Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Categoría — Sin categoría

Entrevista a Gabriel Jiménez Emán

José Javier Sánchez, Venezuela. Me encontré con Gabriel Jiménez Emán (G J E), la noche del martes 12 de noviembre y caminamos desde la Feria del Libro rumbo a la candelaria donde se hospedaba junto a otros escritores invitados. La luna llena y las luces de la ciudad sirvieron de antesala a una conversación que le debía Gabriel a sus lectores. Recientemente galardonado con el Premio Nacional de Literatura y con una producción literaria importante para las letras venezolanas y el mundo, Gabriel, escritor polifacético, lector voraz, editor acucioso y promotor del libro comprometido nos muestra su dimensión humana desde la experiencia significativa.

Cuáles son tus impresiones sobre esta edición de la feria del libro el resultado de sus actividades desarrolladas en la feria y que opinión te merece la feria en este momento en las condiciones económicos sociales y políticas en las que se encuentran el país.

Ante tantas dificultades sobretodo del dinero efectivo, transporte producto en medio de la guerra económica que sufre el país actualmente, creo que nos hemos sobrepuesto y desde un esfuerzo mancomunado hemos superado toda esa contingencia para que se imponga la cultura. A través del libro se conecta la realidad del país a cosas más profundas. Se conecta al espíritu del país, al alma del país.

Estamos en una experiencia extraordinaria porque en el centro histórico de caracas donde están las bibliotecas el concejo municipal la plaza bolívar los teatros, una vez más ha salido fortalecido el pueblo de caracas, de Venezuela y ha salido fortalecida la cultura del país.

José Javier Sánchez (J J S): Cómo llega Gabriel a la literatura ¿cuáles fueron los escenarios, espacios donde nace esa necesidad, esa pasión?

Gabriel Jiménez Emán ( Yo nací en San Agustín del sur. Yo asistía a una escuelita en San Agustín la “Gabriela Mistral”. Desde El Calvario. Yo me crié en los bloques de El Silencio, en el bloque 1, donde viví de niño. En la adolescencia viví en San Felipe.

Desde que yo era un niño estuve muy rodeado de libros porque mi padre Elísio Jiménez Sierra que fue un escritor, ensayista y poeta muy importante, también fue un gran lector de la literatura clásica, greco-latina, europea, del romanticismo, del modernismo.

Siempre en la casa hubo libros, de modo que todos mis hermanos y mi familia nos construimos desde muchas lecturas, pero aprendimos también de la experiencia de la música, la plástica, el cine la radio. En casa siempre se daban veladas literarias, veladas musicales con nuestros amigos, los amigos de nuestro padre, se tejían siempre coartadas para que sucedieran grandes celebraciones.

J J S: ¿Algún libro, algún autor que produjera experiencias significativas en ti de niño o de joven?

G J E:Yo me acuerdo de un volumen muy gordo muy grueso impresionante con tapa dura y solapas de lujo de Edgar Alan Poe, ese libro para mí era una cosa maravillosa porque tenía ilustraciones de los cuentos. Los libros de Julio Verne viaje al centro de la tierra, con ilustraciones extraordinarias, me abrieron la imaginación. Esa literatura fantástica de H G Wells. La literatura popular rusa, la literatura popular china, las fábulas griegas, Esopo, la Fontaine, Samaniego, esa ensalada maravillosa de imaginación desde que estaba adolescente. La ciencia ficción me tocó mucho. La literatura inglesa: Drácula, esa literatura que luego fue llevada al cine. Toda esa literatura macabra, gótica. Yo leía los libros, luego veía las películas, comparaba y eso me indujo a esa lectura de esas grandes aventuras. Para mí los escritores eran como unos héroes capaces de tejer universos. Sacaban tantas cosas de su imaginación.

J J S: ¿Cómo fueron tus primeros acercamientos a la escritura?

G J E: Yo escribía cuentitos desde que estaba pequeñito, pero no se los mostraba a nadie. Luego cuando llegué a los veinte años comencé a escribir cuentos más realistas sobre cosas que me pasaban Después, con las lecturas fui creyendo que yo algún día podía convertirme en escritor de un libro esa me daba mucha ilusión poder escribir un libro. Fui coleccionando poco a poco cuenticos. Que publicaba en diarios regionales de san Felipe Carora Barquisimeto y Mérida. Yo estaba muy influenciado por las antologías que se hacían de la literatura fantástica que hicieron Jorge Luis Borges junto a Bioy Casares empecé a leer antología de cuentos breves y seguir escribiendo.

Hasta que un buen día, en 1973 publiqué mi primer libro “Los dientes de Raquel” en Monte Ávila Editores, cuando tenía 23 años y fue un libro que gustó mucho. Con ese libro llegué a Mérida y recibí mucho estimulo de los estudiantes y profesores de la ULA. Pedro Parayma, Carlos Contramaestre y sobretodo Salvador Garmendia, también lo publiqué allá y me lo ilustró un gran amigo, Vladimir Puche. Después de la experiencia en la ULA quise viajar, seguir viajando, ya no quise seguir en la academia, no quise graduarme de nada sino seguir escribiendo y viajando que es lo que más me gustaba. Me vine a Caracas me fui a España y seguí escribiendo. Así poco a poco las editoriales fueron aceptando mis cuentos y yo seguí profundizando en la escritura.

J J S: ¿Cómo te acercas a la poesía?

G J E: Con la poesía me ocurrió una cosa rara, fue una especie de rapto de la nocturnidad. Yo siempre ligué la poesía con la noche, con la alegría festiva de la noche y con los misterios de la noche. La noche siempre me pareció sumamente poética, quizá porque leía mucho a los poetas románticos, y porque las experiencias que se daban en la noche me parecían más enigmáticas que las del día. Hacer el amor con las mujeres en la noche, hablar con los amigos en la noche, tratar de descubrir los misterios de la noche a través de la poesía y mi poesía no la hice como una cosa preconcebida sino como una manera existencialista. La poesía para mi es una experiencia existencial no es una experiencia filosofía ni preconcebidamente estética. Es una cosa de mi propio yo interno. Todos mis amigos y mis padres vivieron una noche muy intensa y todo eso me impacto mucho. Todo lo que se hacía de noche. La amistad, los tragos, la bohemia, las mujeres. Pero nunca me quise imponer como poeta. Era una necesidad existencial, vital. Le escribía a la melancolía, a las cervezas a las ciudades en la noche era y es poesía nocturna.

J J S: Tu experiencia periodística tu encuentro con otros autores ese deseo periodístico.

G J E: Siempre me gusto escribir sobre poesía y sobre narrativa. Comencé escribiendo pequeños artículos en el diario de Carora en una revista llamada talud, luego en Yaracuy fundamos la revista Rendija. El género de entrevista siempre me gustó pero no lo hacía como periodista sino como escritor. Me parece que si uno sabe abordar bien a los escritores puede extraer cosas muy reveladoras. No solo se debe hacer una entrevista para publicarla en un periódico sino hay que hacer que el escritor se sienta cómodo estimulado con buenas preguntas. Me parecía maravilloso poderme acercar a grandes escritores. Recuerdo que al primero que entrevisté fue a Salvador Garmendia para la revista Zona Tórrida de valencia. Yo era un muchacho y Salvador era un hombre de más de cuarenta años, formado como narrador.

J J S: ¿Qué escritores te influenciaron?

G J E: Me influenciaron escritores como José Antonio Ramos Sucre, Don Julio Garmendia, autores mexicanos como juan Rulfo, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, encontrarme con otros escritores cono Pablo Palacio de Ecuador, Augusto Monterroso de Guatemala, descubrir que hay una literatura extraordinaria en América latina que puede competir en buena lid con la literatura europea sin ningún complejo. Después conocí a García Márquez, a Cortázar, a Rulfo, a Lezama Lima, a Salvador Garmendia, que era como una especie de tío. Mi relación con dos personas que yo no sabía que se iban a convertir en grandes escritores como Ludovico Silva y Víctor Valera Mora, ellos eran amigos míos, pero después se convirtieron en grandes pensadores en grandes poetas en grandes filósofos.

J J S: ¿De la relación con los amigos de la construcción de la amistad, qué nos dice Gabriel?

G J E: No hay nada que superé la relación con una amiga o un amigo. Ese diálogo infinito de la amistad que se teje, es lo que te permite renovarte como persona. Cuando ya no tenemos amigos es que estamos agotados. Cuando no podemos dar afecto. Esa frase de Gautier Querer “Amar es admirar con el corazón” cuando uno no tiene amigos es porque uno ya está seco por dentro. Las amistades hay que alimentarlas y no es una cosa plana. Uno no puede buscarle defectos a los amigos todo el tiempo, todos estamos llenos de errores. La amistad y el amor son las que hacen la cosa más grande del mundo que yo creo que es la esperanza.

J J S: ¿Qué recuerda Gabriel de Salvador Garmendia?

G J E: Todo. Sobre todo, su humor verbal. La manera que tenía salvador de narrar sus cosas humanamente, muy gracioso. Él tenía un humor negro permanente, una sátira muy sabrosa y su sencillez humana.

J J S: ¿Qué recuerda Gabriel Víctor Valera Mora?

Su capacidad de enamorar mujeres. Admire su desenfado, la rebeldía con la que libraba sus batallas.

J J S: ¿Gabriel Jiménez Emán y el amor?

G J E: El amor es lo que construye a uno, el amor filial, por la familia, por los hijos, por los amigos. El amor pasional, el amor para una mujer. No hay nada que supere la imagen de una mujer frente al mar en traje de baño, mirando hacia el mar, un mediodía, esa imagen es insuperable para un hombre. Eso es algo sublime. Ver a una mujer bailando eso es algo inspirador. Hacer el amor con una mujer eso es un acto al que no le gana nada.

Soy un hombre enamoradizo me enamoré todo el tiempo, me enamoro de la sonrisa, de los ojos, de la oreja, de los dientes. Es que si uno no se enamora uno está muerto.

J J S: ¿Y los hijos para Gabriel?

G J E: Son la cosa más tierna. La ternura que inspiran los hijos y los nietos no la inspira nada. Hoy recibí una carta de mi nieta Alma, que ella le dictó a su mamá, le dijo mamá yo no sé escribir pero yo te la dicto y tú se la dices a mi abuelo. Allí la tengo. La ternura de los hijos y los nietos es la gran compensación que uno tiene en la vida.

J J S: ¿Los amigos y la Fiesta para Gabriel?

G J E:.Soy un hombre dionisiaco, pero no dionisiaco superficial, de la bohemia por la bohemia, la parranda por la parranda. Yo creo que esos momentos que uno pasa con los amigos en medio de una fiesta cuando uno celebra canta, cuando hay una exaltación espiritual, la exaltación del eros del gusto por la amistad, yo creo que esa es otra cosa grande de la vida, que te compensa, que te salva. Que al final te salva si es que tenemos que salvarnos de algo.

Una persona sin espiritualidad, sin mitos, sin ritos, sin alegorías, sin metáforas, sin una utopía, sin un más allá, sin un ideal, sin amigos, está seca, estéril muerta.

Tenemos que ampliar la utopía de un país de un territorio, pero también la utopía de un ser humano más completo.

J J S: ¿En qué momento se encuentra nuestro país y sus habitantes y hacia dónde vamos?

G J E: Los venezolanos estamos pasando por una gran prueba histórica. Estructural porque hemos desperdiciado mucho tiempo en banalidades, en mediocridades, en acumular dinero, tonterías y hemos desperdiciado la mayor parte de nuestras energías en cosas superfluas. Estamos en un momento histórico muy especial, en una coyuntura muy difícil que requiere de esfuerzos titánicos para sobrepasarlas y si salimos ilesos de esta prueba que no resta poniendo la historia podemos dar pasos agigantados pasa salir de una vez por todas de los atolladeros sociales y económicos que estamos y yo le apuesto a la esperanza a la solución colectiva porque así como estamos planteándonos utopías individuales también debemos plantearnos soluciones colectivas por que el hombre individualmente solo no resuelve nada debe haber un ideal de superación colectivo.

J J S: ¿Qué significa recibir el premio nacional de literatura?

G J E: Es un estímulo extraordinario porque verme al lado de grandes escritores como Salvador Garmendia, Adriano González León Briceño Iragorry Picón salas son tantos me siento muy estimulado muy bien y creo tratándose de un premio tan relevante lo menos que puedo agradecer es a la vida al país al pueblo venezolano y a los lectores ese premio.

J J S: ¿Por qué territorios de la escritura transita Gabriel Jiménez Emán hoy?

G J E: Estoy empeñado en seguir escribiendo novelas cortas, cuentos breves estoy abocado a eso y también estoy escribiendo sobre cine y músico deseo homenajear a grandes músicos y cineastas a Fellini y a Chopin. Sigo insistiendo en realizar antologías. Creo que merece la pena seguir investigando profundizando en la literatura venezolana. Seguir sabiendo del país y hacerlo visible.

J J S: ¿Cuáles son tus palabras para el público que se avoca a la feria del libro?

G J E: Siempre hay un lugar para el asombro. La literatura siempre te va a sorprender. La poesía siempre va sorprender. Nunca son suficientes los libros. Hay que leer todo tipo de libros. Estoy convencido de que los libros siempre tienen algún lugar mágico, que te asombrará.

abril 23, 2020   ningún comentario

Noticias fatales de un planeta en veremos

no preguntes por quién doblan las campanas

John Donne

Walter Mondragón 7 de abril de 2020,Tuluá, Valle del Cauca. El primer contagiado era un señor cualquiera de 55 años de Hubei, una provincia China.

Después fue el brote famoso en Wuhan, también en la Conchinchina;

Eso fue el 17 de noviembre, de 2019, doce días pasaron y los infectos sumaron ya sesenta…

En diciembre el médico Li Wenliang alertó sobre la virulencia del virus; más de 180 personas habían sido infectadas, hasta entonces. Li murió infectado semanas después.

En sólo unos días más se expandió por ese país enorme y se habló de ochenta mil contagiados y casi cuatro mil muertes por efecto del Coronavirus 19.

Y después saltó a Corea, y los países vecinos, a la India, a Turquía. Y enseguida se supo que en Irán habían entrado gravemente al baile del Corona, y luego Italia, y España, Alemania e Inglaterra, donde alcanzó hasta el Rey y a su primer ministro que habían llegado de Marruecos, donde habrían adquirido el Covid 19… como empezaron a llamarlo en todos lados,

Porque el virus se extendió por todas partes.

Ayer se reportaron 636 muertes en Italia, país que ha perdido ya 17.127 personas.

1.427 muertes, en Francia, hoy, rebasando en los diez mil muertos por el Covid 19,

Al presente, son casi 14 mil las víctimas mortales en España,

Aún alcanzó, de manera impensable a los Estados Unidos, donde hoy van contagiados 386. 817 y once mil personas muertas, en especial gentes de sus grandes ciudades.

El presidente Ukele, fue el primero en advertir que esto era el comienzo de la tercera guerra…

Y cerró las fronteras de su país … pese a ello El Salvador ya tiene 78 casos confirmados (Para más es Nicaragua, donde sólo registran seis casos de contagio, hasta ahora) chile, Ecuador y Perú están llevados, superan los tres mil casos de Covid.

En argentina van en 1.628…, y en Brasil, se ha presentado la friolera de 12.240 casos!

Ese enemigo invisible al que vencen el calor a 56 °C. (quizás por eso, África, es la parte menos afectada) y los remedios caseros: los buches de agua sal en la garganta; las inhalaciones de vapor por cinco minutos, dos o tres veces diarias: …lo dice un Otorrino! No se da abasto:

El mundo supera hoy 81 mil muertes por causa del acucioso virus y hay un millón y medio de personas contagiadas. Perplejos asistimos a la globalización del exterminio. Acaso persuadidos de que el azar quiso que no fuéramos sus víctimas, hasta hoy, pero que podemos ser los próximos.

Aunque no todas son malas noticias: ¡297.900 se han curado! En casi todo el planeta la producción de bienes de consumo suntuario se ha detenido, y en buena parte también, la polución ha mermado y el relativo silencio y la calma en calles y parques han hecho que acudan a los centros poblados exóticos animales del monte.

Nosotros volvimos a ver, después de muchos años, … un guatín en cercanías de La Marina!

Gratificante también, muy a pesar del Covid 19, es que la gente que topamos en los lugares donde forzosamente hay que ir, anda desarmada, y mira con ojos fraternos a cada desconocido… aunque a metros, claro.

Hoy estamos a 7 de abril de 2020 y 1. 579 paisanos han sido contagiados, de los cuales hanse muerto 37 colombianos … menos de 0,003! Una cifra estadística, se sabe. Y andamos a mitad de cuarentena.

Es triste pensar que podemos contagiarnos y morir. De hecho, algunos han corrido a esconderse en lo espeso del monte, o lejos, a playas desiertas, aterrorizados o avisados, acaso ignorando también las amenazas latentes en esos lugares, tan reales como el virus, aunque todavía pareciera remota la posibilidad.

Nos han dejado muy impresionados las imágenes de los muertos por el Coronavis, en Guayaquil, que fueron arrojados a las calles.

¡Quién nos recogerá a nosotros si morimos! ¡Quién nos acompañará a nuestra última morada! -nos decimos- Parodiando lo dicho por John Donne, en su poema famoso, hace cuatro siglos: Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera nos afecta, porque nos encontramos indisolublemente ligados a toda la humanidad por lazos de tierra, de sangre o calor, y por las redes invisibles del aire; “Por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.”

abril 23, 2020   ningún comentario

Esperanza en seis idiomas

La esperanza vislumbra el devenir,
sin fe no se la alcanza

Marta Prono

Esperanza”

Hay en los campos una humilde planta, que poco se levanta del suelo. Pareciera que por consideración y respeto a la vegetación vecina, evitara criarse y hacerle sombra. Esta planta modesta y delicada, casi un simple yuyo, se distingue por sus flores. Sus flores son de un azul pálido, delicado, triste digamos; y esas flores azulinas en las noches de sereno llenan su cáliz de rocio; parecen pequeñas copas, conservando el agua pura que les ha bajado desde el cielo. Sin embargo, en esta ocasión me preguntaré porqué no puede ser el color de la ESPERANZA ese azul frágil tímido que no desea invadir al resto de la floresta y mantenerse en sublime espera de hacer el bien? La sabiduría que a través de los siglos ha observado atentamente a la naturaleza, ha descubierto que la agüita guardada por esta humilde flor azul, es buena para la vista, es un colirio para los ojos, un buen remedio para las irritaciones oculares. Por eso, por ser un remedio ocular, un medicamento para la vista, a esta modesta y delicada planta se la llama «Santa Lucía». Limpiar la mirada, ver con ojos de inocencia, en espacios bendecidos, de imágenes que inspiran y colores que pacifican. Se le ha dado el nombre de la Santa Virgen y Mártir a la que se recuerda como protectora de la vista, como patrona de los ciegos. CIEGOS? las visiones de esas almas son tan profundas que nos dan ejemplo pues acaso no nos hemos encontrado con aquellos cuya ceguera los lleva a no ver lo que no quieren ver? Esta plantita o yuyito como lo llamamos los Norteños en el Jardín de la República siempre mirando con su copas abiertas hacia el cielo y bendecidas por las gotas de lágrimas del Señor nos anuncia la Esperanza, que ya no importa el color que tenga sino que el hombre sepa ESPERAR sin desesperación y con la mirada limpia en estos tiempos de dificultades en donde todos unidos debemos sembrar para cosechar un nuevo mundo.

«Espoir»
Il y a une humble plante dans les champs qui ne s’élève presque pas du sol. Il semble que, par considération et respect pour la végétation voisine, il ait évité la reproduction et l’ombrage. Cette plante modeste et délicate, presque une simple mauvaise herbe, se distingue par ses fleurs. Ses fleurs sont bleu pâle, délicates, tristes à dire; et ces fleurs bleuâtres les nuits sereines remplissent leur calice de rosée; Ils ressemblent à de petites tasses, conservant l’eau pure qui est descendue du ciel. Cependant, cette fois je me demande pourquoi il ne peut pas être de la couleur de l’ESPOIR ce bleu fragile et timide qui ne veut pas envahir le reste de la forêt et y rester en sublime en attendant de faire le bien? La sagesse qui à travers les siècles a étroitement observé la nature, a découvert que l’eau gardée par cette humble fleur bleue, est bonne pour les yeux, est un collyre pour les yeux , un bon remède contre les irritations oculaires. Pour cette raison, parce que c’est un remède pour les yeux, un médicament pour les yeux, cette plante modeste et délicate s’appelle «Sainte Lucie». Nettoyez les yeux, voyez avec des yeux innocents, dans des espaces bénis, des images qui inspirent et des couleurs qui apaisent. On lui a donné le nom de la Sainte Vierge et Martyre dont on se souvient comme protecteur de la vue, comme saint patron des aveugles. AVEUGLE? les visons de ces âmes sont si profondes qu’elles nous donnent un exemple car peut-être n’avons-nous pas rencontré ceux dont la cécité les amène à ne pas voir ce qu’ils ne veulent pas voir? Cette petite plante ou yuyito comme l’appellent les Nordistes du Jardin de la République, toujours en regardant avec leurs lunettes ouvert au ciel et béni par les larmes de larmes du Seigneur annonce l’Espérance, qu’il importe peu de quelle couleur il s’agit mais que l’homme sait ATTENDRE sans désespoir et avec un regard propre en ces temps de difficultés où chacun de nous doit semer pour récolter un nouveau monde.

«La speranza»
C’è un’umile pianta nei campi che difficilmente si alza da terra. Sembra che, per considerazione e rispetto per la vegetazione vicina, abbia evitato la riproduzione e l’ombra. Questa pianta modesta e delicata, quasi un’erbaccia semplice, si distingue per i suoi fiori. I suoi fiori sono di un azzurro pallido, delicato, triste da dire; e questi fiori bluastri nelle notti serene riempiono il loro calice di rugiada; Sembrano coppette, trattenendo l’acqua pura che è scesa dal cielo. Tuttavia, questa volta mi chiedo perché non possa essere il colore di SPERANZA questo fragile e timido blu che non vuole invadere il resto della foresta e rimanere lì sublime in attesa di fare del bene? La saggezza che attraverso i secoli ha osservato da vicino la natura, ha scoperto che l’acqua trattenuta da questo umile fiore blu, fa bene agli occhi, è un collirio, un buon rimedio per le irritazioni agli occhi. Per questo motivo, poiché è un rimedio per gli occhi, una medicina per gli occhi, questa pianta modesta e delicata si chiama «Santa Lucia». Pulisci gli occhi, vedi con occhi innocenti, in spazi benedetti, immagini che ispirano e colori che leniscono. Gli abbiamo dato il nome della Beata Vergine e Martire che ricordiamo come protettore della vista, come il santo patrono dei ciechi. BLIND? le visioni di queste anime sono così profonde che ci danno un esempio perché forse non abbiamo incontrato quelli la cui cecità li porta a non vedere ciò che non vogliono vedere? Questa piccola pianta o yuyito come la chiamano i settentrionali del Giardino della Repubblica, sempre guardando con gli occhiali aperti verso il cielo e benedetti dalle lacrime delle lacrime del Signore annuncia Speranza, che conta poco di che colore è ma quell’uomo sa ASPETTARE senza disperazione e con i propri occhi in questi tempi di difficoltà in cui ognuno di noi deve seminare per raccogliere un nuovo mondo.

«Hope»

There is a humble plant in the fields which hardly rises from the ground. It seems that, out of consideration and respect for the neighboring vegetation, he avoided reproduction and shade. This modest and delicate plant, almost a simple weed, is distinguished by its flowers. Its flowers are pale blue, delicate, sad to say; and these bluish flowers on serene nights fill their chalice with dew; They look like little cups, retaining the pure water that has come down from the sky. However, this time I wonder why it cannot be the color of HOPE this fragile and shy blue that does not want to invade the rest of the forest and stay there sublime while waiting to do good? … The wisdom which through the centuries has closely observed nature, has discovered that the water kept by this humble blue flower, is good for the eyes, is eye drops, a good remedy for eye irritations. For this reason, because it is a remedy for the eyes, a medicine for the eyes, this modest and delicate plant is called «Saint Lucia», Clean the eyes, see with innocent eyes, in blessed spaces , images that inspire and colors that soothe. We gave him the name of the Blessed Virgin and Martyr who we remember as a protector of sight, as the patron saint of the blind. BLIND? the visions of these souls are so deep that they give us an example because perhaps we have not met those whose blindness leads them not to see what they do not want to see? This little plant or yuyito as the northerners of the Garden of the Republic call it, always looking with their glasses open to heaven and blessed by the tears of tears of the Lord announces Hope, that it matters little what color it is but that man knows how to WAIT without despair and with his own eyes in these times of difficulty where each of us must sow to reap a new world.

«Esperança»
Há uma planta humilde nos campos que dificilmente se levanta do chão. Parece que, por consideração e respeito pela vegetação vizinha, ele evitou a reprodução e a sombra. Esta planta modesta e delicada, quase uma erva daninha simples, se distingue por suas flores. Suas flores são azuis pálidas, delicadas, tristes de dizer; e essas flores azuladas nas noites serenas enchem seu cálice de orvalho; Eles parecem pequenos copos, retendo a água pura que desceu do céu. No entanto, desta vez eu me pergunto por que não pode ser a cor da ESPERANÇA desse azul frágil e tímido que não quer invadir o resto da floresta e ficar lá sublime enquanto espera para fazer o bem? A sabedoria que, através dos séculos, observou atentamente a natureza, descobriu que a água mantida por essa humilde flor azul é boa para os olhos, é colírio, um bom remédio para irritações nos olhos. Por esse motivo, por ser um remédio para os olhos, um remédio para os olhos, esta planta modesta e delicada se chama «Santa Lúcia». Limpe os olhos, veja com olhos inocentes, em espaços abençoados , imagens que inspiram e cores que acalmam. Demos a ele o nome da Virgem Maria e do Mártir, que lembramos como protetor da vista, como o santo padroeiro dos cegos. CEGO? as visões dessas almas são tão profundas que nos dão um exemplo, porque talvez não tenhamos encontrado aqueles cuja cegueira os leva a não ver o que não querem ver? Esta pequena planta ou yuyito, como os nortistas do Jardim da República o chamam, sempre olhando com os óculos abertos para o céu e abençoados pelas lágrimas das lágrimas do Senhor, anuncia a esperança, que pouco importa que cor é essa, mas que o homem sabe ESPERAR sem desespero e com seus próprios olhos nestes tempos de dificuldade em que cada um de nós deve semear para colher um novo mundo.


«Надежда»
На полях есть скромное растение, которое почти не поднимается с земли. Кажется, что из соображений уважения к соседней растительности он избегал размножения и тени. Это скромное и нежное растение, почти простая сорняк, отличается своими цветами. Его цветы бледно-голубые, нежные, грустные; и эти голубоватые цветы в безмятежные ночи наполняют их чашу росой; Они похожи на маленькие чашки, сохраняя чистую воду, которая спустилась с неба. Однако на этот раз я удивляюсь, почему это не может быть цвет НАДЕЖДЫ, такой хрупкий и застенчивый синий, который не хочет вторгаться остальная часть леса и пребывание там возвышенное, ожидая, чтобы сделать добро? Мудрость, которая на протяжении веков внимательно следила за природой, обнаружила, что вода, которую хранит этот скромный синий цветок, полезна для глаз, является глазными каплями, хорошим средством от раздражения глаз. По этой причине, потому что это средство для глаз, лекарство для глаз, это скромное и деликатное растение называется «Сент-Люсия». Очистите глаза, посмотрите невинными глазами, в благословенные пространства Образы, которые вдохновляют, и цвета, которые успокаивают. Мы дали ему имя Пресвятой Богородицы и мученика, которого мы помним как покровителя зрения, как покровителя слепых.СЛЕПЫЙ? видения этих душ настолько глубоки, что они дают нам пример, потому что, возможно, мы не встречали тех, чья слепота заставляет их не видеть то, что они не хотят видеть? Это маленькое растение или юйито, как называют его северяне Сада Республики, всегда смотрят с открытыми к небу очками и благословленные слезами Господа, объявляют надежду, что это мало что значит какого это цвета, но этот человек знает, как ждать без отчаяния и своими глазами в эти трудные времена, когда каждый из нас должен сеять, чтобы пожинать новый мир.

abril 23, 2020   ningún comentario

Los libros siempre tienen algún lugar mágico, que te asombrara

José Javier Sánchez, Venezuela. Me encontré con Gabriel Jiménez Emán, la noche del martes 12 de noviembre y caminamos desde la Feria del Libro rumbo a la candelaria donde se hospedaba junto a otros escritores invitados. La luna llena y las luces de la ciudad sirvieron de antesala a una conversación que le debía Gabriel a sus lectores. Recientemente galardonado con el Premio Nacional de Literatura y con una producción literaria importante para las letras venezolanas y el mundo, Gabriel, escritor polifacético, lector voraz, editor acucioso y promotor del libro comprometido nos muestra su dimensión humana desde la experiencia significativa.

Cuáles son tus impresiones sobre esta edición de la feria del libro el resultado de sus actividades desarrolladas en la feria y que opinión te merece la feria en este momento en las condiciones económicos sociales y políticas en las que se encuentran el país.

Ante tantas dificultades sobretodo del dinero efectivo, transporte producto en medio de la guerra económica que sufre el país actualmente, creo que nos hemos sobrepuesto y desde un esfuerzo mancomunado hemos superado toda esa contingencia para que se imponga la cultura. A través del libro se conecta la realidad del país a cosas más profundas. Se conecta al espíritu del país, al alma del país.

Estamos en una experiencia extraordinaria porque en el centro histórico de caracas donde están las bibliotecas el concejo municipal la plaza bolívar los teatros, una vez más ha salido fortalecido el pueblo de caracas, de Venezuela y ha salido fortalecida la cultura del país.

Cómo llega Gabriel a la literatura ¿cuáles fueron los escenarios, espacios donde nace esa necesidad, esa pasión?

Yo nací en San Agustín del sur. Yo asistía a una escuelita en San Agustín la “Gabriela Mistral”. Desde El Calvario. Yo me crié en los bloques de El Silencio, en el bloque 1, donde viví de niño. En la adolescencia viví en San Felipe.

Desde que yo era un niño estuve muy rodeado de libros porque mi padre Elísio Jiménez Sierra que fue un escritor, ensayista y poeta muy importante, también fue un gran lector de la literatura clásica, greco-latina, europea, del romanticismo, del modernismo.

Siempre en la casa hubo libros, de modo que todos mis hermanos y mi familia nos construimos desde muchas lecturas, pero aprendimos también de la experiencia de la música, la plástica, el cine la radio. En casa siempre se daban veladas literarias, veladas musicales con nuestros amigos, los amigos de nuestro padre, se tejían siempre coartadas para que sucedieran grandes celebraciones.

¿Algún libro, algún autor que produjera experiencias significativas en ti de niño o de joven?

Yo me acuerdo de un volumen muy gordo muy grueso impresionante con tapa dura y solapas de lujo de Edgar Alan Poe, ese libro para mí era una cosa maravillosa porque tenía ilustraciones de los cuentos. Los libros de Julio Verne viaje al centro de la tierra, con ilustraciones extraordinarias, me abrieron la imaginación. Esa literatura fantástica de H G Wells. La literatura popular rusa, la literatura popular china, las fábulas griegas, Esopo, la Fontaine, Samaniego, esa ensalada maravillosa de imaginación desde que estaba adolescente. La ciencia ficción me tocó mucho. La literatura inglesa: Drácula, esa literatura que luego fue llevada al cine. Toda esa literatura macabra, gótica. Yo leía los libros, luego veía las películas, comparaba y eso me indujo a esa lectura de esas grandes aventuras. Para mí los escritores eran como unos héroes capaces de tejer universos. Sacaban tantas cosas de su imaginación.

¿Cómo fueron tus primeros acercamientos a la escritura?

Yo escribía cuentitos desde que estaba pequeñito, pero no se los mostraba a nadie. Luego cuando llegué a los veinte años comencé a escribir cuentos más realistas sobre cosas que me pasaban Después, con las lecturas fui creyendo que yo algún día podía convertirme en escritor de un libro esa me daba mucha ilusión poder escribir un libro. Fui coleccionando poco a poco cuenticos. Que publicaba en diarios regionales de san Felipe Carora Barquisimeto y Mérida. Yo estaba muy influenciado por las antologías que se hacían de la literatura fantástica que hicieron Jorge Luis Borges junto a Bioy Casares empecé a leer antología de cuentos breves y seguir escribiendo.

Hasta que un buen día, en 1973 publiqué mi primer libro “Los dientes de Raquel” en Monte Ávila Editores, cuando tenía 23 años y fue un libro que gustó mucho. Con ese libro llegué a Mérida y recibí mucho estimulo de los estudiantes y profesores de la ULA. Pedro Parayma, Carlos Contramaestre y sobretodo Salvador Garmendia, también lo publiqué allá y me lo ilustró un gran amigo, Vladimir Puche. Después de la experiencia en la ULA quise viajar, seguir viajando, ya no quise seguir en la academia, no quise graduarme de nada sino seguir escribiendo y viajando que es lo que más me gustaba. Me vine a Caracas me fui a España y seguí escribiendo. Así poco a poco las editoriales fueron aceptando mis cuentos y yo seguí profundizando en la escritura.

¿Cómo te acercas a la poesía?

Con la poesía me ocurrió una cosa rara, fue una especie de rapto de la nocturnidad. Yo siempre ligué la poesía con la noche, con la alegría festiva de la noche y con los misterios de la noche. La noche siempre me pareció sumamente poética, quizá porque leía mucho a los poetas románticos, y porque las experiencias que se daban en la noche me parecían más enigmáticas que las del día. Hacer el amor con las mujeres en la noche, hablar con los amigos en la noche, tratar de descubrir los misterios de la noche a través de la poesía y mi poesía no la hice como una cosa preconcebida sino como una manera existencialista. La poesía para mi es una experiencia existencial no es una experiencia filosofía ni preconcebidamente estética. Es una cosa de mi propio yo interno. Todos mis amigos y mis padres vivieron una noche muy intensa y todo eso me impacto mucho. Todo lo que se hacía de noche. La amistad, los tragos, la bohemia, las mujeres. Pero nunca me quise imponer como poeta. Era una necesidad existencial, vital. Le escribía a la melancolía, a las cervezas a las ciudades en la noche era y es poesía nocturna.

Tu experiencia periodística tu encuentro con otros autores ese deseo periodístico

Siempre me gusto escribir sobre poesía y sobre narrativa. Comencé escribiendo pequeños artículos en el diario de Carora en una revista llamada talud, luego en Yaracuy fundamos la revista Rendija. El género de entrevista siempre me gustó pero no lo hacía como periodista sino como escritor. Me parece que si uno sabe abordar bien a los escritores puede extraer cosas muy reveladoras. No solo se debe hacer una entrevista para publicarla en un periódico sino hay que hacer que el escritor se sienta cómodo estimulado con buenas preguntas. Me parecía maravilloso poderme acercar a grandes escritores. Recuerdo que al primero que entrevisté fue a Salvador Garmendia para la revista Zona Tórrida de valencia. Yo era un muchacho y Salvador era un hombre de más de cuarenta años, formado como narrador.

¿Qué escritores te influenciaron?

Me influenciaron escritores como José Antonio Ramos Sucre, Don Julio Garmendia, autores mexicanos como juan Rulfo, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, encontrarme con otros escritores cono Pablo Palacio de Ecuador, Augusto Monterroso de Guatemala, descubrir que hay una literatura extraordinaria en América latina que puede competir en buena lid con la literatura europea sin ningún complejo. Después conocí a García Márquez, a Cortázar, a Rulfo, a Lezama Lima, a Salvador Garmendia, que era como una especie de tío. Mi relación con dos personas que yo no sabía que se iban a convertir en grandes escritores como Ludovico Silva y Víctor Valera Mora, ellos eran amigos míos, pero después se convirtieron en grandes pensadores en grandes poetas en grandes filósofos

¿De la relación con los amigos de la construcción de la amistad, qué nos dice Gabriel?

No hay nada que superé la relación con una amiga o un amigo. Ese diálogo infinito de la amistad que se teje, es lo que te permite renovarte como persona. Cuando ya no tenemos amigos es que estamos agotados. Cuando no podemos dar afecto. Esa frase de Gautier Querer “Amar es admirar con el corazón” cuando uno no tiene amigos es porque uno ya está seco por dentro. Las amistades hay que alimentarlas y no es una cosa plana. Uno no puede buscarle defectos a los amigos todo el tiempo, todos estamos llenos de errores. La amistad y el amor son las que hacen la cosa más grande del mundo que yo creo que es la esperanza

¿Qué recuerda Gabriel de Salvador Garmendia?

Todo. Sobre todo, su humor verbal. La manera que tenía salvador de narrar sus cosas humanamente, muy gracioso. Él tenía un humor negro permanente, una sátira muy sabrosa y su sencillez humana

¿Qué recuerda Gabriel Víctor Valera Mora?

Su capacidad de enamorar mujeres. Admire su desenfado, la rebeldía con la que libraba sus batallas

¿Gabriel Jiménez Emán y el amor?

El amor es lo que construye a uno, el amor filial, por la familia, por los hijos, por los amigos. El amor pasional, el amor para una mujer. No hay nada que supere la imagen de una mujer frente al mar en traje de baño, mirando hacia el mar, un mediodía, esa imagen es insuperable para un hombre. Eso es algo sublime. Ver a una mujer bailando eso es algo inspirador. Hacer el amor con una mujer eso es un acto al que no le gana nada.

Soy un hombre enamoradizo me enamoré todo el tiempo, me enamoro de la sonrisa, de los ojos, de la oreja, de los dientes. Es que si uno no se enamora uno está muerto

¿Y los hijos para Gabriel?

Son la cosa más tierna. La ternura que inspiran los hijos y los nietos no la inspira nada. Hoy recibí una carta de mi nieta Alma, que ella le dictó a su mamá, le dijo mamá yo no sé escribir pero yo te la dicto y tú se la dices a mi abuelo. Allí la tengo. La ternura de los hijos y los nietos es la gran compensación que uno tiene en la vida

¿Los amigos y la Fiesta para Gabriel?

Soy un hombre dionisiaco, pero no dionisiaco superficial, de la bohemia por la bohemia, la parranda por la parranda. Yo creo que esos momentos que uno pasa con los amigos en medio de una fiesta cuando uno celebra canta, cuando hay una exaltación espiritual, la exaltación del eros del gusto por la amistad, yo creo que esa es otra cosa grande de la vida, que te compensa, que te salva. Que al final te salva si es que tenemos que salvarnos de algo

Una persona sin espiritualidad, sin mitos, sin ritos, sin alegorías, sin metáforas, sin una utopía, sin un más allá, sin un ideal, sin amigos, está seca, estéril muerta

Tenemos que ampliar la utopía de un país de un territorio, pero también la utopía de un ser humano más completo. Por eso es que la experiencia metafísica del ser humano es ..

¿En qué momento se encuentra nuestro país y sus habitantes y hacia dónde vamos?

Los venezolanos estamos pasando por una gran prueba histórica. Estructural porque hemos desperdiciado mucho tiempo en banalidades, en mediocridades, en acumular dinero, tonterías y hemos desperdiciado la mayor parte de nuestras energías en cosas superfluas. Estamos en un momento histórico muy especial, en una coyuntura muy difícil que requiere de esfuerzos titánicos para sobrepasarlas y si salimos ilesos de esta prueba que no resta poniendo la historia podemos dar pasos agigantados pasa salir de una vez por todas de los atolladeros sociales y económicos que estamos y yo le apuesto a la esperanza a la solución colectiva porque así como estamos planteándonos utopías individuales también debemos plantearnos soluciones colectivas por que el hombre individualmente solo no resuelve nada debe haber un ideal de superación colectivo.

¿Qué significa recibir el premio nacional de literatura?

Es un estímulo extraordinario porque verme al lado de grandes escritores como Salvador Garmendia, Adriano González León Briceño Iragorry Picón salas son tantos me siento muy estimulado muy bien y creo tratándose de un premio tan relevante lo menos que puedo agradecer es a la vida al país al pueblo venezolano y a los lectores ese premio.

¿Por qué territorios de la escritura transita Gabriel Jiménez Emán hoy?

Estoy empeñado en seguir escribiendo novelas cortas, cuentos breves estoy abocado a eso y también estoy escribiendo sobre cine y músico deseo homenajear a grandes músicos y cineastas a Felini y a Chopin. Sigo insistiendo en realizar antologías. Creo que merece la pena seguir investigando profundizando en la literatura venezolana. Seguir sabiendo del país y hacerlo visible.

¿Cuáles son tus palabras para el público que se avoca a la feria del libro?

Siempre hay un lugar para el asombro. La literatura siempre te va a sorprender. La poesía siempre va sorprender. Nunca son suficientes los libros. Hay que leer todo tipo de libros. Estoy convencido de que los libros siempre tienen algún lugar mágico, que te asombrará.

abril 23, 2020   ningún comentario

Los cuentos de Barbasas, de José Arnoldo Sagastizado Morales

Tony Alemán, San Salvador. Me adentré en los corrillos de esta nueva obra literaria, surgida de una de las mentes más prolíficas de San Miguel, en el oriente del país, no me decepcionó, fue una aventura sin fin, en hilvanación perfecta de ideas, que fueron dando forma a relatos distintos en un mismo escenario, lo cual hace ver como si uno es la continuación de otro pero sin parecerse en nada, a no ser por el uso de la primera y segunda persona e intempestivamente de la tercera que casi siempre termina cediendo su lugar al relator incognito o talvez no tan incógnito.
No me di la oportunidad de leer el prólogo, para no contaminar mi apreciación personal de esta obra, de la cual comenzaré diciendo que me sorprende especialmente este día en que ha fallecido el artista Fernando Llort, leer como un »fango dentro de un laberinto religioso» o sea Mundani, se encarga de destruir la pintura de Bardales ubicada en el pórtico principal del templo católico, que como bien lo reconoce Tracio, está en un lugar sujeto a cambio, sin embargo, en mi opinión, en lugar equivocado o no, debió respetarse el esfuerzo del artista, pues un pequeño triangulo no era para exagerar… me recordó los mosaicos de catedral metropolitana, dados al traste hace algunos desdichados años, no sé si este cuento lo escribió Sagastizado antes o después de aquellos acontecimientos.
En »Dictamen de hospital» asistimos a eso que ocurre a diario en nuestro sistema hospitalario, negligencias ridículas y el ignorar en forma total el sentido de servicio social que conlleva toda profesión, lugares donde si no hay dinero, ya puede usted morirse en paz, terminando así con la esperanza de vida de sus congéneres. Los Clavijo pueden decirlo mejor.
En »El Paciente» se aborda el caso de aquellos emproblemados en busca de quien les resuelva la vida, so pena de culparlos de sus desgracias, si no logran los resultados que quisieran. Me gusta esa lapidaria frase »a los matrimonios les pasa como a los perros, se los ve que no se enferman, pero por dentro llevan llagas podridas…» una gran verdad en las sociedades donde la apariencia cuenta y más cuando hay factores que abonan en gran forma como el caso de las parejas dispares. El que, en este cuento, haya muerto un personaje, no es porque el Dr. haya fallado sino más bien porque Lavinia jamás sería para el paciente, lo que a lo mejor sí, con un amante que no menciona la historia, pero que imagino existiría, por eso quizá ella nunca fue a una cita con el Dr.
»Los senos de Jacinta» es un canto a la vanidad femenina y a la hipocresía misma, en un desbalanceado cromo, a primera vista se aprecia mucha solidaridad de sus amigas, luego el muerto de hambre que algo sabia de cirugía plástica, quizá más que algunos de los que se encuentran en los hospitales arrancando la pierna equivocada. Luego la mezquindad humana empeñada en no ver ojos bonitos en cara ajena, en resumen, un relato donde la misericordia fue vencida por la envidia que nunca falta en cualquier lugar donde trabaje más de uno haciendo lo mismo.
»Baudilio» viene a ser el prototipo del pobre diablo que es eso porque quiere pues tiene la capacidad de ser diferente y cuando la oportunidad llega no la aprovecha, llevándose de encuentro a otros que pudieron beneficiarse con su aporte, después hace lo que todo mundo, lamentarse, es más un llamado del autor a la cordura antes que enloquecer imaginando persecuciones.
Cuando leí »Por un trago» tuve la sensación de que, de alguna manera, todos terminamos siendo desconocidos, el camino lo comenzamos cuando escuchamos la voz equivocada, muchas mentes se han perdido por eso. Nuestros personajes nos lo demuestran y en un momento de lucidez pretenden recomponer la senda, pero es imposible, quedando solo la intención última de encontrar un basurero donde morirse.
»El espanto de la cuadra» es una narración clásica de apariciones, que desnuda la fragilidad espiritual de la sociedad, porque un brujo no sobrevive si no hay quien le tolere y en el caso de Barsabas, se intuye que mucho tenían que ver en eso, por eso creo que el temor que les agobia es producto de haber sido alguna vez clientes del sujeto, por lo tanto sus consciencias estarían tan manchadas, que desean desaparecer el espanto, cuando el pobre espanto quizá, lo que quiere es encontrar la entrada al túnel que le llevará a descansar de sus quejas, no era la anciana.
»Secreto de Sotanas» me parece un cuento político y atrevido que aborda un posible parentesco entre dos personajes salvadoreños, pero que al mismo tiempo lo desvirtúa con otro dialogo, muy acertada forma de abordar ese pasaje que culmina con la muerte del sacerdote.
»El anhelo de Renardo» es un relato muy humano y desgarrador que hace alusión a las »muecas de misericordia» que a veces recibimos casi siempre de familiares, que son la clásica oscuridad de la casa y candil callejero. Las grandes cosas llegan de donde menos esperamos, eso sigue igual.
»Pelotas de trapo» para mi gusto, el cuento social de esta obra, en donde Jacinto se revienta por mantener el espíritu luchador de sus chicos, enseñándoles a sudar la camisola de una forma peculiar, en medio de pleitos legales, que fueron arreglados cuando el ya había sido mordido por la serpiente que algún día puede morder a alguno de nosotros, por supuesto que la alusión a su querido Dragón no podía faltarle al autor y un poco a regañadientes al Aguilita.
Un deseo de navidad”muy bonito, pero creo el menos complejo de todos, recoge la clásica historia del personaje sin dinero frente a una vitrina o escaparate, que termina por quebrar para suplir una necesidad. Aun suceden esas cosas, eso es muy cierto.
La realidad de los artistas circenses no escapo a la pluma del experimentado escritor en »El circo de Risin», donde nos enseña que las batallas más cruentas, no lo son tanto cuando se sufre en grupo. Un llamado subliminal a la solidaridad tan necesaria entre los hombres.
Resumiendo diré que a lo mejor este no sea el mejor análisis y atreverme a publicarlo ha sido una osadía, sin embargo, pido disculpas al autor, pero considero, que aunque mi pluma no sea la más exquisita para desglosar una obra como »Los cuentos de Barbasas», espero sea el inicio de muchas interpretaciones, se lo merece.

abril 23, 2020   ningún comentario

LAS CADENAS JURÍDICAS DEL IMPERIALISMO

Luis Britto García

Manual de Auto-ayuda para Inocentes

Decía Bolívar que un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción. Añadía que por el engaño nos habían dominado, más que por la fuerza.

Con fraude y traición dominan los Imperios, que no tendrían soldados suficientes para reducir a todos los pueblos de la tierra.

Van algunos ejemplos de sus procedimientos delictivos:

Tratados de libre comercio

Todo Imperio comienza siendo proteccionista. Defiende implacablemente sus propias industrias y empresas con regímenes favorables, impuestos bajos o inexistentes, férreos sistemas de patentes y propiedad intelectual, salvaguardas jurídicas para sus empresarios y pesados aranceles o vetos infranqueables para productos extranjeros. Los tratados de “Libre” comercio tienen por finalidad impedir que los países en vías de desarrollo adopten esas mismas medidas para proteger sus industrias, empresas, recursos y ambientes. Al suscribir Tratados de Libre Comercio, las naciones del Tercer Mundo no pueden proteger nada. Ni instaurar aranceles proteccionistas, ni subir impuestos para productos o negocios foráneos, ni vetar la destrucción del medio ambiente o proteger a sus trabajadores o a la propiedad intelectual vernácula. Por su parte el Imperio no se compromete a nada, otorga libertad en las áreas en las cuales ejerce supremacía invencible, o promete lo que sea y nunca cumple. En esta pelea en la cual los países en vías de desarrollo están maniatados y los Imperios no, siempre triunfan éstos.

