Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

No molestar

ah

William Pérez Vega

Esa sangre que viaja en el polvo del desierto
que resume metrallas y orientes lejanos
y a veces respiro y se torna extraña,
lleva restos de vida, huesos de niño dormido
prendidos al pecho que no pudo despertar,
lumbre de ojos pegados al rezo
de los dioses derrotados,
caricia en las manos bajo la luna
quebrada de olas e imaginaciones,
dibujadas de nube y nieblas, que se esconden
para hacer el amor en los troncos vacíos
árbol que se quedó sin sombra y caminantes,
calle interrumpida de escombros súbitos
mientras el instante del sueño se quedó
en el ruido que llegaba del cielo
porque el maná, leche y miel se acabaron
y a los dioses solo le quedan proyectiles
vestidos de petróleo y dólar,
mientras el dios que hizo el mundo
y su puñado de escogidos,
olvidó escribir que la indiferencia es un pecado
tanto como matar en su nombre,
pero todavía descansa el séptimo día
y en su puerta de oro dice “NO MOLESTAR”
en todos los idiomas de la Torre de Babel.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

1 comentario

1 Adriana Frixone { 3 mayo 2016 - 04:43 }

Me parece el colmo que publiquen esta fotografía ni niños muertos y asesinados. Es una falta de humanidad. Que vergüenza de publicacion. Me voy a encargar de que los sancionen o cierren esta porquería de pagina!

Deje su comentario