Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Leyendas argentinas

Cuentan las abuelas wichí:

Memorias de los ríos

Cuentan las abuelas wichí a sus nietos, en las noches     alrededor del fuego, que ifwalas pantei (en los tiempos de antes), toda el     agua del mundo estaba encerrada en un árbol, un gran yuchán (palo borracho).     No existían los ríos. El árbol estaba lleno de pescados. Por eso la gente     vivía cerca de el, festejando la pesca, con arco y flecha.

Tokwaj, el tío travieso no estaba allí.

Convertido en perro llegó hasta donde estaba la gente y comenzó a comer     pescado y de todas las familias lo echaron. Los ancianos pensaron que podía     ser Tokwaj y decidieron esperar. Al día siguiente, Tío Travieso estaba allí     y el perro no.

Tokwaj hizo su propio arco y flecha y se dispuso a pescar. La gente tenía     miedo que pesque un inmenso dorado que había en el Yuchan. Lo atravesó con     una flecha. Pero el pez era grande y se movía por el arbol golpeando sus     costados, hasta que los rompió. Así se escapó el agua que era de Fwichilaj,     un espíritu y su hijo. Ellos con una vara marcaban el camino del agua. Se     separaron… uno caminó con la vara por el norte formando un río, el Pilcomayo.     El otro por el sur, formó el Bermejo.

A Tokwaj lo corrió el agua. Por eso si uno ve el Pilcomayo tiene muchas     curvas, porque el siguió ese camino, y como estaba preocupado daba muchas     vueltas. Tío Travieso alteró la pesca que antes estaba en el árbol, y ahora     los wichí deben buscar el pescado a los largo de los ríos, en especial el     sábalo que recorre muchos parajes hasta los weenhayek..     Asi cuentan las abuelas que se formaron los ríos que dan la vida.

 

De: Memorias de la Tierra TV

 

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario