Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

El ballet

Nuria Barbosa León, periodista de Granma Internacional y Radio Habana Cuba

La efervescencia del entusiasmo transmitida por la Revolución cubana abrió una década del setenta con una juventud protagonista del cambio en su máxima aspiración: Contribuir al ideal social.

 

En ese empeño Mariluz León Ávila, con sólo once años de edad decide ser educadora y matricula en la Escuela Formadora de Maestros Salvador Allende que se inauguró en la capital cubana en el año 1974.

 

El plantel se visualiza desde la avenida Boyeros, toma un área perimetral extensa de varios edificios, con canchas deportivas, piscinas y estadios, laboratorios bien equipados para el aprendizaje de las ciencias, bibliotecas, teatros, espacios para el desarrollo de las artes plásticas, la música, la danza y la literatura.

 

Los mismos estudiantes seleccionaron el uniforme a utilizar y para los educandos de las escuelas pedagógicas lucían el color verde, zapatos negros, medias blancas hasta las rodillas para las hembras, saya-short oscura, blusa clara, corbata y un cintillo para el pelo. Los varones adoptaron el mismo color pero con pantalones largos.

 

Mariluz recuerda los caballetes para confeccionar óleos, los talleres de cerámicas, instrumentos musicales, y equipos de sonidos puestos a disposición de los estudiantes que se complementaban con la labor de extensión educacional en la visita a museos, teatros, estadios, cines, festivales culturales y charlas políticas en los días de plenos y asambleas.

 

Su memoria guarda el momento de asistir, por primera vez, al teatro García Lorca y disfrutar de la obra “El Lago de los Cisnes”.

 

Ellos ocuparon las mejores lunetas. Con el aire acondicionado y la música clásica de fondo, la mayoría de los jóvenes se quedaron dormidos, algo que molestó al público asistente.

 

Al llegar a la escuela, la Directora Zonia Romero los reunió y trazó un plan de actividades para la semana próxima donde se le explicó el origen de la danza clásica, los pasos fundamentales, las acrobacias, coreografías y la interpretación de los bailarines.

 

En la otra función, los estudiantes quedaron deslumbrados con la actuación.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario