Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

El regreso del olvido

Lucy Ortiz

Había olvidado aquellos fantasmas, que cuando era niña la perseguían. Esta noche la tormenta eléctrica la despertó, exaltada se levantó y miró por la ventana, sus manos estaban frías, una sombra cubría su rostro y no podía ver lo que estaba frente a ella. Regresó a la cama, se acostó sintiendo un escalofrió, que la sacaba de su estado normal, él se sentó en una orilla de la cama, ya no pudo más le tenía tanto miedo, que tuvo miedo saber porque.

Ella sentía que el corazón se salía de su pecho, quería gritar y no podía, él puso sus manos casi enzima del cuerpo de ella, su víctima, había una fuerza poderosa que no le permitía tocarla, el cerebro de Alicia se abrió y pudo ver aquel ser monstruoso que la llevaba amenazante, con la boquilla de una pistola en el lado derecho de la cabeza y la amenazaba con violarla, antes de matarla.

Su situación se complicó, el miedo era helado como un témpano, allí se dio cuenta que no le tenía miedo a la pistola sino al contacto con el ser maligno que la perseguía. Se sintió desvanecer de impotencia, quería salir de su habitación, buscaba por todos los medios escapar del ser, que con sus tosca y largas manos seguía amenazándola.

Cuando quiso gritar, una sombra en forma se soga le ato la garganta y la cerró y todas sus facciones se triangularon, ya no era posible, miró sus manos, estas ya estaban lejos de su cuerpo, quiso gritar, pero la soga seguía atando su cuello, vio con tristeza que sus piernas ya iban caminando medio cabizbajas, con temor, entonces sacó su arma y la puso en marcha.

¡Dios! esas pastillas para dormir son una mierda.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario