Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Sor Juana y el hermetismo en la Nueva España

Por: Marisa Trejo Sirvent

  Fue por medio de Atanasio Kircher que llegó a Sor Juana y a varios de sus contemporáneos  el conocimiento que conjuntaba las filosofías de Platón y Aristóteles. El hermetismo o  filosofía hermética estuvo ligado de forma tan especial a esta autora, que en un retrato suyo, hecho por Miguel Cabrera se pueden observar las obras de Kircher junto a las de Galeno, así como  una cita hecha también por ella de la teoría de Kircher (llamado por ella Quirquerio) en su Carta a Sor Filotea de la Cruz (1691), considerada como su autodefensa intelectual y religiosa.

 

  En la época del barroco en la Nueva España, el hermetismo influyó en algunos escritores, entre ellos Sor Juana.  Sobre este tema, Mauricio Beuchot aclara en su ensayo “Sor Juana y el  hermetismo de Kircher” que esta escritora:

  está  muy   poco   con    el   mundo   moderno.  Más bien   se
  coloca en esa reacción contra éste que fue el barroco,tensionado entre la escolástica y el hermetismo. La escolástica era medieval y el hermetismo propiamente renacentista, aunque recorrió varias épocas. El barroco, contrastado con la modernidad, nos hace pensar en la Edad Media; no en balde Irving Leonard llama a la Nueva  España “sociedad neomedieval”. De alguna manera eso es el barroco: un tiempo que tiene algo de neomedieval. Ciertamente sucumbió ante los embates del mundo moderno, pero en un repunte del medioevo,  conviviendo con lo nuevo, y sobre todo retardándolo. Los filósofos y científicos que originaron la modernidad tuvieron todavía algo de barrocos, pero eso fue desplazado por lo nuevo que nacía. Descartes con sus retorcimientos religiosos, Leibniz con su metafísica optimista, Galileo, Tycho y Kepler, y aun Newton, al que alguna vez se ha llamado “el último de los magos”. Esos primeros científicos  tuvieron resabios herméticos: resquicios de magia, confusiones astrológicas, etcétera. Pues bien, en el barroco mexicano, que era  alternativa no moderna, se daban muchos rasgos de detenimiento, embrollo y aun rechazo de lo moderno, que tienen mucho parecido con las últimas y más nuevas  proclamas postmodernas. (1)

 

  El hermetismo  o  filosofía hermética en la obra de Sor Juana ha comenzado en las últimas décadas a ser cada vez más investigado, pues es un aspecto que podemos encontrar en la historia del pensamiento en la Nueva España. Entre los primeros estudiosos que se han dedicado a investigar este tema se encuentra Elías Trabulse, quien aclaró que el Primero Sueño de Sor Juana hay que interpretarlo desde este enfoque pues

              Se trata del conocimiento científico tal como lo concebían los filósofos herméticos de los siglos XVI y XVII, adscritos a lo que actualmente se conoce como la tradición mágica…nuestra poetisa ha ido más allá que su modelo al intentar describir un cosmos con mayor acopio de datos empíricos que los que tuvo a su alcance el compilador del Corpus Hermeticum en el siglo II después de Cristo. Sus conocimientos científicos son mayores y su catálogo de maravillas -desde la pirámide tenebrosa de la sombra terrestre hasta el movimiento astrológico de los planetas y el Sol- excede con mucho al de otros sueños herméticos debidos a autores de épocas pasadas. Esto se explica fácilmente si acudimos a sus fuentes. Me refiero básicamente a las obras de Kircher, autor tan socorrido y citado por nuestros científicos, poetas y eruditos de esos años y de casi todo el siglo XVIII. De sus obras se desprenden muchas de las alusiones de carácter científico en la obra de Sor Juana y es el acervo de donde salieron los datos que forman el meollo descriptivo-científico del Sueño. (2)

 

   Anastacio Kircher fue un jesuita alemán especialista en oriente y erudito (1601-1680) que “trató de descifrar jeroglíficos; aunque sus explicaciones, influenciadas por las teorías de Horapollon, fueron hasta cierto punto fantasiosas y de alguna manera consideradas como absurdas. Sin embargo, sus trabajos sobre la lengua, sus principios sobre la linterna mágica de la que se le considera inventor, así como sobre la acústica y el imán  han sido reconocidos como valiosos. (3)

NOTAS

(1)   BEUCHOT, Mauricio. “Sor Juana y el hermetismo de Kircher“, en Los Empeños. 
      Ensayos  en  homenaje  de  Sor  Juana  Inés  de la cruz, pp. 6-7.

(2)     TRABULSE,  Elías.  El círculo roto. 1ª. edición, México, Fondo de Cultura Económica,  
      (Lecturas Mexicanas), 1984, pp.  86-87.

(3)     REY, Alain. Le Petit Robert II. Dictionnaire Universel de Noms Propres. (Dirección de  Paul Robert), París, Editions Dictionnaires Le Robert, 1991, p. 984.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario