Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Fragmento de Un cuento de Navidad

 

 

Autora Susana Ruggiero – DERECHOS RESERVADOS

La rusa Anastasia conocía la calidad de los huevos con sólo mirar a los ojos de las gallinas y a ella fue encomendada la tarea de seleccionar los mejores para los niños. En las pausas de sus tareas domésticas cantaba y bailaba Balalaika con un tono entre alegre y nostalgioso .
Inmediatamente las aves quedaban hechizadas y todas aleteaban, se elevaban y emprendían una danza nupcial erótica y deslumbrante. Gallos, gansos, y patos atraían a otros de su especie y copulaban en el aire. Las liebres corrían a los conejos en una ronda interminable y el relinchar de los caballos gritaba la postura de los huevos gigantes con dos yemas.

Se corría de voz en voz que el hambre podía trastornar la mente.
Fragmento de Un cuento de Navidad.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario