Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

No me busquéis

Cuando, olvidados ya de mí y de mis quimeras, tal vez  echéis de menos mis manos en la noche. Cuando, perdidas ya las pistas de mi  risa, caminéis por el filo de una voz enemiga. Cuando mueran los  trigos. Cuando desaparezca…
No me busquéis en casas decoradas por  artistas del lujo y el boato. No me busquéis en cálidos despachos ni entre  alfombras, cortinas o lámparas antiguas. No me hallaréis tampoco entre las  gentes que, despreciando al hombre, conversan vanamente con vacías  palabras que nada significan.
No estaré con aquellos que  filtraron (sin piedad, sin rubores) gota a gota la sangre de los  pobres para hacer de cada vena un instrumento de riqueza enterrada en sus  bolsillos.
Buscadme en el sepelio de una hoja brutalmente arrastrada  por el viento. Tal vez en las aceras, entre las  multitudes, solo, contemplando el ocaso de un insecto o el cambio de  colores de un semáforo.
Ahogándome quizás tozudamente en gigantescas  fuentes de nostalgia, o prendido de un silbo recorriendo  recuerdos.
También me encontraréis enredado en la hiedra que crece por  los muros del eterno rayo que hirió mi piel y no se apaga. Tal vez esté  subido en una estrella o escarbando la tierra malherida o cantando a la  luna mis desvelos o arrullando las aguas del arroyo o a la orilla nocturna  de ese mar compañero de viajes y esperanzas, de ese mar que me  ama.
Jugando con las ninfas sobre una flor de loto, en el curso de un  río al norte de mi aldea, comentando con un almendro amigo las últimas  promesas del otoño o el tono grisverdoso del crepúsculo.
Allí me  encontraréis sinceramente vuestro si me buscáis en pie, sin  veleidades.
Quizá malhumorado, alegre, deprimido, confuso, triste,  solo, emocionado, feliz, cansado, incierto… pero vivo.
-De El rostro prohibido
Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario