Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Proyecto Cultural Sur Vancouver Entrega Premio de Honor Poético: El poder de la Palabra y la Acción

Lucy Ortiz, Proyecto Cultural SUR Vancouver
A nuestro regreso del V Congreso, que se realizó en la Casa del Alba de la Habana Cuba, del 20 al 24 de mayo, 2012, el regocijo de haber compartido experiencias con muchos compañeros afines, es el factor que despierta los más intensos deseos de seguir tejiendo la red para sostener lo nuestro, lo que nos corresponde como seres humanos, “Nuestra identidad”.
El 20 Julio, fua para nosotros la realización de un sueño inolvidable, la entrega del Premio de Honor Poético: el poder de la Palabra y la Acción, al Señor Eduardo Olivares, tal y como fueron condecorados en la Habana importantes personas con el Premio Rafael Alberti (de la Sociedad de Beneficencia de Andalucía), la Distinción Cuba Poesía al Mérito Cultural y el Premio Wolsan-Cuba Poesía (de la Fundación Asia Iberoamérica), junto a estos tres premios figura El poder de la Palabra y la Acción, que entregará el Consejo Coordinador del Proyecto Cultural Sur Vancouver, a este hombre destacado en el ámbito Cultural, Humanitario.
Hacemos esta entrega por indiscutidos méritos a Eduardo Olivares, con el más sincero gesto poético -que es el sentir sublime- pensando desde la conciencia humana y el devenir histórico, que nos advierte de la importancia de reconocer y posesionar a las personas, de un legado incuestionable por sus méritos.

Breve reseña: Originario de Ovalle, una pequeña ciudad en el Norte, cuarta región, Chile, Eduardo inició su carrera periodística en radio en 1962 en el Puerto de Tocopilla, ciudad a la cual sus padres migraron cuando él era aun un niño.
Su programa llegó a ser uno de los más populares en esta ciudad, en la cual inició su formación como locutor radial; posteriormente se casó y tuvo a sus cuatro hijos. En 1963, trabajó en una serie de radios en el Norte y Centro de Chile, destacando su trabajo en Valparaíso; y Arequipa, Perú.

En 1967 trabajó en Radio Minería, una de las principales radioemisoras del país en Antofagasta. En 1970 realizó trabajo en las radios del salitre, filial de El Toco de Tocopilla.
En ese entonces, Chile, un país como muchos en Latinoamérica, pasó por varios altibajos políticos durante los finales de los 60s y los 70s, culminando con uno de los Golpes de Estado más brutales. En 1973, Eduardo fue encarcelado por dos años debido a su insistencia en denunciar mediante transmisión de su programa los duros acontecimientos que enfrentaba su país, además por su afiliación en el Partido Socialista de Chile.
Próximamente, lo esperaba el exilio, por lo que en 1978 emigró con su familia a Saskatoon, en la provincia de Saskatchewan, al este de Canadá, y luego a Edmonton, provincia de Alberta. Más tarde se mudó a Vancouver, donde sus deseos y sueños de seguir su carrera en radio se concretizaron.

Se celebraba el fin de año 1993, él era nuevo en la ciudad de Vancouver, cuando con la insistencia y apoyo de su familia y amigos, decidió crear lo que hoy conocemos como “Latino Soy”, un programa en español cuyo objetivo era, y es, el de ayudar a la integración de los emigrantes de la comunidad latinoamericana en Vancouver y sus alrededores. Decidió entonces juntar a un equipo de voluntarios y colaboradores que le ayudaron a hacer de este sueño, una radio comunitaria, una realidad.
Eduardo lanzó este programa en AM 1470 CJVB, radio hermana de Fairchild Radio 96.1FM. Su programa se ha transmitido por más de 18 años, convirtiéndose en el paño que no sólo cobija a la comunidad latina, sino que trasciende sus fronteras. Su objetivo como productor y locutor de radio es crear solidaridad en la comunidad latinoamericana tomando en consideración las cosas que se tienen en común, como nuestra lengua, cultura e historia.
“Latino Soy” se dedica a ayudar de una manera u otra a su comunidad, a su gente, a su desarrollo en este país que nos cobija y que ahora es nuestro hogar. “Primordialmente, el espacio informa, educa y entretiene… en ese orden”, señala Eduardo, a su vez que enriquece con la diversidad de nuestra música, así como con la relación con la cultura latinoamericana, destacando a gente extraordinaria de la comunidad, es decir, a las personas ligadas a las artes, cultura, deportes y educación.
Con el ánimo de ayudar a organizaciones que trabajan para distintas causas humanitarias, “Latino Soy” es conocido a nivel local, nacional e internacional, por su labor humanitaria y solidaria en todo caso de emergencia.

Estas son algunas de las organizaciones locales para las cuales Eduardo realiza un intenso trabajo, hermanando esfuerzos para ayudar a los que más nos necesitan: Fraternidad de Ayuda a los Niños de Guatemala, Sociedad Amigos de Cuba, Sociedad Renaissance de Ayuda a los Niños Huérfanos de Haití, Capys Chile. El proyecto “Un Rayito de Luz, una Sonrisa” de México, Sociedad Amigos de Acajutla de El Salvador, Proyecto Cultural Sur Vancouver, Festival Internacional Palabra en el Mundo, Fundación de Mujeres por la Unidad de Estelí, Nicaragua, Comedores infantiles en El Salvador, Nicaragua y Argentina auspiciados por comités locales, Escuela Libanesa #125 de Montevideo, Uruguay (Club Uruguay), Pobladores del Mozote, Depto. de Morazán en El Salvador, Cruz Roja Canadiense, Ayuda a los niños desplazados de Colombia, A los niños de Olanchito en Honduras, a la comunidad de Ixcan en el Quiche, Guatemala. y el Hospital Canadiense Children’s de Vancouver.

Unidos en la diferencia.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario