Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

El amor ¿quedó atrás?

Silverio De la Mora 21-01-2012

El comportamiento en el amor no soporta un cercano escrutinio porque siempre ha de buscar la explicación lógica y la discusión racional que la defina, entonces, se deberá buscar el pulso preciso a cada momento del amor para ser tomado éste.

Los tiempos no son a veces exactos, los temperamentos se dan y las locuras momentáneas están presentes todo el tiempo en cada cual de una pareja que se ama entonces, sino respondemos de la manera mas sublime a esa locura seguro que de la manera más elegante caeremos en la locura merced de la ausencia de la inteligencia emocional que deba privar en cada cual, inteligencia que ni el termino se conoce, pero es clave para contrarrestar la “locura” y perder el rumbo del amor.

Por ello, responder de manera no cordial para no decir locura, conlleva a adquirir una relación permanente de extraños, de seres que dejan de conocerse o nunca se conocieron empero, co-habitan sin la concatenación del amor aun el acto de amor que éste se convierte en alienación sea por la falta de intercambio emocional desde la profundidad emocional y afecto de cada cual.

¿Cómo podríamos evitar los egos para permitir el amor? Son muchas horas y años de libros que puedan escudriñar el alma y alimentar el espíritu para llegar a una mediana trascendencia de lo material a lo importante que es lo humano y, a aquel / aquella que habita y comparte contigo “cama y mesa”. Sin libros empero, con un grande corazón que cultiva las cosas del alma y de la madre tierra como montaña y sierra.

“El hombre moderno está enajenado de si mismo, de sus semejantes y de la naturaleza. Se ha transformado en un artículo, experimenta sus fuerzas vitales como una inversión que debe producirle el máximo de beneficios posible en las condiciones imperantes del mercado. Las relaciones humanas son esencialmente de autómatas enajenados, y en las que cada uno basa su seguridad en mantenerse cerca del rebaño y en no diferir de pensamiento, el sentimiento o la acción. Al mismo tiempo todos permanecen tremendamente solos” *, además, otros que buscan la perfección en pos de “las buenas formas y costumbres” fracasan en el intento de amar pues el único requisito que el amor pide para amar es –además de amor- honestidad; desafortunadamente la mayoría miente en los tiempos canallas que nos toca vivir y donde la mentira es una forma de vida y la impunidad el fondo de la conducta humana. Lo vemos característico en aquellos que gobiernan con mentalidad de ese mercado mencionado y con ese estilo de vida, se permea la maldad a la sociedad sin reparar que las cosas no son así, que la mentira destruye a cualquier sociedad y rompe las estructuras éticas que la sostienen, y, es tan devastador la mentira que mata el amor, lo deja atrás, lo entierra. Fidel dice no mentir jamás, eso es revolución.

Padecemos el miedo a la verdad merced de los miedos a exponer la realidad y exponernos como somos cual actitud debería ser transparente y con el corazón en la mano ante aquellos que amo o mi amante (hablando en relación de pareja), y muchas de esas mentiras provienen de la falsa idea de que en cuestiones de amor, “debemos ser perfectos” empero la perfección no es un fin sino sólo un propósito a veces mal entendido. Mentir no funciona, y en el mentir se pierde el tiempo y lo hacemos perder a los demás; nada es más devastador que darnos cuenta que hemos sido engañados por aquellos en quien hemos postrado nuestra confianza entonces, la honestidad siempre será la mejor póliza sin excepción y empezar con uno mismo es el primer paso y termina en el diario preocuparte de aquel que está a tu lado para ofrecer siempre la misma honestidad que deseas sea para ti. Thomas Jefferson dijo que la honestidad es el primer capitulo del libro de la sabiduría ¡amen!

A veces nos hacemos bolas con el amor; yo te amo, tú me amas, y, nos pasamos la vida buscando el amor siendo tan fácil: si no eres capas de amar a tu prójimo, simplemente no eres capas de amar a nadie ni tan sólo a ti mismo mucho menos a tu pareja. Ama la vida y consecuentemente el amor reditúa…

Cuando verdaderamente entendemos la palabra amor y aceptamos la vulnerabilidad interminable que como ser humano poseemos entonces es cuando estamos en posibilidad de hacer uso de la empatía, allí empezaste amar y podrás tener una relación duradera de pareja (o con los que te rodean) y hasta eterna porque el amor significa identificar las imperfecciones y reconocer lo no adecuado, debilidades, miedos y confusiones de nosotros mismos y de otros. Amar lo que no se puede amar a veces es un reto porque hacer a un lado a aquellos que no amas que quedarte a ellos, sólo con sentido de amor se logra. La república amorosa de Andrés Manuel (López Obrador) obedece a ello, a continuar juntos en la esperanza de entender todo el sentido del amor como fin único aun en cuestiones de la República, obedece igualmente a un esquema ideológico pero, éste es otro tema del cual me ocuparé a partir del tres de julio próximo.

Debemos amar a las personas no por el bien que estas hacen para ti sino por el bien que nosotros hacemos para ellos. En la relación de pareja obedece lo mismo; ámala por lo que tú haces por ella, ámalo por lo que tú haces por él y no esperemos a ser amados para amar, la eternidad se acaba y mañana será tarde.

Nuestro primer amor siempre será recordado como algo especial, en él, nos sentimos magníficamente miserables y fuera de control; todo es perfecto y los días son mágicos, llenos de risas, tiernos y sorpresas, de repente se desvanece sin darnos cuenta la magia, la alegría se evapora y tenemos comportamientos acrimoniosos de adulto. El amor fue inmaduro y no floreció sin embargo el amor es alegría y éste debe recuperarse al sitio de tu corazón y por ello sostengo siempre que debemos vivir y cabalgar -con Rocinante- con la ilusión de que un nuevo amor será distinto de los anteriores y cuando seamos capaces de trascender lo predecible y abrazar lo paradójico e ilógico del razonamiento de la parte que le toca al amor y que lo hace esencial, estaremos listo al amor.

Deberemos mantenernos verdaderos y estoicos al ideal de amar con la simple actitud de la risa, el buen humor y la sorpresa, al final, el último amor siempre será igual al primero y aquel primero es el que debemos perseguir descalzos bajo la lluvia…

La pregunta sería; el amor ¿quedó atrás?

Es cuanto.

* Erich Fromm/El Arte de Amar.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario