Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Hormigas

40

AMELIA ARELLANO
(San Luis-San Luis-Argentina)

HORMIGAS
Dedicado a Eduardo Francisco Coiro y su Revista.

Esa mujer ha sido paridora de hormigas en la sangre.
No mira hacia atrás. No, no esta vez.
Entre epitafios guarda perfiles de dársena añorada.
Salvo las lunas de sus pechos.
Es un gemido de campanas en el páramo. Un polvo de abedules.
-No. Niña no la mires. Que no piense que pronuncias su nombre-
Déjala que mire al mundo de reojo. Detrás de sus ojos yace el miedo.
Para que volver a paisajes malheridos.
Sus manos son de una marioneta. De un payaso triste.
Ella. Ella misma ha cortado el dedo. Una y otra vez. Y vuelve. Crece.
Crece y le apunta exactamente el punto vital de sus soles.
Suele ser un fusil. Un vidrio roto. Un falo enhiesto.

Yo he visto caminar al hombre por su cuerpo.
A veces viene en rojo. En zafiro. En aullido de amapolas.
Y la camina. Anda y desanda. En oblicuo. En vertical. En gotas.
El puñal apunta su pubis y explota entre el verdor de sus cabellos.
-Déjala, niña. Déjala que cante. Una nana de menta azucarada-
Deja que crea que hay un niño en sus brazos.
Después de todo, corazón mío.
Ella lleva un hombre de fuego y hormigas en su sangre

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

3 comentarios

1 Norma Segades.Manias { 1 Noviembre 2014 - 09:16 }

EXCELENTE COMO TODA LA POESÍA DE AMELIA ARELLANO.
GRACIAS A EDUARDO COIRO POR PUBLICAR LO QUE NECHI Y YO AMAMOS DIVULGAR

2 Nechi { 3 Noviembre 2014 - 00:39 }

sin dudas Normita. Amo difundirlos a uds, es que son maravillosos!!!!!!!! beso grande

3 amelia arellano { 6 Marzo 2016 - 22:41 }

MUCHAS GRACIAS!!!

Deje su comentario