Ejemplo:

El funesto NAFTA, que arruinó a México, y que en cuanto resultó inconveniente para Estados Unidos, éste lo denunció.

Acuerdos multilaterales de inversión

Cuantas más víctimas domina, más poderoso el Imperio. Los Tratados de Libre Comercio, como las familias numerosas, son más baratos por docena al imponer idénticas cláusulas humillantes a numerosos países al mismo tiempo.

Ejemplo:

El malogrado ALCA, que intentaba prohibir la protección de industrias, trabajadores y medio ambiente a los países en vías de desarrollo en todo un hemisferio. En este caso el burlado fue el Imperio, ante el rechazo unánime de los latinoamericanos. La Alianza del Pacífico, segundo intento de afianzar la hegemonía estadounidense sobre el flanco occidental del continente, en cuanto empezó a ser desfavorable para Estados Unidos, fue desintegrada por éste.

Convenios bilaterales

El Imperio llega a serlo aplicando unidad de propósito y tesón en la prosecución de metas. Fracasados los intentos de imponer el mismo régimen desigual mediante Acuerdos Multilaterales de Inversión, se fuerzan país por país, mediante convenios especiales, a veces referidos a ramas determinadas de la actividad económica.

Ejemplo:

El Acuerdo de Cartagena nos liga a un virtual Tratado de Libre Comercio con Colombia, la cual está a su vez atada por otro Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Por tanto, estamos obligados al “Libre” comercio con nuestros principales agresores.

Deuda pública

Los países en vías de desarrollo enfrentan críticas faltas de fondos. Las oligarquías locales o los tratados les vetan subir los impuestos a quienes pueden pagarlos: los grandes empresarios e inversionistas. Los gobiernos acuden entonces a la solución mágica de solicitar créditos a organismos internacionales. Éstos los otorgan insertando cláusulas que les permiten subir a voluntad las tasas de interés.

Ejemplo:

El siglo pasado, los acreedores triplican o cuadruplican repentinamente las tasas de interés a los países de América Latina, imposibilitándoles el pago de sus débitos, disparando la llamada Crisis de la Deuda y colocándolos a la merced de los organismos financieros.

Cartas de intención

Los fondos de la Deuda así incrementada a veces se disipan en inversiones inútiles, transferencias a las oligarquías locales o corrupción. Para obtener más créditos los gobiernos deben entregar la soberanía sin disparar un tiro: ceden al Fondo Monetario Internacional la competencia legislativa para liberar precios, tasas de interés y tarifas de servicios públicos, privatizar empresas del Estado y eliminar dependencias de éste y programas sociales, sin otro resultado que desencadenar rebeliones populares.

Ejemplo:

El Caracazo de 1989, el Santiagazo de Chile en 2019, el Quitazo de 2019.

Cláusula de nación más favorecida

Los imperios actúan con unidad de criterio; cuando ganan una victoria se aseguran de que sea total. En su trato con los países en desarrollo exigen que se les aplique la “cláusula de Nación más favorecida”, vale decir, que se les otorguen automáticamente las mejores condiciones que haya obtenido cualquier país en cualquier tratado internacional con el país huésped. Conceder una ventaja a uno es entregarla a todos: la más segura manera de perder.

Ejemplo:

Dicha cláusula se ha infiltrado en gran parte de los tratados internacionales de Venezuela.

Infames tratados contra la doble tributación

Expoliación que legaliza la evasión tributaria, estos tratados disponen que las empresas transnacionales no pagarán impuestos en el país donde obtienen sus beneficios, sino en aquél donde tienen su casa matriz. Los contribuyentes nacionales deben así asumir los costos de educación, salud y pensiones de los trabajadores, vías de comunicación, servicios públicos, seguridad jurídica, aporte de recursos naturales y otros factores para la producción de las empresas extranjeras, a los cuales los avispados inversionistas no contribuyen con un centavo. Por lo regular éstos tampoco pagan impuestos en su país de origen, pues llevan sus saneados dividendos a los Paraísos Fiscales.

Venezuela ha suscrito cerca de tres decenas de Tratados contra la Doble Tributación, gracias a los cuales deja de percibir unos 17.800 millones de dólares por año.

Textos/fotos: Luis Britto

abril 23, 2020   ningún comentario

Una entrevista al filósofo Franco Berardi (Bifo) ¿Puede la poesía salvar el mundo?

Mike Huguenor, Le Monde Diplomatique

En este momento no estás leyendo mis palabras. Lo que estás leyendo son líneas sobre líneas de código. El código está en tu automóvil, en tu televisor y en las fotos que tomas. Está inscrito en los termostatos, en los sistemas de seguridad penitenciarios y en las transacciones de Wall Street. En un nivel básico, código es lenguaje. Pero para el filósofo italiano Franco ‘Bifo’ Berardi, no es tan simple como eso. Para Berardi, código y lenguaje tienen una relación muy específica: «El código», Berardi escribe en Breathing: Chaos & Poetry, «es el lenguaje en deuda«.

Para entender lo que quiere decir Berardi sólo necesitamos ver cómo funcionan los códigos. El código, señala Berardi, es «la imposición de un límite performativo y productivo«. El código es la conexión de acordes sintácticos predefinidas. En su funcionamiento, crea nuevas limitaciones, definiendo qué entradas (inputs) están permitidas y qué salidas (outputs) generan estas entradas.

La poesía, por otro lado, tiene un poder transformador: «reabre lo indefinido«. En lugar de una funcionalidad simple, la poesía crea nuevos errores, provocando contradicciones deslumbrantes, ilustrativas e inquietantes, que expanden lo que significa ser humano. Mientras que el código opera con una lógica de intercambio directo (por ejemplo, la secuencia < i > en HTML se intercambia directamente con una fuente en cursiva), la poesía «es el lenguaje de la no-intercambiabilidad«.

Pero lo que nos jugamos es algo más grande que el código y el lenguaje. Para Berardi, lo que está en juego es nada menos que la respiración continua de la humanidad, que él ve sofocada por el capitalismo financiero: los pueblos y gobiernos del mundo se muestran incapaces de combatir un sistema que está en todas partes y en ninguna parte a la vez. La poesía, sugiere, es la única respuesta.

Tal vez todo esto suene un poco esotérico. Después de todo, ¿qué tiene que ver la poesía con las finanzas? En su libro de 2011, La sublevación (The Uprising) Berardi señalaba que las finanzas ya han sido afectadas por la poesía. El término «desregulación«, un fetiche para los fanáticos de la economía del libre mercado, fue acuñado por primera vez por Arthur Rimbaud, cuyo «dérèglement des sens et des mots«, fue una invocación a la «desregulación de los sentidos y las palabras«. Es el mismo impulso, sugiere Berardi, que está detrás del funcionamiento de las finanzas. En un sentido extraño, sin Rimbaud no habría un Paul Ryan.

Antes de ser un filósofo reconocido, Berardi fue uno de los pioneros de la radio pirata, fundador de la estación Radio Alice, que a partir de mediados de los años 70 operaba con un ex transmisor militar robado. Después de esa década, se mudó a Nueva York a cubrir el movimiento post-punk para una revista de música italiana. Más recientemente, su trabajo se ha centrado en las finanzas y la tecnología, así como en los fenómenos de los tiroteos masivos, «suicidios por la policía» y el trumpismo.

El día que hablamos, niños de todo el mundo marcharon para protestar contra la inacción para detener el cambio climático. Aunque no estaba planeado, fue un telón de fondo apropiado para una conversación con uno de los pensadores más subversivos de la filosofía.

Mike Huguenor (M H): Abres Breathing escribiendo sobre Eric Garner, quien en 2014 fue estrangulado por la policía de Nueva York por vender cigarrillos sueltos. ¿Qué tiene esto que ver con la poesía?

Franco Berardi (Bifo): En primer lugar, porque soy asmático como Eric Garner. Estuve en los Estados Unidos durante esos días para dar una conferencia. El día que el vídeo sobre la muerte de Eric Garner se hizo público estaba en California. Participé en manifestaciones que gritaban «no puedo respirar, no puedo respirar«. Para mí, la expresión «no puedo respirar» significa algo especial porque de vez en cuando sufro crisis respiratorias.

Pero al mismo tiempo, esta mañana, al salir de mi casa (vivo en el centro de la ciudad de Bolonia), escuché algunos gritos. Era una manifestación de gente muy joven. La cruzada de los niños, como en muchos lugares del mundo. La gente se manifiesta contra la asfixia de la humanidad.

Greta Thunberg —que resulta ser una persona autista, diagnosticada como incapaz de distinguir matices, incapaz de distinguir los grises— ha despertado la conciencia de su generación con una cuestión muy clara en blanco o negro. Y esta cuestión es: el capitalismo nos está asfixiando. Veo cómo esta conciencia se extiende realmente entre los millones de jóvenes que han estado manifestándose. Este es un movimiento que durará años. Y el verdadero enemigo de este movimiento es la asfixia. Pero si miras más allá de la asfixia, ves crecimiento, competencia y ganancias. Yo lo llamo «capitalismo».

En mi opinión, el 15 de marzo es un día importante. En cierto sentido, es un día que se expresará mucho mejor con la poesía que con la política. La política, el arte de la técnica del gobierno, es incapaz de entender este desafío. No puede porque la política se ha llevado a cabo en el marco del crecimiento, la expansión, la competencia y las ganancias. Pero la gente marcha en las calles. Y siento que están diciendo: «no puedo respirar«.

M H: Hay una palabra que es fundamental en tu trabajo, pero que puede no ser familiar para la mayoría de las personas. Esa palabra es ‘semio-capital’. ¿Puede explicar qué quiere decir con eso?

Bifo: Bueno, ‘Semio‘, por supuesto, se refiere a la palabra semeion, que en griego significa «signo«. Así que lo que digo es que el capitalismo, hoy en día, puede ser descrito como un sistema muy complejo basado en la producción y circulación de signos. Alguien puede decirme, «Ah, no, yo uso un automóvil, y un automóvil no es un signo«. Claro, el capitalismo también produce automóviles, café y edificios. Cierto. Pero el proceso de producción que hace posible producir un automóvil es un proceso semiótico: un ordenador, un programa, un software, etcétera. Así que elijo definir el capitalismo como semiocapitalismo, ya que se basa en la informatización del proceso de producción.

M H: Algunas personas pueden ver cosas como, por ejemplo, Pokémon GO, o las muchas apps de citas en línea, como formas de volver a conectar a las personas en una era digital. Pero haces una distinción entre «conexión» y «conjunción».

Bifo: Creo que esta distinción es absolutamente crucial. Defino conjunción como cualquier tipo de relación entre los seres humanos. Más concretamente, entre agentes lingüísticos. Cuando entramos en una relación, estamos intercambiando signos lingüísticos. En la relación conjuntiva, estamos creando el significado de lo que intercambiamos. Si te digo «me gustas» o «no me gustas» en una situación que está físicamente encarnada, estoy creando, a un nivel de proximidad del cuerpo físico, las condiciones contextuales para nuestra comprensión, nuestro intercambio.

La relación conectiva, por otro lado, es una relación puramente sintáctica. Quiero decir, si pones una máquina en contacto con otra máquina, necesitas un formato común. Una sintaxis común. Lo que intercambian, el significado que intercambian esas dos máquinas es independiente del contexto. Es puramente sintáctico. En cierto sentido, el significado ya está contenido en la propia sintaxis. Lo que digo es que este tipo de relación mecánica se está expandiendo cada vez más a los seres humanos, porque nos relacionamos cada vez más con máquinas que exigen un formato, un formato sintáctico. Necesitamos hablar el idioma de la máquina, de lo contrario nunca seremos comprendidos.

¿Qué es un código en realidad? El código es una imagen filosófica, que es similar a la profecía. La profecía es un acto lingüístico, que contiene en sí misma una proyección del futuro. Lo mismo que el código. El código es una herramienta lingüística, que contiene, en sí misma, el despliegue futuro del objeto codificado. Esto es importante porque estamos entrando en una dimensión en la cual la profecía es reemplazada por el código. Y eso es redefinir la función del lenguaje en cierto sentido. Veo un peligro en esto. Porque veo que nuestro futuro, el futuro de los seres humanos, está cada vez más inscrito en la cadena codificada del lenguaje. Pero la profecía no es auto cumplida. La profecía nunca describe el futuro de manera prescriptible. Pero el código está haciendo eso. El código prescribe el futuro como el único futuro que puede ser.

M H: Esto es algo que el código comparte con las finanzas. En las finanzas, la especulación misma determina el valor. Una vez que la «confianza» disminuye, el valor mismo disminuye, ya sea que haya cambiado o no algo más.

Bifo: Absolutamente. ¿Qué son las finanzas? Las finanzas son la transcripción semiótica de la palabra económica. Al principio, las finanzas son solo un tipo de transcripción de lo que sucede en el mundo real de la economía física en términos numéricos, en términos financieros. Pero en un momento dado, desde el año 1971, cuando el presidente Nixon decidió que el dólar estadounidense no tenga relación con la economía real, existe una especie de fuerza autocrática en el campo de la economía mundial. Desde ese momento, las finanzas cambiaron su naturaleza. Porque las finanzas, que comenzaron como una transcripción, comenzaron a convertirse en una receta. Lo que sucede en el campo de las finanzas se proyecta, de inmediato, en el campo de las relaciones reales entre los agentes económicos.

Esta es la razón por la que muchas veces nos sentimos atrapados. Yo diría que cada vez nos sentimos más atrapados. Piensa en los griegos en el verano de 2015. Fueron a las urnas. El 62% de los griegos votaron en contra del memorando financiero del Banco Central Europeo. Y al día siguiente, [el ex primer ministro griego] Alexis Tsipras se vio obligado a someterse a las decisiones del Banco Central. ¿Por qué? Porque la decisión real de millones de griegos está atrapada dentro de la prescripción financiera. No se puede ir, por definición, fuera de la prescripción.

Mi percepción es que el fascismo creciente, el racismo creciente, que estamos obligados a ver todos los días tanto en los Estados Unidos como en Italia (y en el Reino Unido, en Hungría, y en muchos, muchos lugares), el nuevo fascismo se origina, se genera, por una especie de rabia. Por una rabia ciega que es la rabia contra la ferocidad matemática del código. Vivimos dentro del cadáver del capitalismo. Pero no podemos encontrar una salida. Porque este cadáver es un cadáver matemático.

Pero luego viene la poesía. Mi idea de la poesía no se basa en la literatura. Se basa en la dimensión erótica del lenguaje. Sólo la reactivación de la dimensión erótica del lenguaje y del cuerpo lingüístico, el cuerpo social, sólo estas reactivaciones pueden darnos una nueva percepción de libertad frente a la máquina financiera.

M H: Han cambiado muchas cosas desde cuando escribiste La sublevación hasta cuando escribiste Breathing. ¿Qué es lo que esa poesía está haciendo ahora?

Bifo: En primer lugar, tienes razón: escribí La sublevación en el año 2011. Al escribir ese libro, viajaba desde Londres a Roma, a Nueva York, a Beirut, a El Cairo, España, participando en ese movimiento. El año de las ocupaciones. ¿Qué hemos estado ocupando y por qué? La ocupación podría aparecer como una acción sin sentido. Ocupamos las calles, pero el poder no está en las calles. El poder financiero no está en las calles. El poder financiero no está en ninguna parte. ¡Ni siquiera en los bancos! Está en el ciberespacio, en una dimensión puramente abstracta que no podemos tocar, no podemos detener, no podemos destruir.

Entonces, ¿por qué salir a la calle y ocupar? Mi respuesta fue: no hemos tratado de detener el capitalismo financiero. Hemos intentado reactivar nuestro cuerpo. Por eso salimos a las calles. Esta fue una acción poética, no una acción política. No estábamos reclamando algo del poder. Nos decíamos algo a nosotros mismos. Nos decíamos a nosotros mismos: estamos solos en nuestros cubículos, frente a nuestras pantallas. Estamos trabajando juntos y viviendo solos. ¡Así que dejen de trabajar juntos y dejen de vivir solos! Vámonos a la calle.

Pero, como sabemos, ese movimiento no ha tenido suerte y no ha tenido éxito. Por el contrario, la dictadura financiera ha continuado. Y, al final, ese movimiento se ha diluido en muchos lugares o, como en Egipto, fue destruido. ¿Qué pasa ahora? Ahora, miro la calle y veo a esta nueva generación —nueva en un sentido fuerte, porque esta es la cruzada de los niños—. Este no es el movimiento de la universidad. Este es el movimiento de las escuelas primarias. Y la fuerza, la enorme fuerza de este movimiento, es una: es un momento formativo de una nueva generación que se está asfixiando. Literalmente asfixiándose. Segundo: este movimiento es absolutamente radical, y lo será en los próximos días, semanas y meses. Tercero: el lenguaje de este movimiento no puede ser el antiguo lenguaje de la política. Poder, parlamento, democracia, tiranía, buena política, mala política, ¡de ninguna manera! El problema ya no es, en el antiguo sentido maquiavélico, o en el sentido leninista, el de gobernar la sociedad desde arriba. La única posibilidad es recrear la sociedad desde abajo.

Pero ¿qué significa desde abajo? Desde el cuerpo. Desde el cuerpo respiratorio de las singularidades humanas. Este es el conocimiento de este movimiento, en mi opinión. Esta es la continuación de Occupy, con un objetivo mucho más preciso que hace 10 años. Porque el movimiento de Occupy fue contra la violencia. Algo muy complicado. ¿Cómo puedes actuar sobre la violencia? Ni siquiera puedes ver las cifras, las estadísticas, los números. Si dices «quiero detener la asfixia», estás hablando de terapia, estás hablando sobre la ciudad, sobre el transporte, sobre el tiempo de trabajo, sobre la obligación de trabajar en condiciones horribles. Este movimiento es mucho más concreto que el de Occupy. Y, al mismo tiempo, es la continuación del mismo hilo.

M H: La «reactivación poética del cuerpo social».

Bifo: Sí. Es la expresión que uso, y sé que es un poco ridícula, pero digo «la reactivación poética del cuerpo social«. Por supuesto, es una metáfora. Pero, ¿qué debo hacer? Yo uso metáforas. Y los poetas también lo hacen, usan metáforas. Pero cuando los poetas usan metáforas, no están hablando por sí mismos, o para dos o tres amigos íntimos, están encontrando palabras que pueden aclarar lo que estaba totalmente confundido. Para explicar a las multitudes lo que está en la base de la vida. Las metáforas son herramientas para la comprensión. Y palabras que funcionan como herramientas para la comprensión. Lo que necesitamos entender ahora es que el capitalismo es un cadáver. Y la única salida del capitalismo es reducir la presión del trabajo. De la obligación de trabajar.

M H: Una observación que haces, que es fascinante, es que la «desregulación» como concepto proviene de Rimbaud. ¿Tiene la poesía casi la responsabilidad de contrarrestar su propia creación?

Bifo: Una vez más, estamos hablando de metáforas. Estamos por completo en el campo metafórico, y necesitamos entender el significado y la dirección de las metáforas. Así que leyendo a Arthur Rimbaud, leí la palabra dérèglement, que traducida es «desregulación«. ¿Es una coincidencia puramente accidental? No, no lo es. Porque en la segunda parte del siglo XIX y en la primera parte del siglo XX, toda la obra de poetas, de pintores, de músicos, ha estado dirigida a la abstracción de una manera muy extraña.

Como sabemos, «abstracto» es un término muy importante para la pintura y la poesía en el siglo pasado, el siglo de las vanguardias. Pero, esencialmente, ese tipo de abstracción puede verse como la emancipación del signo respecto del referente. Cuando Rimbaud, o Mayakovsky, o Picasso pintan o escriben una determinada palabra o una cierta imagen, no se están refiriendo a un referente identificable. Están inventando una nueva palabra. Están creando una palabra. Este es un cambio enorme en el campo del arte y la poesía. Pero esta es también la anticipación, cien años antes, de un gesto —en un mundo muy diferente y con intenciones muy diferentes— que Richard Nixon hizo en 1971. Cuando Richard Nixon dice «money is no more», la traducción significativa del referente es que el dinero es autónomo. El dinero está creando una palabra para sí mismo. Está haciendo la misma acción semiológica que Mallarmé y que Van Gogh.

Obviamente esto es una metáfora. Alguien puede decir: «¿Y qué? ¿Cuál es el sentido de esta analogía? El sentido es que la poesía es, por definición, irresponsable. La responsabilidad de los poetas no es jurídica, no es legal ni política. Sin embargo, los poetas tienen una enorme responsabilidad cuando se trata de signos, de palabras, de conceptos, de imágenes. De ahí que estemos cambiando desde la dimensión de Occupy, la lucha contra la abstracción, a Greta Thunberg, que está convocando a la gente a redescubrir su cuerpo concreto, que está siendo asfixiado.

M H: Y aquí llega la pregunta. ¿Puede salvarnos la poesía?

Bifo: Nadie nos salvará. Nada nos salvará, y no quiero ser salvado realmente. Tenemos que entender: el verdadero asunto es que morirás, tarde o temprano. Y yo, y todos. Ese es el problema de la extinción. El concepto de extinción es el de la entrada en la historia de la humanidad con una nueva fuerza y una nueva conciencia.

¿Viste la última obra de David Bowie, Blackstar? Toda ella gira en torno a la extinción. David Bowie es un gran poeta, antes que nada, pero es el primer poeta en escenificar su propia muerte, su propia extinción. Así que todos vamos a morir. También en Blade Runner, Pris, la bella replicante, dice: «somos estúpidos y moriremos». Si entendemos la extinción como un proceso natural de unirnos, no moriremos en ese sentido. Lo que necesitamos ahora es una comprensión conceptual y estética de lo que nos está pasando.

Por supuesto, cuando dices «salvar al mundo» te refieres a evitar la guerra, evitar el hambre, vale, de acuerdo. Pero la verdadera cuestión es la comprensión. Y el capitalismo está impugnando nuestra comprensión. Porque el capitalismo está presentando algunas supersticiones como naturales, como el crecimiento, la expansión, el salario, la competencia. Estos son conceptos. Palabras. No son cosas naturales. Tenemos que deconstruir la naturalización que el capitalismo ha impuesto en nuestra vida. Y la poesía es la herramienta más adecuada para hacer eso. Porque la poesía no acepta supersticiones.

¿Sabes qué es la superstición? Es la superposición de un significado. Un significado obligado impuesto a la vida real del mundo. Queremos tener una vida autónoma, pero la superstición nos obliga de otra manera. Tenemos que desenredar la vida autónoma de las palabras. Los poetas pueden hacer eso. Ese es su trabajo. Tienen que entenderlo. Su trabajo no es para una pequeña minoría de hombres de letras. No. Es un trabajo que tienen que hacer en las calles, entre los niños, los congregados por Greta Thunberg.

Fuente original: https://mondediplo.com/outsidein/an-interview-with-franco-bifo-berardi

Traducción de Juan Dorado para eldiario.es

abril 23, 2020   ningún comentario

Gabriela Mistral, la chilena más ilustre.

Carlos Poblete Ávila, Profesor de Estado, Chile, abril de 2019

Se han cumplido el 7 de abril 2019, 130 años del nacimiento de la chilena más ilustre. Nació en el Valle de Elqui ( 1889 ), territorio de sol y ubérrimo de dulces frutos. Con ese motivo algunas actividades se desarrollaron en el país, no todas las que en justicia correspondían. La situación hace pensar que el Premio Nobel de Literatura en 1945, continúa siendo ignorada, postergada en su propio país. Recibió el reconocimiento, el Premio Nacional de Literatura en 1951…

De ella no corresponde hablar en pretérito, y decir ‘ fue ‘ una mujer brillante, excepcional, sino referirla, estudiarla, conocerla  en tiempo presente. Su obra, su pensamiento, la gestión pedagógica que desarrolló tienen plena vigencia, absoluta actualidad. Ella es la educadora y poeta.

La formación escolar en Chile, por generaciones se ha quedado de preferencia con los versos ‘ Piececitos de niño ‘, y también con los dolorosos ‘Sonetos de la muerte’. Gabriela Mistral escribió una prosa fundamental, de gran belleza y contenido. Uno de esos textos, por ejemplo, es ‘ El grito ‘, creado y publicado hace 100 años. Esas páginas constituyen una verdadera invocación, un llamado a la conciencia de nuestros pueblos americanos. El referido texto es una apelación, por una parte a SER y, por otra, también a No SER como sociedad, como pueblos.

Nuestra ilustre chilena es una mujer de la Tierra, de clara raíz campesina. Temas cruciales no escaparon a la aguda observación y a su universo poético-pedagógico : los pueblos originarios, la tenencia de la tierra, la niñez, el déficit habitacional del tiempo que le tocó vivir, la realidad de la mujer, la educación, la democracia, y las injustas condiciones de vida de los más débiles y desposeídos de su patria y del mundo.

Desde la infancia su existencia no fue fácil. Discriminada y motivo de injustas objeciones hasta de su vida más personal. Autorizadas páginas escribieron Volodia Teitelboim, uno de sus biógrafos, y el académico Jaime Concha. La oligarquía de la época con ella fue implacable. Pero no sólo esa clase social, también compañeras, profesoras, colegas, curas, críticos, políticos, presidentes y dictadores le hicieron la vida imposible.

Desempeñó algunas funciones consulares, dictó múltiples conferencias en diversos países. México la acogió con generosidad en los años de 1920, invitada por el gobierno de ese país, participó en el proceso de Reforma del sistema educacional. Gabriela Mistral falleció lejos de la patria en 1957.

Nuestra insigne educadora y poeta es una profunda americanista, bolivariana, martiana – consideró a José Martí ( 1853 – 1895 ) su maestro -, sandinista… Cristiana a su modo, rebelde a su manera, revolucionaria sin militancia partidaria. Nacida en la provincia, chilena en plenitud, universal de excelencia.

septiembre 4, 2019   ningún comentario

¿Porqué debemos defender el agua?

Profr. Jorge Andrade Ortiz, Proyecto Internacional Salvemos al agua,Veracruz, México

Porque es el líquido vital para la supervivencia,

de todos los seres vivos y porque sin él se extinguirían

Porque es un producto natural, que nació y se recicla

por si mismo permanentemente

Porque de las fuentes de donde proviene el suministro,

trabajan día y noche para el bienestar humano,

sin dueños ni poder alguno

Porque es un derecho inalienable,

que el mundo entero debe preservar

Porque especialistas de diversas instituciones e investigadores

del medio ambiente y de la naturaleza, advierten del agotamiento

de los mantos freáticos y derivado de ello la falta de agua dulce,

en miles de poblaciones del planeta

Porque resulta una total incoherencia, que los gobernantes estén

preocupados por saber si hay agua en el planeta marte, mientras

que el nuestro pasa desapercibido

Porque la concesión del agua a las industrias refresqueras, se ha

convertido en el negocio más lucrativo, pulverizando la economía

de casi todas las naciones, pues su costo resulta superior que otros

productos embotellados

Porque su escasez en muchos lugares de la tierra, está causando

desolación y muerte a miles de habitantes,

cuya atención generalmente nunca es atendida

Porque la fuente natural que la produce, no es la culpable que el vital líquido

se agote, ni este es un castigo de los altos cielos, ni de las nubes que

que la contienen y mucho menos de los mantos freáticos, sino que es

una acción nacida de la irracionalidad de la mente de los hombres

y deberá ser ante la cual la propia especie tendrá que rebelarse, despertando

del sopor de la inacción que ha prevalecido y en un lazo de unión universal,

alzar la voz desde todos los rincones de la tierra, para exigir que tan ignominiosa

acción del hombre sea desterrada del planeta para siempre

abril 26, 2019   ningún comentario

Yuri Gagarin, el primer humano en el espacio.

Carlos Poblete Ávila, Profesor de Estado, Rancagua

Tal vez desde siempre el ser humano ha querido saber y surcar los espacios siderales, el cosmos. Con alguna certeza la luz solar, el destello del relámpago y las estrellas deslumbraron ya a los primeros habitantes de la Tierra. Entonces eran sólo preguntas, asombro, imaginación.

Más tarde la ciencia, la imaginación documentada, el afán extraplanetario fueron configurando las opciones posibles. Fue así que en abril del año 1961, la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas hizo realidad el viaje, el mayor vuelo cósmico desde la Tierra.

El 12 de abril de ese año, el joven cosmonauta Yuri Gagarin se desplazó por esos ignotos espacios. Tenía tan sólo 27 años.

Un 27 de marzo de 1968 ese mismo héroe de la URSS, perdió la vida en otro vuelo. Fue un desplazamiento aéreo casi de rutina que provocó un accidente y la muerte de ese notable ser humano, pleno de vida y dotado de los más altos valores que la sociedad soviética le había entregado a la mayor escala ética.

abril 26, 2019   ningún comentario