Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Cómo nace la cultura?

Lic. José Martinez Rosas

En la historia de los fenómeno sociales, económicos, políticos, religiosos, culturales y artísticos, se ve la influencia de diversos factores que determinan su evolución. Desde que el hombre descubre los instrumentos de trabajo, empieza a evolucionar en todas las fases de su vida.

Estas herramientas le permiten el desarrollo de sus fuerzas productivas, pero además, experimenta que está sujeto a la naturaleza: al agua, la tierra, y sus derivados, todo lo cual lo impulsó a adquirir nuevas formas de actividades sociales, que también influyeron en su desarrollo, y esto permitió que creara nuevas formas de actividades sociales, desde las económicas hasta las artísticas, pasando por las culturales, las políticas, las religiosas y las sociales

Una razón de que el hombre esté sujeto a la naturaleza es, por ejemplo, que ha necesitado del agua, sin la cual la vida no puede existir: verdad de Pero Grullo que se olvida fácilmente: ¿cuántos ríos hemos desecado o inutilizado con la desforestación o con la contaminación y no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo?

Cuando se tuvo conciencia de ser el agua un elemento fundamental para la vida, las culturas crearon el Dios agua, con una gran diversidad de nombres, cultos y ritos religiosos. De ahí el establecimiento de las primeras civilizaciones a orillas de los ríos y desde luego la obligada dependencia de los dones naturales.

Entre nosotros podemos citar que la cultura Zapoteca se estableció a orillas del que hoy conocemos como “El Río Atoyac”, en el estado de Oaxaca, río hoy extinto y cuyo nombre no arrastran más las aguas, sino sólo el recuerdo.

Cuando un elemento material es abundante influye en la creación de la cultura o en la producción, como es el caso de las culturas de Michoacán que utilizaron las jícaras para decorarlas con colores especiales y únicos. Estas jícaras son un sello artístico de esta cultura, hecho que demuestra que la naturaleza, rica en materiales, impulsa la creación de artefactos u objetos de diversa índole, tanto para la economía como para el arte, y nos indica que la naturaleza es fuente inagotable de medios que provocan la emergencia cultural, económica, religiosa.

Establecida la convivencia del hombre y la naturaleza, se inició la invención de herramientas y máquinas de trabajo – como la palanca- y de objetos de uso diverso, que dio paso al nacimiento de la economía y a nuevas perspectivas culturales.

La creación de objetos produce cultura y al florecer la cultura emergen nuevas ideas que son el resultado de la creatividad.

La economía y la cultura son inexistentes sin la creatividad, unida y dependiente de los medios que la naturaleza nos brinda y que debemos transformar.

La cultura nació con la aparición del hombre, pero no existía la economía como hoy se interpreta, sino que se basaba en la necesidad y en la ley del más fuerte. En cambio la cultura, congénita a nuestra especie se manifestó en las costumbres, tradiciones y mitos, y fue más tarde con el crecimiento de las fuerzas productivas que la cultura se desarrolló y condicionó la división territorial, es decir, la propiedad, la privacía y la autoridad o gobernabilidad. Con la división social del trabajo: trabajadores intelectuales y manuales, se posibilitó aún más el desarrollo de la cultura.

En un aparente inmenso salto, consideremos la introducción de la computadora, ese objeto reciente productor de cultura, que facilita el trabajo intelectual y que encierra bastos conocimientos, falsos y verdaderos –los menos-  científicos, culturales artísticos y de todo tipo. Esta herramienta da nacimiento a nuevas ideas, que sin ella no hubieran sido posibles o tardarían mucho en aparecer, aunque también a la par se convirtió en una mercancía, en un estado donde priva el capitalismo cuya función es obtener ganancias a partir de todo invento; pero este objeto hace posible que proliferen un cúmulo de ideologías, en gran parte fantásticas e irreales, así como perniciosas y que trastoque la cultura con dudosos, por no decir, falsos valores , todo lo cual contribuye a la modificación de la cultura.

Varios sectores de la sociedad desprecian u ocultan el conocimiento y con ello la cultura, siendo que el conocimiento ha dado satisfacciones universales, pero el injusto sistema es el causante que impide que estos avances lleguen a toda la sociedad global.

La ignorancia es una pesada e inamovible muralla que impide la percepción de la utilidad esencial del conocimiento y de la cultura.

En fin, cuando se implanta la agricultura, la domesticación de los animales y aparecen las máquinas , juntamente surgen las ideas y la cultura. A continuación el hombre inventa la economía y el dinero, así como las herramientas de trabajo con lo que la producción de bienes de consumo se vuelve masiva y las ideas culturales se desarrollan, aunque con lentitud y de igual manera se esparcen

Tal parece que todo invento o descubrimiento crea nuevas normas de pensar y son por consiguiente los que dan impulso a la cultura o alma de los pueblos.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario