Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Hacer otro arte y pensar otra estética

Queridas Compañeras, Queridos Compañeros

A partir de hoy, día de firma del acuerdo de Paz en Colombia, iniciamos hasta el VII Congreso el envío de una nota cada dos semanas. En total serán diez con los latidos de nuestro trabajo.

Hoy, 23 de junio del 2016, poco antes del mediodía, en La Habana, Cuba, se ha firmado un acuerdo de Paz. El comunicado conjunto decía así:

Las delegaciones del Gobierno Nacional y de las FARC–EP informamos a la opinión pública que hemos llegado con éxito al Acuerdo para el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo; la dejación de las armas; las garantías de seguridad y la lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.”

Este es un paso de envergadura hacia un mundo de Paz y creación. La Paz en si no es una meta, es un medio para lograr el pleno desarrollo. Para que la paz sea duradera requiere de justicia social. Este es el detalle que está por verse.

Manifestamos nuestro regocijo por este logro. Desde que hace 25 años iniciamos el movimiento Proyecto Cultural SUR hasta hoy, hay una suma constante de acciones en pro de la cultura, una cultura de Paz. Cuando en las montañas del occidente colombiano se leyó poesía como forma de participación en el Festival Internacional de Poesía Palabra en el mundo, era una continuidad de la lucha por la Paz. Ahora se ha logrado, nos sentimos parte de este acuerdo.

Es un aliciente para seguir en la senda de hacer posible lo que puede parecer imposible para quienes están en los negociados, nosotros estamos en la revolución cultural, en darle a la cultura una misión de cambio. El mundo todo necesita una nueva forma de relacionarse y para ello la Paz y el trabajo cultural son el medio, la herramienta.

Ahora nos queda la tarea de hacer posible un mundo sin causas para volver a tomar las armas. Desde La Habana, desde las montañas, pueblos y ciudades de Colombia y desde cada lugar donde expresemos nuestros latidos continuamos la tarea de creer en el ser humano y desde las necesidades crear los mecanismos para construir una vida social justa, con igualdad de oportunidades para todas y todos.

Desde Casa Azul nuestra certeza, la paz es el comienzo.

Tito Alvarado

p. Proyecto Cultural SUR y Festival Internacional de poesía Palabra en el mundo

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario