Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

El Ocaso del día

Lucy Ortiz

En el ocaso del día yo me encontraba pensando
el día se puso triste, la noche vino a despedirlo,

Exaltada llegue al espejo, como siempre me miraba
dos lagrimas candentes avanzaban y marcaban,
una vereda infamante de las mejillas a los labios.

Deje volar mi ilusión y me sentí avergonzada
cubrí el rostro de la tristeza y seguí con paso firme
tras el día que marchitaba,

Otras huérfanas lágrimas, de los parpados se colgaban
en señal de despedida para internarse en la nada,
así pasa la vida fugas e inadvertida, así termino el día
en oscura despedida.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario