Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Preguntas repetidas cuando la poesía se viste de luto

Nechi Dorado

Hace apenas un año, cuando supe de la partida de un poeta argentino, Gustavo Roldán, como siempre me sucede, los alejamientos físicos hacen que me formule preguntas que hasta el momento no pude responderme.

Será que me espanta eso que algunos mencionan como despedida, otros como adios definitivo y todos, al fin, llamamos muerte.

Me preguntaba entonces:
¿Está bien decir murió un escritor (narrador, poeta) cuando su corazón se detiene para siempre?
Creo que no.
Creo que esa gente no muere, que apenas se va corriendo a rescatar alguna letra que se ahoga.
O simplemente se aleja. Sale a enredar estrellas para opacar la necedad de algunas palabras infames de las que sobran en este mundo agonizante.
¡Y quien te dice! tal vez salgan a formar escaleritas con esos libros que de tan altos que los ponen, no pueden alcanzar los que andan muy por abajo.
Hay poetas y poetas. Unos escriben muy lindo. Son los que tienen música y tienen gracia.
Pero hay otros que escriben muy fuerte y se convierten en imprescindibles.
Es por los últimos que a veces me pregunto:
¿Está bien decir murió un escritor (narrador, poeta) cuando su corazón se detiene para siempre?
Creo que no.”

Esta mañana volví a hacerme la misma pregunta, fue cuando América Comparini, hermana chilena de la poesía y los sueños, me dio la triste noticia de que esta vez quien se alejó era Ian Welden.

Ian es –me niego a mencionarlo en pretérito- poeta, escritor, músico, cantante, artista gráfico además de humanista. Es uno de los tantos chilenos que debió enterrar sus raíces bien debajo de la tierra que lo viera nacer, trasladando su tronco hacia otras latitudes cuando el odio tomara forma, cuerpo e idea en su Chile natal. Fue Dinamarca la tierra que lo recibió y allí fijó su residencia para seguir hablando de las cosas lindas que suceden pese a tanto odio enraizado y de las otras, las que no hay que callar por más que duelan.

Siento mucha pena, mucho dolor, mucha bronca, cuando toca hablar de estos alejamientos forzados, pero hay que hacerlo. Mucho más cuando quien se aleja, como lo hizo ayer Ian, deja el recuerdo imborrable por ser de aquellos que: “tal vez salgan a formar escaleritas con esos libros que de tan altos que los ponen, no pueden alcanzar los que andan muy por abajo”.

Ian Welden: no te digo adios porque no te fuiste, te saludo con un ¡Hasta Siempre hermano! Seguiré rondando tus letras, recordando tus consejos “manda tus trabajos a esta página, o a esta otra” ese empuje que no siempre nos dan porque ya sabemos que también existen quienes se creen dueños de las artes y no conocen la grandeza de la solidaridad.

Porque a nosotros, Ian, lo charlamos muchas veces, en este mundo donde todo se compra porque alguien pone precios hasta al arte, no son muchos los que nos van empujando suavemente…

Ian Welden se fue soñando editar ¿pero cómo hacerlo? Esa es la eterna pregunta. Y ya sabemos, hoy las editoriales se manejan como mesas de dinero.

Comparto su poema, a través del que sentí un aroma a despedida y a tristeza antes de saber que te nos ibas…

De pie, aquí al borde de la línea
De pie, aquí al borde de la línea
sabiendo que mañana ya no existe.
Sacos de puertas hechas triza sobre mis espaldas
y cenizas cuando finalmente entregue
todo lo que he pedido prestado.
Caminando hacia la tierra de nadie,
buscando algún sueño en mis bolsillos,
tanteando ciego el muro del atardecer
y calculando mis pérdidas en las estrellas.
Debo trepar a algún lugar donde ya estuve,
por ahí en mi alma siento la nostalgia,
voces amistosas que seguramente existieron
y vidas que tienen sentido al amanecer.
Nubes en mis manos
lluvias en mis pies
el mundo insiste en girar sin mí.
Y si el sol se atreviera a asomarse
tan sólo expondría mis pecados a la luz.
¿Dónde está mi canción?
¿Cuáles fueron los equivocados pasos
que me condujeron a este abismo?
Detenido aquí al borde de la línea final
sembrando piedras con mis dientes,
durmiendo en carcasas de viejos barcos abandonados
y mendigando besos entre las multitudes.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

1 comentario

1 Melba { 24 febrero 2013 - 18:55 }


Muchas gracias, Nechi, por este homenaje a Ian. Un fuerte abrazo

Deje su comentario