Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Hablo de paz

Nechi Dorado

En esta cruel dicotomía que es la vida,

donde un imperio feroz nos crucifica,

hablar de paz no es fácil,

se me ocurre enredada en un cruel

paradigma de mentiras.

Y sin embargo la sueño, la deseo, la espero,

mientras garabateo un poema

-que sin dudas, no es bueno-.

Invento alguna triste melodía,

leo un diario y me indigno,

siembro flores, las riego,

venero a mis muertos e incentivo a mis vivos

a continuar su búsqueda,

a despejar la niebla que la blinda

en una fortaleza de oprobios.

Abrazo a algún anciano que encuentro en el camino,

recojo de la calle a un perro flaco

y herido.

Enseño a leer a un niño,

a la vez que le pido que nunca

se haga amigo del miedo

tampoco del silencio,

y de paso susurro que la paz no se busca

genuflexo o tendido,

Sino de pie. ¡Erguido!

Y en el contrasentido constante que es mi vida:

… hablo de PAZ y nombro

las noches estrelladas,

besando la sabanas y los ríos.

Nombro un fusil que estalla

en las entrañas

de la vergüenza, por la patria vulnerada.

Nombro a la PAZ que me demoran en entuertos,

mientras lloro a mis hermanos

encarcelados. Muertos.

Y me atrevo a gritar sin miedo, convencida,

que si la paz no se alcanza por las buenas,

yo prefiero ir a buscarla

¡Cómo sea!

 

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario