Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

El cambio climático está fuera de control

Ramón Alcides Ávida Peralta , enviado por Buen niño. Desde el siglo pasado, los países industrializados vienen convocando cumbres climáticas para poner fin al hambre y al calentamiento global, pero los políticos evidencian en cada reunión su falta de colaboración suficiente para llegar a un acuerdo que permita detener el Cambio Climático. El aumento de la temperatura y la población hambrienta crecen pavorosamente. Y, según National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA),  el calentamiento global es irreversible, ya no tiene vuelta atrás.


El cambio climático no podrá detenerse
La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera es la más alta de la historia geológica. Es un fenómeno climático extremo, reflejado en el aumento del nivel del mar por el deshielo de los glaciares, entre ellos, el de Groenlandia y la Antártida. Dos masas de hielo que desaparecerán antes de finalizar la presente centuria. Muchas especies del Ártico que dependen de la estabilidad y permanencia del hielo oceánico no sobrevivirán.

Recientes investigaciones de la NASA señalaron que, aunque se pararan todas las emisiones, el calentamiento sería irreversible, debido a los gases ya emitidos. La tierra seguirá calentándose a un  ritmo de 0,2 ºC cada 10 años. Y es muy probable que el 30% de las especies del planeta desaparezcan de la faz de la tierra. A consecuencia del aumento del nivel del mar, las islas del Pacífico, entre ellas, las pequeñas islas de la polinesia, desaparecerán para siempre. Zonas de los Países Bajos y Dinamarca han desaparecido ya, y regiones de Alsacia, París, Londres, el sur de los Estados Unidos y muchos municipios del norte de Colombia, ya están bajo el agua.

La conservación del clima es de interés planetario para dejarla a merced de políticos, que obtienen el poder mediante la sumisión del pueblo, apoyados por la desinformación mediática y  soborno monetario, generado por  la lógica capitalista apoderada de las riquezas, del poder y los recursos naturales.

En Cancún debió exigirse un acuerdo jurídicamente vinculante, una normativa internacional con rango de ley, de riguroso acatamiento para los Estados como instrumento para la lucha contra los criminales de la naturaleza. El cambio climático es consecuencia de un sistema capitalista social y ambientalmente incompatible con la vida, la cual no es negociable ni tiene carácter comercial. Pero la hegemonía multinacional está presente en todas partes, no hay área ajena a estas sociedades que desarrollan sus actividades en varios países dejándolos completamente devastados. Todo el planeta es un mercado potencial sin límite de la extinción rapaz de los recursos naturales, propiedad de un mundo poblado que se multiplica a un ritmo de 80,4 millones por año y consumirá el 300% más de oxígeno. Estas cifras reveladoras nos obligan, entre otras alternativas, a duplicar la producción agrícola, el agua, las basuras, la tala de bosques y la contaminación atmosférica.

El calentamiento global de la atmósfera está fuera de control y detener la deforestación de bosques es el desafío más urgente de la humanidad por sus implicaciones en la destrucción del equilibrio ecológico. La destrucción de uno de los sistemas más útiles, necesarios y esenciales de la vida terrestre, advierte que muchas  especies vegetales y animales serán barridas del planeta.

Según datos publicados por la FAO, en el primer cuarto del presente siglo desaparecerán todos los bosques físicamente accesibles en los países subdesarrollados, cuyo exterminio estimulará la propagación de plagas e insectos que migrarán hacia centros poblados y zonas agrícolas dejándolas completamente desoladas. Como consecuencia, la población hambrienta y desnutrida crecerá más de 3 mil millones al arribar el año 2020, frente a una producción alimentaria pavorosamente en declive, inferior al 25% de la tasa planteada por la Estrategia Internacional de Desarrollo de Naciones Unidas.
En estos países, las importaciones agrícolas serán superiores al 400%, comprometiendo su soberanía alimentaria en los momentos en que el tercer mundo agonice enfrentado a un déficit ascendente de 450 millones de toneladas por falta de irrigación. Sin agua, ningún proceso de vida es posible, garantizarla es responsabilidad de los Estados, y debe tratarse como bien social vital. La escasez y la contaminación del agua nos enfrentarán a sangrientas luchas en el futuro. Según el Worldwatch Institute, los gobiernos no podrán evitar las airadas rebeliones y conflictos internacionales que surgirán a medida que se agudice la penuria del agua.

Necesidad de un nuevo sistema económico
La agonía de la vida terrestre sólo podría prolongarse mediante la eliminación sustancial de las estructuras del sistema capitalista. Los daños ambientales son irreversibles porque la economía y el progreso han ido por caminos separados y diametralmente antagónicos a la ecología. En 1844 surgió la teoría de la desigualdad social basada en la explotación del hombre por el hombre, pero no se incluyó la explotación de los recursos naturales que dejara manifiesto el ambiente, como patrimonio común de la humanidad. La flora y la fauna silvestre nos pertenecen a todos por el solo hecho de ser habitantes de este planeta. La solución sería posible mediante la decisión de los países capitalistas al dar prioridad al medio ambiente sobre todo otro interés.

La estructura industrial racional debe evitar derroche de recursos naturales y favorecer la protección al ambiente. Ha de prohibirse en la inversión la creación de empresas de bajo nivel técnico, o de alto consumo de energía, de agua, y contaminación. Debe hacerse significativa inversión en instalaciones para tratar aguas servidas y basuras. Cuando una empresa sea altamente contaminante, aún cuando fuesen grandes sus beneficios económicos, debe ordenarse su clausura. De acuerdo con esto, de ninguna manera es ético, moral y legal, que los intereses particulares atenten contra el entorno colectivo, patrimonio común de todas las especies.

El aire, la flora y la fauna salvaje no lo demarcan fronteras; las poluciones que pasan de un medio a otro no podrán combatirse sin la ayuda multilateral de Estados, los cuales deben prepararse para enfrentar los fenómenos que desencadenaron ante la falta de una visión de largo alcance: tormentas súper devastadoras, cambios en la información genética. Aumento de plagas y enfermedades. Escasez de alimentos, temporales sin señales que prevean su aparición, ciclones con fuerzas mortíferas, cálidos y secos de viento y arena con temperatura que sobrepasarán 54ºC, tormentas de nieve y frío glaciar. Sequías e inundaciones. Los impactos del cambio climático ya están aconteciendo. Se creía que las conmociones  las vivirían nuestros hijos y nietos, entre ellos, Ramoncito y Juanjo. Ahora sabemos que juntos estamos siendo espectadores

Visita: www.periferiaprensa.org

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario