Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Denuncia cultural

 Por Alfredo Grande       
Jueves, 24 de Mayo de       2012
“cuando en una cultura no represora un cántaro va muchas veces a la fuente nunca se rompe: se enamora de la fuente.”       (aforismo implicado)
Internan a bebé por graves lesiones en el abdomen. Un chico de un año y medio está internado en el hospital de Niños Víctor J. Vilela a raíz de un supuesto maltrato por parte de su familia que está siendo investigado. Por las graves lesiones que presentaba en el abdomen le tuvieron que extirpar unos veintecentímetros de intestino delgado. El niño, quien fue internado       directamente en el área de terapia intensiva antes de someterlo a una intervención quirúrgica, presentaba además un cuadro de desnutrición evidenciado por su bajo peso. Si bien su estado de salud no es crítico, se espera su evolución en las próximas horas para establecer si su vida está fuera de peligro. Las contradicciones en el relato de la madre –de 25 años– no convencieron a los profesionales que atienden al niño, quienes terminaron realizando una denuncia policial. En el caso tomó intervención el Grupo de Atención por Maltrato Infantil (Gami), creado en 1982 y conformado por una junta interdisciplinaria de pediatras, abogados y psicólogos, entre otros profesionales. El vicedirector del hospital Vilela, Gerardo De Vita, contó que “el chiquito está en el servicio de terapia intensiva cursando un posoperatorio con complicaciones intestinales”. “A raíz de los hematomas que se encontraron en la cavidad abdominal fue necesaria la extirpación de veinte centímetros de intestino delgado y está cursando el posquirúrgico compensado, pero       obviamente con los cuidados necesarios de una situación de esta       jerarquía”, señaló De Vita. Clarín – 23 de mayo
(APe).- Sería fantástico desestimar esta información con el sencillo recurso de decir: Clarin Miente. Pero estaríamos, en ese caso, en el cómodo lugar del burócrata censor que decide que realidad es real y que realidad no es real. El abuso, maltrato y asesinato de niñas y niños no es una mentira. Es una verdad que miles de trabajadores de la salud y la educación lo       constatan diariamente. Y no creo que por deseo de darle la razón a Clarín. El abuso sexual es una de las formas mas habituales de maltrato, pero es necesario afirmar que todo abuso es integral, completo y fundante. Acuñar el término de abuso biopsicosexual no parece necesario. Pero si lo es pensar los abusos como analizadores históricos de la matriz represora de       la cultura. Hace muchos años, el psicoanalista Arnaldo Rascovsky acunó el concepto de filicidio. Recuperarlo si me parece necesario. Porque hablar de filicidio es plantear el problema desde su despliegue institucional. O sea: desde la lógica del exterminio sistemático de la niñez. Niña y niño abusado, maltratado, torturado, deja de ser niño. O al menos, deja de       disfrutar de su niñez. De haber tenido el legítimo orgullo de ser el único privilegiado, ahora padece la tristeza de haber sido y el horror de ya no ser. Carne de cañón, se decía para referirse a la infantería (niños) que delante de los soldados profesionales avanzaba para que el ejército enemigo gastara munición. Ahora el que gasta munición es el mercado que desde las políticas del consumismo adictivo, logra que la alegría de cualquier juego haya quedado clonada en la manía del triunfo. Ganadores y       perdedores en múltiples circos romanos, donde el deporte, el arte y el azar son estrategias de supervivencia primero y luego pasaporte directo a diferentes Olimpos donde otros dioses y diosas esperan. Mientras tanto, los perdedores son exterminados. Al contado o en cuotas. Gatillo fácil o vida difícil. Demasiado difícil. No hay pan duro para el hambre, escribía en mi primer artículo para la Agencia de  Noticias. Y tampoco yerba de ayer. Ni de mañana. Los profesionales de la salud y la educación son arrasados por la dimensión de un problema que en realidad es dilema. Se sostiene en las paradojas de la cultura represora. Paradojasque como hemos dicho no pueden ser dialectizadas. Solo pueden demolerse desde un lugar de poder. Y como la mayoría de las paradojas son construidas desde el poder del Estado, solo desde un poder colectivo pueden ser arrasadas. Poder colectivo autónomo del poder del Estado, se entiende. Una de esas paradojas es la ley 26.061  DE PROTECCION INTEGRAL DE LOS DERECHOS DE LAS NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES. En su ARTICULO señala: 1° -“ OBJETO. Esta ley tiene por objeto la protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes que se encuentren en el territorio de la República Argentina, para garantizar el ejercicio y disfrute pleno, efectivo y permanente de aquellos reconocidos en el       ordenamiento jurídico nacional y en los tratados internacionales en los que la Nación sea parte. Los derechos aquí reconocidos están asegurados por su máxima exigibilidad y sustentados en el principio del interés superior del niño. La omisión en la observancia de los deberes que por la presente corresponden a los órganos gubernamentales del Estado habilita a todo ciudadano a interponer las acciones administrativas y judiciales a fin de restaurar el ejercicio y goce de tales derechos, a través de medidas expeditas y eficaces.” El tema es que garantizar el ejercicio supone diversos órdenes de materialidades. Económica, financiera, administrativa, institucional, de personal, de capacitación, de organizaciones. Cuando la opción es sostener a un niño que dejó de ser niño en una familia que dejó de ser familia, con un padre que dejó de ser padre, y con una madre que dejó de ser madre o enviarlo a un instituto donde el horror se diluye y multiplica, entonces el artículo primero de la ley naufraga sin bote salvavidas ni capitán que se haga cargo. La carencia absoluta de materialidades que garanticen el ejercicio del derecho a tener derechos, convierte al interés superior del niño es una mentira tan grave como las de Clarín. Y no es poco. Por eso haber asistido a una convocatoria para discutir estos temas en la ciudad de Santa Fé, invitado por el Colectivo de Trabajadores de Infancia, me permitió entender mas aún que la única fuerza que tenemos ante nuestra falta de poder son los colectivos que luchan sin la espada, pero si con la pluma, el laburo y la palabra. Más de 140 personas participando no sola para escuchar, sino para implicarse desde sus propias angustias, dolores y deseos. Parte de los convocantes fue Juanito Laguna, una de las tantas organizaciones que forma parte del Movimiento Nacional Chicos del Pueblo. Se discutió sobre la obligatoriedad de denunciar el abuso y el maltrato. Que no hay secreto profesional que valga, porque siempre hubo “justa causa” que exime al profesional de mantenerlo. Y vaya que en estos casos la causa es justa. Este apasionante encuentro, realizado además en un lugar paradigmático de la lucha popular, el Centro Cultural  El Birri, dejó una marca indeleble. La cultura represora fue señalada una y otra veces, decenas de veces, como la guardiana de todas las injusticias, de todas las aberraciones. Un bebé destripado nos interpela. Que nadie dude que la lucha continuará, mas allá de las leyes, con la colectiva y permanente militancia en la denuncia cultural.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario