, las decisiones de las reglas del comercio, de los prestamos y usuras que condena a muerta a millones de seres humanos, las decisiones de las invasiones y guerras, las decisiones de lo que es bueno o malo las toman lo poderes que están en el norte. Hasta hace muy poco, los pobres de los países que componían el grupo de los siete (que luego ampliaron a 8 y más tarde a 20), eran poco menos que ricos para los estándares de vida del resto, Las diferencias de salarios son tan abismales que resultan increíbles:** El detalle es que a la voracidad del sistema le falta planeta, entonces deben emprenderla contra sus propios pueblos. Un ejemplo papable es Detroit. La mitad de la ciudad está abandonada. En Montreal hace veinticinco años había una sola persona viviendo en la calle, hoy son diez mil. Es decir el sur está en el norte y el norte sigue siendo lo que ha sido siempre, los pocos que toman las decisiones que nos afectan a todos.

Es aquí donde la palabra sur adquiere una connotación ideológica nueva. Primero se la dieron ellos, con una cierta cuota de desprecio. Ahora se la podemos dar nosotros con una enorme cuota de sabiduría y audacia.

Decíamos al principio que mientras llegamos al punto del no retorno nos queda el camino de hacer las cosas de distinta manera. Ver el sur como lo que somos, seres empobrecidos por un sistema social injusto, siervos sucumbiendo ante los designios de quienes necesitan dos planetas tierra para seguir con su negocio. Este SUR debe asumirse, no como una noción geográfica, sino como una noción ideológica que nos permita descubrir los velos que ocultan las verdades.

Decimos que es una propuesta cultural, pues es desde aquí que podemos hacer las cosas de distinta manera. El asunto central es si queremos seguir viviendo como vivimos o queremos otra manera de vivir. Lo que ya casi nadie discute es que el planeta tiene recursos súper explotados, que pronto se terminaran, Los cambios climáticos muestran que es el actual modo de vida el causante de este descalabro. ¿Estamos a tiempo para una solución? Y de existir ¿cuál es?

Yo pudiera decir la que me parece más loable, pero cada uno de ustedes, desde su perspectiva ideológica pudiera argumentar más de un punto en contra y con seguridad tendrían algo de razón. El mundo ha cambiado mucho en este último siglo, y sin embargo ahí están casi los mismos miedos que opacaban la felicidad y la libertad de que podían gozar las generaciones anteriores al siglo veinte. Es decir, desde el alma la gente no ha cambiado mucho, pues la ideología dominante, en esencia sigue siendo la misma. A la hora de una violación muchos callan, a la hora de abortar a la mujer se le niega el derecho a decidir sobre su cuerpo, a los asaltantes de banco se les castiga y hasta se les mata si se resisten, a los banqueros causantes de los descalabros económicos conocidos como crisis se les rescata y hasta se les premia.
Desde el norte nos llega la ideología dominante y con ella la cultura del norte y comenzamos a identificarnos con su modo de vida, sus costumbres, sus valores, en definitiva perdemos identidad. Desde el sur hay unos tibios intentos de generar ideología y cultura, el detalle es que en la inmensa mayoría de los casos se hacen análisis sin salirse de esa ideología y se asume la cultura con la visión que a la misma le da el aparato ideológico del imperio. Hay un cálculo que dice que en el mundo existe un millón de organizaciones que cubren todo el espectro socio-político-cultural de gente preocupada por los estragos del sistema y trabajando por un cambio. El drama es que hay una casi nula coordinación. Y esta es en asuntos puntuales, que no involucran a todos o no pasan de ser llamaradas sin producir lo que puede producir una chispa en la pradera reseca por el sol del verano.

La inmensa mayoría de nuestros intelectuales, a cada instante nos dicen como está el mundo, lo que en buen romance equivale a decirnos donde nos aprieta el zapato, como si no lo supiéramos, aún no logran entender que su tarea no es decirnos lo que sabemos, su tarea es ayudarnos a pensar la solución. Y para lograr este simple, pero profundo cambio se requiere ser libres. Nadie que espere ganar algo es libre ni tampoco es libre nadie que tenga algo que perder. Una vez alcanzada esta claridad de nada personal que perder ni ganar, es que se vuelve interesante el mundo, pues se asume la irrenunciable meta del cambio como una forma de ser y hacer, como una respuesta cultural desde y para la cultura del nuevo género humano.

Concluyo con tres puntos:
Uno, es que no hay cambios sociales duraderos si no hay cambios en la cultura.

Esto tremendo que se dice en pocas palabras no ha sido comprendido en toda su dimensión por quienes actúan hacia el mundo desde sus estrechas visiones políticas. Ellos se mueven en la esfera de lo urgente. El futuro del mundo se resuelve en la esfera de lo importante.
Dos, se trata de generar una capacidad propia de análisis y al mismo tiempo entregar propuestas liberadoras.

Ahora que el sur está en todas partes, ahora que el sur es más que una noción imaginaria para ubicarnos en el limitado espacio del planeta tierra, ahora que el sur abarca lo social, lo económico, lo ideológico, este cambio debe y puede estar acompañado de pensar el mundo que queremos desde la perspectiva del sur, es decir desde la perspectiva de la mayoría que padece la injusticia de un mundo pensado para el bienestar de unos pocos con el sacrificio de los muchos.

Generar una capacidad propia de análisis requiere desprendernos de lo valorativo que acompaña el modelo imperante. ¿Con qué palabras definir lo nuevo? ¿con qué prisma ver el mundo? ¿cómo valorar el pensamiento propio? ¿con qué medios contamos para iniciar el cambio? Con nada más y nada menos que nosotros mismos y nuestra capacidad para generar soluciones.
Tres, se propone actuar, desde y hacia la cultura, por una cultura de cambio, tendiente a revertir el papel de espectadores y consumidores que le da el sistema a los seres humanos y darle, desde el trabajo cultural, capacidades de análisis, de decisión, de organización, que los conviertan en actores. Para ello tenemos todas las herramientas de la comunicación, tenemos la voluntad y las capacidades, nos falta encontrar la gente que asuma el desafío de ser los primeros. El resto es algo que escribiremos cantado o no tendremos tiempo ni siquiera para lamentarlo.

En definitiva proponemos trabajar por el SUR, el mismo sur que no está en las miras de los que toman las grandes decisiones, proponemos trabajar por el sur que ahora está en todas partes, menos en el poder. Trabajar en el sur, con el sur y para el sur, trabajar desde la cultura y para la diversidad cultural que es el sur, trabajar para generar el desarrollo de todas las potencialidades humanas.

Notas:

* Conferencia presentada en Aguadilla, Puerto Rico, gracias a una gentileza del VI Festival Internacional de poesía en Puerto Rico.

** Esta semana leí una artículo, desafortunadamente con el mismo esquema, mostrar sin proponer. En el se decía que un señor X tenía un sueldo de 40.000 dólares al mes, luego se muere de cáncer su mujer el queda con tres niños y la vida se le desbarata. El artículo no analiza, pero esto es tema para otra ponencia. Lo que quiere decir es que ese es mi sueldo en un año, en cambio mi sueldo de un mes es, por el mismo trabajo, el sueldo de un año. Hay 2.000.000.000 de seres humanos que sobreviene con el equivalente a 2 dólares al día, ellos podría sobrevivir poco menos de 55 años con lo que yo gano en un mes. Salvo que nadie sobre vive tanto tiempo con tan poco, también hay que considerar que la mitad de mi sueldo se va en impuestos y gabelas. Esto solamente para señalar el grado de lo que es aceptable o inaceptable, moral o inmoral en uno y otro caso. Se da la paradoja de que quienes ya tienen mucho, se esmeran en lucirlo y quieren más, poco importa que no les alcance el ciclo de vida para disfrutarlo, y quienes no tiene nada, ocupados en sobrevivir y marginados de todo lo que puede ayudar ampliar sus horizontes y sus expectativas no tienen tiempo para ocuparse da cambiar su vida pro medio de la organización y lucho en pro de sus intereses. Aquí viene la cultura de la religión, la culpabilidad, los miedos con su mensaje de caridad y el círculo vicioso no se se rompe, unos necesitan la caridad para sobrevivir, la caridad necesita de los indigentes para sobrevivir.

La moraleja es… Tarea para la casa.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario