Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Manifiesto por Palestina (Noviembre, 2012)

Nosotros, los miembros de Proyecto Cultural SUR y otros trabajadores de la cultura, no somos políticos profesionales, pero hacemos una política de paz; no detentamos ningún poder que no sea el de las razones puras. Somos sujetos singulares de creación y acción cultural, que trabajamos unidos en la diferencia, nos sentimos parte del pensamiento humanista y compartimos la defensa de las causas justas e inalienables.

Una de ellas es el dolor, indignado e impotente, que causa la guerra constante contra el pueblo de Palestina, contra la dignidad humana, contra el humanismo. Otra es el muro de la vergüenza, que el gobierno de Israel ha construido en Palestina ante el silencio cómplice de órganos internaciones y gobiernos auto denominados democráticos.

Repudiamos esa ominosa y falsa frontera de cemento, que condena al pueblo palestino a padecer un gueto dentro de su propio y legítimo hogar.

Por la invalorable herencia cultural y científica que nos han legado, por justicia, por humanismo y por moral demandamos con firmeza la demolición de ese muro que rebaja la condición de personas de bien del pueblo judío y es una traba constante para alcanzar la paz.

La paz es un lugar posible solamente si hay respeto por el otro. La civilización humana en el siglo XXI necesita soluciones, ahora. ¡Demolición de todos los muros, ya!

Repudiamos el bombardeo a Gaza y hacemos nuestras las intenciones de paz y solución digna, expresadas por:

El comité de Coordinación del Movimiento Poético Mundial “Palestina es un país bajo ocupación israelí. Es Israel, con el apoyo de los EE.UU., que ha sancionado la miseria y la humillación continua del pueblo palestino.

Y agrega más abajo:
Nosotros, en el Movimiento Poético Mundial entendemos que la poesía no puede curar el dolor de los palestinos, que están sufriendo los ataques asesinos de Israel, pero la poesía puede abrazar a las víctimas y ayudar a liberar las tierras ocupadas por la injusticia.

Juan Bosch, en una de las cuatro conferencias dada en agosto del año 1975, recogidas en el libro Breve Historia de los pueblos árabes, cita un extracto del Protocolo de Alejandría, base para la formación de La Liga Árabe:
No puede haber mayor injusticia que resolver el problema de los judíos tan injustamente tratados en Europa, mediante otra injusticia causada a los árabes de Palestina.

Concluye sus conferencias con algo que tiene hoy plena vigencia:
Y lo que no comprenden los judíos que han establecido un estado judío en Palestina arrancando de allí, como quien arranca un árbol, al pueblo que habitaba esa tierra, y lo que no comprende el gran poder que está detrás de ellos, es que cuando hay pueblos con sentimientos tan profundos de unidad; cuando hay pueblos que sienten el dolor de sus hermanos como si fuera su propio dolor, entonces, aunque se necesiten muchos años de lucha y aunque cueste muchas vidas, no hay sobre la tierra poder alguno que pueda convertir en permanente una injusticia tan repugnante como la que se ha cometido con el pueblo árabe de Palestina.”

Decimos que la poesía puede, decimos que el mejor poema es la paz, decimos que la paz ilumina la poesía y la poesía es el ser humano viviendo en armonía.

Desde nuestra moral de gente que asume la creación y el trabajo cultural como el camino para lograr una sociedad de hermanos decimos que todo muro es injusto y toda guerra es muerte. Nos pronunciamos por la libre circulación de las personas. Nos pronunciamos por la vida.

Firmado
Por seres humanos de bien, en todo lugar donde estemos.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario