Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Peligro inminente de guerra, objetivo: Irán

Tribuna Popular TP – CONTRAOFENSIVA IMPERIALISTA/Américo Díaz Núñez*.-

Las sanciones europeas perjudican más a Italia, España y Grecia, que se abastecen del petróleo iraní, el cual será sustituido supuestamente por el libio, pero sin duda son los peones de este ajedrez bélico.

Una estrategia imperialista para apoderarse, paso a paso, del petróleo mundial movió sus peones europeos a endurecer las sanciones económicas contra Irán. El objetivo claramente dibujado de este cerco es apoderarse del petróleo iraní, tal como lo hicieron con el iraquí a comienzos de la década pasada y con el libio el año anterior.

Pero las características de este ajedrez económico-militar pareciera distanciarse mucho de los operativos bélicos anteriores contra Irak y Libia, puesto que Irán es una potencia media en materia militar, preparada para la guerra, como lo demostró en la confrontación con Irak hace tres décadas y más recientemente en los ejercicios en el Golfo Pérsico con misiles de corto y largo alcance hace poco.

Táctica: mentir y desarmar

En la guerra devastadora contra Irak, Estados Unidos inventó una gran mentira con las inexistentes armas de exterminio masivo que le atribuyó a Sadam Hussein, para invadir ese país y robarse el petróleo iraquí, además de imponer un régimen sumiso a su servicio.

De antemano, el Pentágono conocía las debilidades militares de Irak, disimiladas torpemente con las bravuconadas de su gobierno, pues había sido su principal proveedor de armas en la guerra provocada y perdida contra Irán en la década de los 70-80.

No se sabe si de manera sincera o simulada, el actual gobierno de Irak ha mostrado simpatías con la Revolución Islámica iraní, lo cual contradice la voz del amo. Pero en caso de una guerra regional o mundial, se ignora qué papel jugará este gobierno en el conflicto.

Mentira de las armas nucleares

La gran mentira ha sido inflada hasta el infinito:“Irán usa su actual desarrollo nuclear con fines pacíficos para fabricar armas nucleares”, una simple sospecha que se transforma en verdad absoluta gracias a la guerra mediática.

Pero, en caso de que eso fuera cierto, el más cercano vecino y adversario nuclear de Irán es Israel, aliado perruno de EEUU en la región, cuya obsesión es el monopolio de las armas atómicas y la destrucción de cualquier amenaza a tal “derecho exclusivo”, que ni siquiera es admitido por el gobierno sionista, pero es un descarado secreto a voces. Ya lo hizo con una planta nuclear para producir electricidad en Siria y afirma que en cualquier momento lo hará contra Irán.

Israel no lo ha hecho hasta ahora, a la espera de una situación propicia que le permita impunidad. Irán ha declarado que al primer ataque israelí, hará caer 300 mil misiles sobre Israel y esto no parece ser una simple bravuconada.

El lenguaje de la guerra

Uno de los hechos que más ha irritado al gobierno de Estados Unidos ha sido la operación tecnológica de bajar sano y salvo un avión espía norteamericano no tripulado de última generación sobre territorio iraní, lo cual indica el grado alcanzado en Irán en el manejo de la guerra electrónica donde se creía que estaba atrasado.

Irán, por otra parte, ha ensayado su defensa con misiles tierra-aire y tierra-tierra con éxito, una bofetada al Pentágono, que no acepta otra supremacía en la región que no sea la de Israel.

De ahí la aceleración de las nuevas sanciones económicas para asfixiar a Irán, cuyas reservas internacionales son apetecidas tanto como el petróleo iraní por el imperialismo y sus sirvientes europeos.

Al ampliarse esas draconianas sanciones de la Unión Europea, un nuevo portaaviones de la 5ª Flota entró al Golfo Pérsico, señal de preparativos a corto plazo para un enfrentamiento destinado a impedir el cierre del Estrecho de Ormuz, garganta por donde pasa ahora el 40% del petróleo a los consumidores mundiales.

¿Por qué ese apuro?

No es tampoco un secreto que el petróleo norteamericano tiene escasas décadas de reservas propias, mientras el consumo de ese país se multiplica cada década por el irresponsable modo de vida de su población, inducida por las grandes corporaciones que estimulan el consumismo desaforado.

Desde el surgimiento de la OPEP, EEUU ha hecho lo imposible por controlarla a través de sus socios árabes reaccionarios (sauditas, emiratos, Kuwait, etc.), pero Hugo Chávez les aguó la fiesta tras la recuperación de la antigua PDVSA, lo cual frustró ese plan colonial junto con los otros miembros de la agrupación productora, entre ellos Irán, uno de los más firmes. Eso mismo condena a Venezuela a aparecer algún día en la lista interventora del imperio bajo cualquier pretexto.

Existe un plan del Pentágono de invadir 5 países de la región medioriental en 7 años y ya tres de ellos han caído en las garras del imperialismo mediante intervenciones militares genocidas (Irak, Afganistán y Libia). Varios millones de muertos y heridos ha sido el costo de la ambición imperialista. Faltan Irán y Siria. No serán objetivos fáciles, pero ya vemos que siguen en la mira con la misma táctica: una gran mentira y neutralizar su defensa.

Los países subordinados

Dígase lo que se diga, Italia, Grecia y España (habría que agregar otros) pasaron a ser la periferia de la Unión Europea a raíz de la decisión de las potencias aliadas y subordinadas a EEUU de continuar el plan anti-iraní de sanciones.

A partir del mes de julio próximo el petróleo iraní ya no surtirá las reservas para el consumo en tales países subordinados, por lo que se supone que para tal fecha los consorcios norteamericanos y franceses que se apoderaron del petróleo libio los surtirán de energía desde el norte de África, zona “liberada” de libios independentistas, presuntamente.

Queda de este modo claro el panorama acerca de quién manda en Europa y la triste condición de subordinación de la Unión Europea a los planes hegemónicos de Estados Unidos.

Lo que no está claro

Esta nueva aventura imperialista en el Medio Oriente puede degenerar en una guerra nuclear y mundial porque las vecinas fronteras de Rusia con Irán y la dependencia china del petróleo iraní implicarían a estas potencias nucleares en el conflicto de alguna manera, además de que Irán no es Libia ni mucho menos Irak desde el punto de vista de su potencial bélico.

El cuadro estratégico mundial está en peligroso juego, lo cual importa mucho a China y a Rusia.

El petróleo iraní es, en realidad, el objetivo de este conflicto, porque Irán a nadie amenazaría, de ser cierta su preparación para construir artefactos nucleares, pues su revolución religiosa ha demostrado en 30 años que no busca expansión territorial en la región, sino ampliación de sus vínculos con África y la América Latina en plan de cooperación, como lo hace en Venezuela y Cuba.

Hay que proscribir las armas nucleares

Si bien lo correcto para evitar la destrucción del planeta es proscribir las armas nucleares a todos los países que las poseen, habría que comenzar en esa región a desarmar a Israel para que Irán no se sienta amenazado.

Pero hay otras razones para atacar a Irán, país que ha sostenido en buena parte la lucha del pueblo palestino, así como la independencia de El Líbano y Siria, países en la mira del sionismo, guachimán invasivo y terrófago del imperialismo yanqui en el Cercano Oriente. Y eso cuenta en el balance regional que EEUU quiere imponer a la fuerza en esa sufrida región del mundo.

* Embajador de Venezuela en la República de Belarús.

Fuente: Tribuna Popular Nº 200

 

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario