Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

El Terremoto Clama Justicia

De Alejandro Mujica Olea

El perro aúlla como un lobo, con un sonido poco común para este noble animal, es una manera distinta de actuar y ladrar. Ramón, solo tiene 35 años y es un anciano para este pueblo de acuerdo al censo del año pasado. No hay viejos en este pueblo, porque desaparecieron hace varios años. La gran mayoría son menores que él. Ramón dice: mi abuelo desaparecido solía contarme cuando era niño, si los perros ladran de esta manera, es que habrá una desgracia natural como un temblor fuerte y hasta podría ser un terremoto o un nuevo asalto de los militares. Ramón no sabe cuál será peor el terremoto o el asalto de los militares. Él en carne propia conoce los golpes militares, las marca en su cuerpo recuerda esos crueles días.

¡Nadie pone atención a sus palabras! Los niños siguen jugando, la mujer cocinando y Ramón reparando una herramienta.

A pocas cuadras de esta casa en una calle principal del pueblo se leía en la pared de adobe de pintura blanca frente al estacionamiento de buses. ¡Mata un rico y salva el planeta tierra!

Sobre un banco hecho de un tronco y ramas rustica forman la armazón de un techo que para el fuerte sol de esa área, esta es el estacionamiento de buses. Abandonado sobre la butaca hay un periódico que decía: El mundo ésta salvado, ahora se ha creado “La Corte Mundial para crímenes de Lesa Humanidad,” con atributos especiales incluyendo sus propios policías que son mas efectivos que comandos.

Este Tribunal Mundial es para procesar y condenar a policías, militares, grupos mercenarios o sicarios, jueces o políticos o latifundistas que toman la ley en sus manos y grupos terroristas. Este tribunal no aceptara ahora la repetida palabra de los que abusan del poder: “¡Solo cumplía órdenes!” Esta no será una justificación en la Corte Mundial, especialmente cuando se usa la Biblia como un libro de Fe en las cortes de muchos países.

La Biblia es el libro histórico más antiguo del pueblo Judío que la mayoría de iglesias aceptan como un libro sagrado dice: ¡No mataras! en repetidas ocasiones por ejemplo Romanos capítulo 13: versículo 9 al 14 / Mateo capítulo 5: versículo 21 / Éxodo capítulo 20: versículo 13. Cosa curiosa las mismas iglesias mandan capellanes a bendecir las armas y algunos clérigos reciben condecoraciones militares. La Biblia es una colección de varios, libros (Génesis, Números, 1ro de Samuel, Ester, San Juan, Gálatas, San Pedro, etc.) escritos por apóstoles, modificados por el Imperio Romano, cuando ellos se convirtieron al Cristianismo. Más tarde este moderno sistema de cristianismo lo usarían los árabes en forma de opresión cuando invadieron la antigua España. Son los soldados españoles o conquistadores que en América latina toman la cruz y la espada para doblegar a los conquistados nativos de grandes imperios.

Esta colección de libros más tarde tendría una nueva interpretación cuando el Rey Ingles Henry VIII en 1530 con el apoyo de Martín Luther modifico los mandamientos y luego fue creada La Iglesia Protestante de Inglaterra, sin el Papa, como cabeza del poder de la iglesia. Ahora en reemplazo del Papa seria el Rey y la Reina los que tendrían el poder sobre la iglesia, de esa manera el Rey se pudo casar seis veces. Recientemente “Los Testigos de Jehová” han modificado los significados de la Biblia. Varios Presidentes de los Estados Unidos han usado la Biblia como justificación para invadir otras naciones inocentes de distinta fe.

El artículo continuaba con un subtítulo que decía: La Corte Mundial para crímenes de Lesa Humanidad, también es una manera de frenar y si es posible parar las muertes de los millonarios en el mundo. Estos ricos y religiosos son los culpables de la pobreza, la creación de enfermedades, el abuso de la medicina como un negocio del dolor y la muerte, la destrucción del medio ambiente, la venta de drogas legal e ilegal, la venta y creación de armas de todo tipo, la iniciación e instigación de conflictos bélicos entre países o internamente dentro de naciones y lo peor de todo el gran aumento de la población mundial. Hoy sin embargo los adinerados del mundo están con miedo y aprueban esta corte con poderes mundiales, para la detención y procesamiento hasta llegar a su condena. Los condenados cumplirían condena en otro país, no en la nación donde cometieron los crímenes de lesa humanidad.

En otra casa cercana había una reunión un poco diferente. Un grupo de hombres, mujeres y jóvenes conversaban las crueldades de una corporación que creaba y promovía el desarrollo inmobiliario a costo del dolor de personas que perdían sus terrenos agrícolas, otros quedaban sin viviendas y terrenos, los terceros quedarán sin vista al río porque les ponían un edificio delante de ellos tapándoles la vista. Estos habitantes habían comprado y pagaron más por ver el paisaje del río y sus embarcaciones que dan alegría a sus moradores. Ahora perderían la vista panorámica y sus viviendas se desvalorizaran. La corporación tenía en el bolsillo la municipalidad y los funcionarios del gobierno, más la ley porque los jueces de una u otra manera aprobaban todos los crímenes cometidos por las compañías constructoras.

Los reunidos conocían una regla mágica, los ricos son muy pocos y los trabajadores son millones. ¡Mata un rico y salva el planeta tierra! Este eslogan estaba de moda en la última década y países completos habían cambiado de políticas de explotación por una política de justicia, después que mataron los adinerados dueños de naciones. Esta es una nueva revolución francesa pero ahora sin Reyes y Aristócratas, ahora es contra los ricos que controlan los países a través de las corporaciones y transnacionales que tienen más dinero que muchas naciones.

En cada país del mundo hay unas doscientas familias que son dueños del país. Ellos se mantienen detrás de las cortinas de la vista pública o política pero controlan todo, los políticos, las cortes, la medicina, las fábricas de armas, la industria del alimento, los medios de comunicación (radios, canales de televisión, diarios etc.) los militares y los policías, los bancos y las cajas de cambio de moneda y las drogas legales e ilegales. Controlan el mercado internacional con otras familias y reinados del resto del mundo.

Un trabajador o más se ofrece para el sacrifico sublime o simplemente realiza el heroísmo de matar un rico para salvar el planeta tierra. “Matare al Gerente y dueño de la corporación. Si la corte no ordena mi muerte, pasare el resto de mi vida en la cárcel, solo pido que alimenten y protejan mi familia.” digo el voluntario del sacrificio sublime. ¡Eso será sagrado para nosotros! el grupo respondió. En general en estos día el que ¡Mata un rico y salva el planeta tierra! es respetado y a sus hijos se le proporciona todo tipo de facilidades, a su esposa no le faltara nada. Si él o ella fallan otra persona cumplirá la tarea, son tantos los pobres del mundo y son tan pocos los ricos.

El suelo se estremece, ruge como si fuera una bestia, la tierra se abre tragando todo lo que encuentra en su camino, caen dentro de la fosa negra casas enteras. Los cables eléctricos del alumbrado público y de los domicilios se estrellan y entran en corto circuito prendiéndose los cordones en ciento de colores brillantes y eléctricos, caen al suelo electrocutando al que se encuentre en su camino.

Dentro de las casas caen objetos como juguetes, despedazándose en muchos pedazos. Nada queda en su lugar de origen. En la cocina las ollas caen por todas partes con un sonido de una batería que toca música de rock. Los platos son un concierto de sonidos extraños como una ópera llorona en un idioma irreconocible. El gato que se protegía en la cocina salta gritado desesperado.

Los cables de corriente eléctrica prenden fuego a la acumulación de madera seca de árboles, casas y estos comienzan a recalentar y prender los caminos de material de asfalto y alquitrán. Las calles de concreto armado, se quiebran como pedazos de loza frágil. Las vías de tierra se parten, se hunden y se derrumban cuando están cerca de una quebrada. En muchos caminos, la tierra de las montañas ha caído en un alud de árboles, barro, piedras, pasto y ramaje que forman una maza difícil de mover.

Las montañas y los cerros que rodean el pueblo, algunos se vinieron encima del poblado.

La vacas, ovejas, cabras, chanchos, caballos, burros, mulas, llamas y vicuñas están muy inquietos y atento a todo lo que pasa. Algunos establos se derrumban y los brutos escapan, algunos para caer electrocutados y otros para hundirse en las fosa de tierra que se han abierto.

El río que cantando y tranquilo corría, en su vientre acunaba las truchas, alimento para el poblado y las águilas. Esta masa transparente de agua se ha desbordado porque en su lecho, callo el cerro con grandes cantidades de tierra y piedra formando una represa artificial. Sus aguas recorren alocadamente los lugares más bajos inundando el valle sembrado de maíz, la cancha de fútbol, la escuela pública y parte del pueblo, donde se encuentra la iglesia. El templo de Dios también sufrió la furia, el castigo de la Diosa madre naturaleza, que con moverle la tierra le quebró la torre del campanario en tres partes. La campana en su caída desprendía su último llamado a sus feligreses, que no llegaran por un largo tiempo. La campana de bronce que hace 350 años fue traída de España, ahora esta tumbada de costado y a su alrededor ciento de peces muertos y plantas de maíz, entremedio de algunos pedazos de bronce que salieron de la hermosa campana.

La radio onda corta transmite su mensaje al mundo: ¡Aquí en Ayacucho, Perú nada está en su lugar, todo ha sido removido de su sitio original! Causante de estos daños es un terremoto de grado 7 de la escala de Mercalli. Cientos de pueblos están aislados. ¡Necesitamos ayuda! ¡Necesitamos ayuda!

En el regimiento de esa área

El Capitán daba una orden al Sargento.

Capitán: Sargento se cayó una muralla del fuerte, hay que reforzarla, ponga algunos camiones para la protección de nuestra defensa.

Sargento: Mi capitán, no tenemos enemigos. Creo que seria mejor tomar los camiones y ver si podemos ayudar a la población, sus casas están destruidas otras están en el suelo, otras se están quemando. Hay grandes incendios en varios lugares del municipio.

Capitán: Nosotros no estamos aquí para ayudar a nadie, estamos para combatir a Sendero Luminoso, dirigentes sindicales, dirigentes de campesinos, dirigentes estudiantiles y enemigo en general.

Sargento: Mi Capitán, hay muchos heridos, hay incendios, hay gente atrapada, en el pueblo.

Soldado: Mi Capitán permiso para hablar.

Capitán: Hable soldado.

Soldado: Mi capitán yo entre de guardia después del terremoto. En mi puesto de vigilancia, vi con los anteojos de larga vista los incendios en las calles, casas destruidas. Están los cables cortados del alumbrado y estos electrocutan a muchas personas y animales. ¡Hay que cortar la luz! Se ve el agua del Río Yucaes que está inundando algunas áreas bajas del pueblo. ¡Ellos, los del pueblo necesitan ayuda, mi Capitán!

Capitán: ¿Quién lo autorizo soldado para que mire con los catalejos?

Soldado: Mi Capitán esto es lo que hacemos cuando estamos de guardia, mirar por el telescopio hacia la selva, el valle, el río, el pueblo, etc. Esta son sus ordenes mi Capitán. La casa de mis padres esta en el suelo mi Capitán, temo que mis padres estén muertos. No veo a mis hermanitos pequeños y los animalitos se salieron del establo.

Capitán: Soldado mis órdenes son muy claras, es mirar por enemigos que pueden venir por la selva, el río, el valle o levantamiento de la población en sus famosas protesta por mejores salarios o mejores viviendas. Ese es el enemigo que usted tiene que mirar cuando está de guardia, especialmente por esos criminales de Sendero Luminoso. Si estuviera cumpliendo mis órdenes no estaría preocupado de su familia. Ahora en castigo haga 50 sapitos.

Soldado: A su orden mi Capitán.

Sargento: Mi Capitán, creo que en las circunstancias que estamos debemos consultar al Comandante.

Capitán: Bien, acompáñeme a la comandancia.

Caminaron hacia la comandancia, cruzando el gran patio, extremadamente limpio y ordenado. Se podía ver los carros brindados, las ambulancias militares, camiones, maquinaria pesada. Todo lo que el pueblo necesitaba en este momento. Llegan al frente de la comandancia hay dos guardias del grupo de Boinas Negras con sus ametralladoras cruzadas al frente del pecho y sus caras pintadas. Guardia especial del Comandante, que solo obedece ordenes de el. Quienes le cierran el paso al oficial y al sargento. Hay que dejar aquí afuera las armas en esa mesa por favor. Sin agregar palabra el Sargento se saca el cinturón con sus armas de combate. Luego proceden a pasar un detector de metales por el cuerpo del Sargento y del Capitán. Tocan el timbre de la puerta maciza de fierro revestida en madera fina y brillante. Alguien responde ¿Quién es? Soy el Capitán Pérez y el Sargento Espina. ¡Adelante! Debajo de una gran mesa frente al escritorio, estaba sentado en el suelo el Comandante de la unidad con una botella casi vacía de Whisky.

Comandante: ¿Creen que seguirá temblando?

Capitán: No creo, hay pasado varias horas del último remesón.

Comandante: ¿Que cree usted Sargento, seguirá temblando, usted es de la zona?

Sargento: Si, soy de la zona mi Comandante, pero esto es impredecible, nunca antes habíamos tenidos terremotos al menos en esta área. Con toda seguridad seguirán temblores más pequeños.

Comandante: Odio cuando se me mueve el piso.

El Comandante sale con dificultades de debajo de la gran mesa y le cuesta mantenerse en pie.

Capitán: Mi Comandante, ¿Qué medida tomaremos en este desastre, mandamos ayuda al pueblo? Hay muchos soldados que son del poblado incluyendo el Sargento.

Comandante: No, lo primero es ver los daños del cuartel. Reforzar con las tanquetas, si hay murallas caídas. Que los cañones estén mirando hacia fuera. Nuestro mandato no es de ayuda, es combatir al enemigo de la democracia. Mala suerte que hayan soldados y Sub. Oficiales que viven en el pueblo. Cuando estén libres podrán ayudar a su familia. Yo siempre dije: La tropa debería venir de otras áreas, si me hubieran hecho caso, no tendríamos problemas. ¡Ahora todo el mundo está acuartelado, es una orden! Han leído en las calles: ¡Mata un rico y salva el planeta tierra! Son los luminosos que pintan. ¡Nunca hay que confiar en Sendero Luminoso y sus seguidores! ¡Sus muertos pueden resucitar para causarnos problemas!

Esta fue la profecía más inteligente que saliera de la boca del oficial en toda su vida. Sus palabras serian proféticas.

En el cuartel de la policía

Reunidos en un círculo el capitán de la policía da las ordenes frente a la emergencia del terremoto.

Capitán: Policías desde este momento nuestra misión es proteger la propiedad privada a todo costo. Lo primero será proteger los bancos, tiendas de comida, ropa, muebles, enceres de hogar, farmacias, etc. Estaremos de guardia las 24 horas. Al primero que intente robar hay que dispararle al cuerpo. Usted suboficial se encargara con el cabo de los bancos de Ayacucho y de distribuir a todo los policías en las distintas tiendas.

Suboficial: Una pregunta mi capitán.

Capitán: ¿Cuál es la pregunta suboficial?

Suboficial: Tenemos nuestras familias en el pueblo Mi Capitán.

Capitán: Yo también tengo la mía, señores oficiales, suboficiales y policías, ¡el deber esta primero! Usted Teniente con el suboficial segundo se encargara de los relevos cada cuatro horas. Ahora usted Teniente tendrá algunas horas para ver a nuestras familias y traerme un informe completo de cómo está el pueblo. Yo permaneceré en la camisería con el subteniente, el cabo segundo y cinco policías. Solicitare refuerzos al pueblo más cercano.

Teniente: Mi capitán ¿Si hay heridos o las casas están destruidas, que hago?

Capitán: Los heridos hay que transportarlos a la clínica y solicitar preferencia porque son nuestras familias. Si nuestras familias están sin techo, hay que transportarlos a una escuela que no esté destruida. Segundo llevarlos a tomar alimentos y agua de la tienda, si no tienen dinero que tomen lo que necesitan y después se le pagara a la tienda de los alimentos. Tercero dejar un policía de guardia para protegerles de cualquier evento.

Teniente: ¡A su orden mi capitán!

Capitán: Muy bien, cada oficial y suboficial tomen los vehículos designados con anterioridad. ¡Tomen extra pertrecho, agua y comida! ¡Vamos, vamos caminando!

Teniente: La última pregunta. ¿Que pasara con los militares?

Capitán: Me voy a comunicar con su Comandante o con quien este a cargo. Lo más probable que ellos no harán nada. Estarán acuartelados pensando que el terremoto fue creado por Sendero Luminoso. ¡Viven con el fantasma del pasado! El pueblo está en nuestras manos, si los militares ayudan es mejor, pero lo encuentro bastante improbable. Recuerden que desde ahora estamos acuartelados. Ahora a trabajar, hay mucho trabajo por delante. ¡Vamos caminando, rápido, rápido!

Todos los policías responden: ¡A su orden mi capitán!

Cuando ocurría el terremoto, la tierra se habré para dejar levantarse suplicante, implorante, solicitando justicia una mano y el brazo derecho enteramente en huesos, sin carne ni piel. Este brazo con la mano parecen petrificados. El miembro está compuesto de dos huesos el carpo y el semilunar uno de ellos tiene una marca muy clara redonda que todavía le quedan restos de metal.

¿Qué paso? ¿De quién es esa mano? ¿Cuánto tiempo está enterrado o enterrada, ese brazo, que reclamarte de justicia? ¿Quién es?

Alguien toma esta foto y la pone en la Internet y en “Facebook” estas páginas velozmente gira alrededor del mundo. ¡A cada lugar llega este brazo implorando justicia que no tiene nada que ver con el terremoto! Esta misma foto con la noticia del terremoto salen al otro día en los periódicos de la capital y tratan de confundirla con el terremoto. Sin lugar a dudas este diario está interesado en ocultar la verdad, que ellos desde mucho tiempo conocían. Otros tabloides solicitan que se ayude a los damnificados primero y luego se haga un cuidadoso estudio de este brazo y el cuerpo de esta víctima.

Hay muchos muertos y heridos en la ciudad de Ayacucho, la infraestructura del pueblo a fracasado. No hay agua, no hay medicinas, no hay comida, no hay ayuda porque los encargados del orden o policías están cuidando los bancos y negocios. Los militares están acuartelados llenos de armas esperando un enemigo que ellos asesinaron hace muchos años. Ignorantes e inútiles en cualquier materia para poder ayudar a la población civil. Solo se dedican a la guerra, luchar contra el pueblo que les paga sus salarios, compra sus uniformes y armas.

Los médicos, enfermeras y medicina son muy pocos, para la enorme cantidad de heridos, sin contar con los muertos. Solo dependen de la caridad del mundo para poder sobrevivir y están a la espera de esta ayuda humanitaria. Los habitantes no esperan nada de los gobiernos de turno de su país, porque solo son buenos para hablar, hablar y hablar y oponerse a cualquier idea, pero en el fondo, no son buenos para nada y no hay ningún resultado o esperanza de ellos.

Los encargados de rescate llegan al aeropuerto de Ayacucho con sus perros entrenados para salvar a sobrevivientes debajo de escombros, los hornos crematorios y maquina purificadora de agua, las medicinas, tiendas de campaña, colchones y víveres para la población.

En otro avión vienen antropólogos, médicos forense, expertos en crímenes o cadáveres, detectives, policías especializados en violaciones a los derechos humanos de varios países. ¡Extraña mezcla para un terremoto!

Con la ayuda internacional llegan los crematorios y se comienzan a quemar los muertos. Por acuerdo del pueblo sus cenizas serán esparcidas en la tierra sembrada, en el bosque, el río y el valle. Se recuperan los heridos y otros permanecerán hospitalizados por un largo periodo. Se comienza la reconstrucción y se levantara la primera casa de una mujer y sus hijas, de un ex soldado. Todos los habitantes del pueblo acuden ayudar. No hay espacio para toda la gente, por lo tanto deciden hacer turnos durante las veinte cuatro horas hasta terminar esta casa, que es la primera vivienda levantada, que contiene paneles solares y molino de aire que iluminara la morada. Rápidamente fue habitada por una mujer y sus dos hijas. Algunos dueños que tienen dinero para comprar los materiales y pagar a los trabajadores, son las casas que se continúan construyendo. Otros trabajadores se unen para ayudarse ellos mismos y reúnen materiales de viviendas derribadas, para poder levantar una casa y en ella puedan vivir varias familias.

Dos años más tarde, los forenses dan su veredicto: Este fue un crimen, un genocidio contra la humanidad de gente inocente del pueblo de Ayacucho entre ellos su gran mayoría son ancianos, ancianas, mujeres, hombres, niños niñas y algunos animales.

¿Cómo fueron muertos? El pequeño pueblo fue obligado a pararse en fila al lado de un pequeño cerro. Los efectivos militares los ametrallaron con fusiles F16 con balas y fusiles de fabricación americana. Luego dinamitaron el cerro sepultado los cuerpos por completo sin dejar rastro de este pueblo inocente. El brazo con su mano que diera la vuelta al mundo, fue la más estudiada, dando los siguientes resultados: En vida era un, curandero y sacerdote Inca.

¿Cómo se supo estas informaciones? El sacerdote y curandero Inca. Todavía tenía colgado al cuello de su esqueleto una bolsa de varias divisiones de cuero de llama, entre estas divisiones contenían hierbas medicinales conocidas por los habitantes más viejos del pueblo. También tenía colgado al pescuezo una roca fina, labrada con la figura de un cóndor en vuelo y al otro lado, el sol y la media luna. Además en la parte frontal de su cabeza estaba los restos de la coronilla tejida, que son los símbolos de los sacerdotes y astrónomos Incas. El gorro o la coronilla sobre el esqueleto de la cabeza estaban traspasados por una bala de lado a lado. Varios huesos del pecho quebrado y otros perforados. El hueso semilunar del brazo derecho estaba perforado y todavía permanecían restos de una bala de cobre. El cobre venia de una mina chilena de propiedad de una corporación de Estados Unidos.

Las noticias recorrieron el mundo de nuevo con la información de este crimen tan horrendo del pueblo de Ayacucho. Después de una ardua investigación descubrieron los culpables. Estos son el ex Teniente de la patrulla de Comandos, ahora Comandante de la Unidad del Ejército del pueblo de Ayacucho. El Capitán de la unidad, antes subteniente del mismo grupo de comandos. Un ex suboficial de infantería en retiro y otros soldados que ahora están en otras unidades. Por primera vez “La Corte Mundial para Crímenes de Lesa Humanidad” atenderá un caso de una masacre en este pueblo del Perú. Con la misma velocidad que la noticia salieron. Un soldado de servicio con su ametralladora F16 de fabricación de Estados Unidos, dio muerte al Comandante de la Unidad y al Capitán que fueran los asesinos de sus abuelos, padre, madre y hermanitos. El soldado también murió ametrallado por los comandos al servicio del comandante. El pueblo decide que la primera casa que se reconstruirá será la de su esposa e hija del soldado justiciero. Donaran los campesinos a ella y su hija todos los años, el maíz sagrado para una familia inca y verduras. Otros ganaderos le entregaran trozos de puerco, un llamo, un cuarto de animal vacuno faenados listo para su consumo. Los habitantes del pueblo organizados en juntas de vecino le darán dinero al contado para otros gastos. El sindicato de la educación pagara por los estudios de ella y su hija para que se eduquen en lo que ellas deseen. El sindicato de electricistas le levantara una torre con un molino de viento y energía del sol combinada para que tenga electricidad gratuita y permanente. Cada año se le recordara al soldado como un héroe y a su hija se le explicara lo valioso que fue su padre. No fue ni siquiera necesario hacer una reunión para tomar estos acuerdos. Los seres humanos habían llegado a una madures donde se daban cuenta que este era el único camino para un paz mundial. ¡Mata un oficial y salva el planeta tierra!

El caso de Ayacucho, Perú, no está terminado para “La Corte Mundial de Crímenes de Lesa Humanidad”. Ahora queda el juicio al resto de los oficiales y soldados que permanecen con vida, más los comandos que asesinaron al soldado. El deber de los comandos es desarmar al soldado y entregarlo a la justicia, no matarlo en el acto. Este juicio trae otros culpables y esto son civiles, políticos comerciantes, hacendados, y mineros. Además quienes crean intrigas y aprueban leyes para perpetrar las masacres, forzando a soldados a realizarlas.

Después de que los Jueces deliberan, algunos son condenados por vida y sus vienes expropiados, serán usados para la reconstrucción del pueblo de Ayacucho, del campo, de sus habitantes y del medio ambiente.

El aire de paz reina en este nuevo mundo de justicia donde ofrece esperanza a la humanidad. La frase permanece mas limpia que nunca ¡Mata un rico y salva el planeta tierra!

El Terremoto Clama Justicia (PDF)

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario