Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Categoría — Sin categoría

¿Porqué debemos defender el agua?

Profr. Jorge Andrade Ortiz, Proyecto Internacional Salvemos al agua,Veracruz, México

Porque es el líquido vital para la supervivencia,

de todos los seres vivos y porque sin él se extinguirían

Porque es un producto natural, que nació y se recicla

por si mismo permanentemente

Porque de las fuentes de donde proviene el suministro,

trabajan día y noche para el bienestar humano,

sin dueños ni poder alguno

Porque es un derecho inalienable,

que el mundo entero debe preservar

Porque especialistas de diversas instituciones e investigadores

del medio ambiente y de la naturaleza, advierten del agotamiento

de los mantos freáticos y derivado de ello la falta de agua dulce,

en miles de poblaciones del planeta

Porque resulta una total incoherencia, que los gobernantes estén

preocupados por saber si hay agua en el planeta marte, mientras

que el nuestro pasa desapercibido

Porque la concesión del agua a las industrias refresqueras, se ha

convertido en el negocio más lucrativo, pulverizando la economía

de casi todas las naciones, pues su costo resulta superior que otros

productos embotellados

Porque su escasez en muchos lugares de la tierra, está causando

desolación y muerte a miles de habitantes,

cuya atención generalmente nunca es atendida

Porque la fuente natural que la produce, no es la culpable que el vital líquido

se agote, ni este es un castigo de los altos cielos, ni de las nubes que

que la contienen y mucho menos de los mantos freáticos, sino que es

una acción nacida de la irracionalidad de la mente de los hombres

y deberá ser ante la cual la propia especie tendrá que rebelarse, despertando

del sopor de la inacción que ha prevalecido y en un lazo de unión universal,

alzar la voz desde todos los rincones de la tierra, para exigir que tan ignominiosa

acción del hombre sea desterrada del planeta para siempre

abril 26, 2019   ningún comentario

Yuri Gagarin, el primer humano en el espacio.

Carlos Poblete Ávila, Profesor de Estado, Rancagua

Tal vez desde siempre el ser humano ha querido saber y surcar los espacios siderales, el cosmos. Con alguna certeza la luz solar, el destello del relámpago y las estrellas deslumbraron ya a los primeros habitantes de la Tierra. Entonces eran sólo preguntas, asombro, imaginación.

Más tarde la ciencia, la imaginación documentada, el afán extraplanetario fueron configurando las opciones posibles. Fue así que en abril del año 1961, la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas hizo realidad el viaje, el mayor vuelo cósmico desde la Tierra.

El 12 de abril de ese año, el joven cosmonauta Yuri Gagarin se desplazó por esos ignotos espacios. Tenía tan sólo 27 años.

Un 27 de marzo de 1968 ese mismo héroe de la URSS, perdió la vida en otro vuelo. Fue un desplazamiento aéreo casi de rutina que provocó un accidente y la muerte de ese notable ser humano, pleno de vida y dotado de los más altos valores que la sociedad soviética le había entregado a la mayor escala ética.

abril 26, 2019   ningún comentario

1976 Argentina- En mi país, a 43 años del Golpe Militar…- 2019

Nechi Dorado, Buenos Aires, publicado en Utopía roja. Nechi
Mi país se ve ensombrecido por otra noche larga, de esas que parecen no tener fin aunque estemos convencidos (por momentos) que más temprano que tarde tendremos el valor de echar por tierra tanto escarnio. (Uno se niega a perder definitivamente la esperanza aunque sientas que se te escapa como agua entre los dedos).
En mi país las sombras se están devorando todo como ya lo han hecho en otros momentos que creíamos superados para siempre. Pero no, la voz castiza -con idea agringada- del GPS indicó, en noviembre de 2015, “gire a la derecha” y se giró nomás con una irresponsabilidad que no podemos comprender quienes alertábamos de qué se trataba el viraje propuesto. Allí nomás estaba el abismo. Allí nomás caímos todos, los que querían la estupidez de la rotación y los que no.
Así es la historia de mi país, no es la primera vez que padecemos una crisis, aunque me atrevo a decir que estamos atravesando la peor, de la que costará mucho salir -si acaso se sale- después de una deuda propuesta por el FMI que deberán pagar hasta nuestros bisnietos.
A menos que venga alguien, en un futuro cercano, que pague todo sin chistar y luego salga a celebrar que no se le debe nada a nadie pese a que nosotros, el pueblo, nunca fuimos deudores sino todo lo contrario. Nos convirtieron en pagadores.
En mi país, en apenas 4 años, según informe del INDEC el índice de desocupación fue a fines de 2018 del 9,1%, lo que significa que 1.750.000 personas ya no tienen trabajo en Argentina.[i]
Hasta hace unos años los marginados juntaban cartón, plástico, vidrio, materiales reciclables, sin embargo ni esa posibilidad quedó. Mataron hasta el rebusque de los pobres.
¿Qué pasará este 2019 recién estrenado, hasta que llegue el momento de decidir hacia dónde girar si es que acaso se arriba al momento electoral y suponiendo que las elecciones realmente puedan obrar milagros?
En mi país las escuelas están en estado deplorable y otras se cierran, así nomás, como quien blindara la puerta que abre al futuro. [ii]
Los docentes no pueden dictar clases. Tampoco cobran sus sueldos en tiempo y forma, se ven obligados a realizar paros.
Aumentó la precariedad laboral, la incertidumbre se convirtió en la espada de Damocles pendiendo sobre cada cabeza.
En mi país los hospitales están colapsados, eliminaron el derecho a la salud. Dicen que las enfermeras ya no son reconocidas como tal aunque salven vidas…
 Hay abuelos y abuelas que tienen que elegir qué medicamento pueden comprar, más allá de los que necesiten, la ecuación es simple: o toman el remedio o pagan la luz, el gas, el agua.
En mi país los abuelos se dejan morir o mueren por abandono estatal. Si eso no te suena a crimen decime cómo lo llamarías.
En mi país cierran los comedores y los que se mantienen pueden dar apenas migajas.
Los discapacitados pasaron a la pila de descarte.
En mi país hay corridas cambiarias, inflación; tremendo porrazo se dio la actividad económica, sin embargo, según el presidente “Somos la generación que vino a cambiar la historia para siempre”. Y sí, la cambió pauperizándola, revolcándola en la degeneración más espantosa.
En mi país los cortes de servicio están a la orden del día, eso sucede porque no alcanza el dinero y las tarifas parecen bombas que te estallan sobre la cabeza; esta es la alegría que prometían y tantos creyeron que habrían de alcanzar votando a un rico, rubio, empresario. ¡Un lujazo cazabobos!
En mi país, el presidente Mauricio Macri demostró, otra vez, que no tiene límites para llegar más allá, sorprendió a todos y a todas con un discurso burdo, vergonzoso, en el que con voz e imagen de pastor evangélico sentenció: “estoy caliente”, “odia la mentira” y nos pidió a los argentinos “que atravesemos la crisis económica sin llorarla”. [iii]
¡Quede tranquilo el presidente, que este pueblo también “se calienta” como quedó demostrado hace hoy 43 años y más acá, en el 2001, sin olvidar los levantamientos populares anteriores.
Partes de este pueblo que parece medio dormido ante semejante atropello estatal, manifiesta por ahora tibiamente en medio de operativos policiales que parecen sacados de una película de guerra, pero no olvidemos que hay herederos de los 30 mil que no mataron, sino que sembrarony los sentimos más vivos que nunca.
Recuerdo cuando se decía en épocas de dictadura militar:
Los argentinos somos «derechos y humanos».
«El silencio es salud»,
«No están muertos ni vivos, están desaparecidos»
«En algo andarían».
«Señora, usted sabe dónde está su hijo ahora?»
«Los franceses están haciendo una campaña contra Argentina…»
GOLLLL, Argentina Campeón, vamos al obelisco a festejar!!!
Pasaron 43 años ya la dictadura no está uniformada pero continúa ejecutando actos dictatoriales munido del aparato represivo formado por fuerzas exteriores…
En mi país “gobierna” la delincuencia” organizada, pero cada día, con más firmeza, vamos sintiendo el latido de los que nos arrebataron con desaparición, tortura y muerte, al menos los que tenemos Memoria, vamos por la Verdad y exigimos Justicia.
Cuidado con las calenturas, que algunas son discursivas a diferencia de las efectivas…
En mi país nuestros Desaparecidos y Desaparecidas, nuestros muertos, son semillas, están PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE!!!
[i]https://www.
[ii]https://www.codigobaires.
[iii]https://www.pagina12.com.
Nella diffusione o ripubblicazione di questo articolo si prega di citare la fonte: www.utopiarossa.

abril 26, 2019   ningún comentario

Hoy te espera un universo de verdad

Diego Alejandro Rojas Valderrama y Rolando Jaime, Grupo Casa Azul, Valparaíso. Todo artista que se atreva a levantar la voz, protestando por las desigualdades generadas en este sistema, será inmediatamente invisibilizado y aislado por los beneficiarios de este modelo de corrupción, colusión y amiguismos dictaminado desde los centros de poder mundial y legitimado por la clase política local. En este contexto, el arte como motor reflexivo, con la creatividad y el abanico teórico propio de su disciplina, es mutilado en su espesor crítico para venderse a las exigencias de la industria cultural capitalista, cuya finalidad es vaciar al sujeto de su contenido y transformarlo en un ser superficial, apolítico y carente de contexto. Este nuevo sujeto abúlico y despojado de toda identidad abraza fácilmente las ideologías provenientes de los centros de poder hegemónicos europeo-estadounidenses, las cuales, cosificadas en dogmas, sostienen el acriticismo como terreno fértil de la razón instrumental; operacionalidad que bajo un manto racional esconde finalidades profundamente irracionales. Es así como tal sujeto, lleno de ideologías que no le pertenecen, resulta presa fácil de los reduccionismos dictados desde el norte. Es por eso que la única economía posible para este sujeto es la abierta de mercado de tradición neoliberal-monetarista y la única forma de razón posible está dictada por la ciencia moderna de corte neopositivista. Mediante los dogmas reduccionistas (economicismo y cientificismo), los cuales bajo la bandera de la eficiencia dan absoluta prioridad a las necesidades del mercado y la acumulación, terminan por desplazar de la agenda social temáticas consideradas “menores”: el arte, la cultura y la educación quedan absolutamente relegadas al olvido y/o supeditadas a los intereses del mercado.

Las consecuencias del modelo repercutirán de manera singular en la esfera artístico-cultural y en lo que a literatura respecta, apostarán por la banalización de la contingencia, transformando la narrativa en un producto cultural con finalidad predominantemente comercial, tendiente a reproducir tópicos reiterativos, típicos en la entretención de masas: desde superficiales vampiros romanticones, pasando por historias de zombies (el ideal del modelo: la sociedad convertida en zombies), superhéroes pro statu quo, refritos varios de Lovecraft, ciencia ficción de calidad cuestionable (mientras menos se relacionen con nuestra realidad y contingencia las construcciones distópicas, tanto mejor. Escritores como Bradbury, Orwell o Huxley serían absolutamente impensados, bajo los parámetros de producción cultural del mercado actual), fantasía nórdica (consecuencia de la pérdida de identidad propia del neoliberalismo y el reimplantado eurocentrismo), hasta los manuales de autoayuda variados que apelan a la angustia por aquel vaciamiento, pero que proponen a su vez soluciones muy acordes a la concepción liberal del mundo, esquivando siempre la importancia de lo colectivo o social e insuflando el ego que pretende dominar o controlar (si usted hace el ejercicio de meditar, hacer yoga, etc., logrará la iluminación, el moksha, el nirvana, o lo que fuere que usted busque. Se alejará de este mundo del mal y se sentará solo a la derecha del dios padre mirando hacia abajo a los pobres diablos que no se esforzaron lo suficiente en buscar “el bien”. En cualquier caso la responsabilidad de ganar o perder en el juego espiritual es siempre y únicamente suya).

Estos escritores provienen de áreas como el marketing o periodismo y su experiencia lectora se construye desde los clichés mencionados. Creen que la importancia de la literatura radica en el mero hecho de contar una historia solo por el placer de la narración, reduciendo con esto el ejercicio escritural al relato de anécdotas sin profundidad alguna más allá de su literalidad. No se explican las situaciones injustas del modelo cultural chileno; no son capaces de percibirlas o en caso de hacerlo, no atribuyen estas causas a las consecuencias del modelo, el cual se ha naturalizado e internalizado profundamente en ellos. Atrapados por los engranajes de la máquina neoliberal, adolecen de toda formación artístico-cultural; el negociado está por sobre la calidad y en bien de la eficiencia del mercado, mejor será cultivarse en números o cuentas que en las dificultosas y poco rentables letras.

Otra variante arquetípica que nace al alero de este mercado cultural, es la del escritor que perpetúa una imagen maldita del poeta. Por el mero hecho de vivir o visitar ciudades símbolos de la vida cultural, se llaman a sí mismos poetas, sin haber siquiera reflexionado en torno a problemáticas básicas de lo que respecta al arte (y mucho menos hay cabida para las reflexiones profundas del contexto cultural chileno). Reducen su producción artística a una obra que intenta ser irreverente y crítica, más decanta en un complaciente instrumento funcional al modelo. Se imita de manera burda a autores como Bukowski, produciendo una poética lumpen ingenua, sin mayor elaboración creativa. Un rasgo característico de esta clase de escritores consiste en erigir falsos gigantes como enemigos a los cuales deben enfrentar, para posteriormente estrellarse contra los molinos de las grandes causas comunes, aquellas en las que existe gran consenso social y frente a las cuales no existe ningún riesgo real. Estos quijotes de pacotilla intentan esconder su miedo a emprender ataque contra un enemigo real, el cual puede resultar riesgoso atacar, pues perderían cuotas efectivas de poder. Debido a esto, deciden obviar situaciones poco éticas que operan en el medio donde se desenvuelven. Frente al riesgo de perderlo todo por cuestionar el entramado corrupto que tejen quienes detentan el poder en el ámbito cultural, lo mejor es hacerse el loco…

Por las razones ya expuestas, nuestro escritor se traicionará apenas logre asociarse a la institución cultural dependiente del gobierno (el gran y real gigante); su obra decaerá con lo emotivo, tradicional y naif. Si se interioriza de las políticas artísticas y culturales propias del estado subsidiario neoliberal chileno, lejos de enfurecerse por conocer cómo operan las mecánicas utilitaristas de los fondos o cuestionar las ambigüedades del medio, verá en ellas la gran oportunidad de establecer su negocio, reproduciendo un producto cultural “de consumo”, funcional a las lógicas distractoras del capitalismo; pan y circo como temática central, evadiendo por todos los medios posibles la cruda realidad: un modelo económico en extremo indolente, brutalmente desigual, que multiplica la precarización y pauperización de vastos sectores sociales, mientras acumula cada vez más ganancia en una decadente elite. Que muchos escritores y editoriales chilenas se presten para reproducir conscientemente esta miseria es, por decir lo menos, angustiante.

Solo queda, para quienes rechazamos esta brutal concepción impuesta de sociedad, generar un polo de resistencia crítico frente a tan resuelta indiferencia. Devolver el contenido al sujeto, restaurando a su vez la dignidad e identidad, descolonizar su conciencia reintegrando el espíritu crítico y reflexivo frente a su medio. Qué mejores armas para lograr esto que nuestra obra, por una parte, más nuestro accionar movilizador por otro. Sabemos que el proceso emancipatorio será largo y no estará exento de obstáculos, pero bien vale la pena intentar librarnos de esta nefasta dictadura neoliberal encubierta, la cual utilizando el aparataje propagandístico de las elites, los medios masivos de comunicación, e instalando como bandera de lucha conceptos ya carentes de contenido, como “libertad y democracia”, intentan ejercer la última y más importante de las dominaciones: la de la mente humana. La pesadilla que visualizara Huxley está a punto de cristalizarse bajo esta doctrina socioeconómica utilitarista, maniquea y totalizante. Nosotros no queremos ser responsables de la decadencia que intenta aprisionarnos; rechazamos crear productos culturales que resulten en un sedante, el soma que los mantenga adormecidos en “un mundo feliz”. Queremos una sociedad plenamente lúcida, libre y emancipada.*

abril 23, 2017   ningún comentario

Hacer otro arte y pensar otra estética

Queridas Compañeras, Queridos Compañeros

A partir de hoy, día de firma del acuerdo de Paz en Colombia, iniciamos hasta el VII Congreso el envío de una nota cada dos semanas. En total serán diez con los latidos de nuestro trabajo.

Hoy, 23 de junio del 2016, poco antes del mediodía, en La Habana, Cuba, se ha firmado un acuerdo de Paz. El comunicado conjunto decía así:

Las delegaciones del Gobierno Nacional y de las FARC–EP informamos a la opinión pública que hemos llegado con éxito al Acuerdo para el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo; la dejación de las armas; las garantías de seguridad y la lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.”

Este es un paso de envergadura hacia un mundo de Paz y creación. La Paz en si no es una meta, es un medio para lograr el pleno desarrollo. Para que la paz sea duradera requiere de justicia social. Este es el detalle que está por verse.

Manifestamos nuestro regocijo por este logro. Desde que hace 25 años iniciamos el movimiento Proyecto Cultural SUR hasta hoy, hay una suma constante de acciones en pro de la cultura, una cultura de Paz. Cuando en las montañas del occidente colombiano se leyó poesía como forma de participación en el Festival Internacional de Poesía Palabra en el mundo, era una continuidad de la lucha por la Paz. Ahora se ha logrado, nos sentimos parte de este acuerdo.

Es un aliciente para seguir en la senda de hacer posible lo que puede parecer imposible para quienes están en los negociados, nosotros estamos en la revolución cultural, en darle a la cultura una misión de cambio. El mundo todo necesita una nueva forma de relacionarse y para ello la Paz y el trabajo cultural son el medio, la herramienta.

Ahora nos queda la tarea de hacer posible un mundo sin causas para volver a tomar las armas. Desde La Habana, desde las montañas, pueblos y ciudades de Colombia y desde cada lugar donde expresemos nuestros latidos continuamos la tarea de creer en el ser humano y desde las necesidades crear los mecanismos para construir una vida social justa, con igualdad de oportunidades para todas y todos.

Desde Casa Azul nuestra certeza, la paz es el comienzo.

Tito Alvarado

p. Proyecto Cultural SUR y Festival Internacional de poesía Palabra en el mundo

junio 23, 2016   ningún comentario

La defensa de las semillas en América Latina: perspectivas y retos

El pintor oaxaqueño Francisco Toledo dejó el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca después de casi treinta años. Según declaró el encargado de Cultura del gobierno federal, al año el pintor contribuía con tres millones y la federación ponía otros tres millones. ¿Cuánto dinero está donando Toledo al pueblo de México?: más de cien mil fotografías y alrededor de sesenta mil piezas de arte, pintura escultura, grabados, dibujos, cincuenta mil libros de arte, música, danza; siete mil archivos sonoros, cinco mil videos y dos inmuebles.

La mitad debe ser del gobierno federal, por sus aportaciones, y la otra mitad, de Toledo. ¿A cuánto asciende la donación de Toledo? Los periodistas son discretos y no preguntan. Otro tema que queda en el aire es la opinión de los hijos del pintor, lo donado sería su herencia.

1eFoto: Cuartoscuro.

Por lo pronto, los lectores de un periódico mexicano, opinaron lo siguiente:

Yolanda García Caballero

Los oaxaqueños estamos orgullosos y agradecidos por tanta generosidad de uno de los más grandes representantes de la pintura contemporánea mexicana.

20 de enero a la(s) 18:37

Nilo Rodríguez

Un orgullo que este Maestro, sea un ejemplo de congruencia y comprometido con el arte y nuestra cultura.

20 de enero a la(s) 19:33

Yuri Luisce

Un divorcio más del gobierno ojete de Oaxaca, el sector cultural local y nacional conocen bien la infamia realizada al Maestro Toledo.

20 de enero a la(s) 21:36

Guillermo Marín Ruiz

Una vergüenza para los gobiernos de Oaxaca que en vez de apoyar al Maestro Toledo, siempre lo bloquearon para tratar de someterlo. Los funcionarios, desde gobernadores hasta secretarios, en su efímero poder y gran incultura, siempre pretendieron “tomarse la foto” y tenerlo bajo sus caprichos, lo que ocasionaba las permanentes fricciones. Si lo hubieran respetado y apoyado de verdad, Oaxaca sería una potencia cultural a nivel internacional. Toledo siempre luchó a contra corriente.

1ea

Detalle de una foto publicada en El Universal.

El periódico La Jornada publicó hoy un dibujo de Toledo al que acompañó el siguiente texto: «En un acto en el que se dio a conocer el proyecto de una Constituyente Ciudadana y Popular en Oaxaca, el pintor juchiteco criticó las declaraciones de Roberto Servitje, uno de los fundadores de Grupo Bimbo, quien hace unos días afirmó que en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos se le ha dado una dimensión que no tiene. El artista plástico dijo: ¿cómo puede decir eso? Está mal este señor; no se da cuenta de lo que pasa, para luego elaborar un cartón que envió a La Jornada».

Así que los lejanos lectores de periódicos sólo podemos seguir imaginando la historia. Los seis millones anuales del IAGO se destinaban a gasto corriente: sueldos de empleados, mantenimiento y a las exposiciones y conferencias que ofrecían, con autores, artistas, intelectuales invitados, a los que había que promover. Todas las semanas de estos años recibí las invitaciones electrónicas de las actividades del IAGO. Entonces es posible que la compra de las obras donadas el martes por Toledo al pueblo de México hayan sido adquiridas con dinero suyo.

Lo ocurrido días antes, el cobro de impuestos que hizo el gobierno estatal directamente en la cuenta bancaria del IAGO, por ochocientos mil pesos, causó gran indignación a Toledo y a la sociedad oaxaqueña y del país, porque no hubo un aviso previo, un intento de negociación. ¿Este acto tuvo que ver con la decisión de Toledo de dejar la operación del IAGO en manos del gobierno federal, lo que puede entenderse como la negativa a seguir dando su parte de tres millones anuales?

¿Hay algún periódico o revista que aporte un reportaje que no sea superficial? Por lo pronto, la noticia fue escueta: el IAGO pasa manos del gobierno federal y Toledo queda invitado a supervisar lo que de hoy en adelante se haga. Me gustaría que en Oaxaca se estableciera un grupo que llevara la cuenta y la comparación de lo que desde hoy se haga en el IAGO.

enero 22, 2015   1 comentario

La sexalescencia

¿Pasan de moda las canciones de música popular? Algunas no. Y menos en México, que tiene un muro contra los migrantes levantado por Estados Unidos.

https://www.youtube.com/watch?v=4rUKiPyhy-0

Es una canción que clama por la paz. Que celebra la paz para que los niños del futuro, los de hoy, ya, vivan en paz.

noviembre 8, 2014   ningún comentario

¿Adónde van las lágrimas?

Yuri Zambrano, WFP – Festival mundial de la palabra

La esencia del ser en toda la extensión de la palabra es la poesía.

De hecho, la concepción del ser humano es una poesía que radica en el amor y la empatía entre dos almas naturalmente poéticas.

Hoy, los aquí reunidos, nos inclinamos con corazón y mente profundamente sensible por una nueva civilización poética en pro de la paz y la equidad fraterna entre los pueblos.

Por eso, en la contingencia de ese espacio-tiempo, estamos aquí “En Defensa De La Humanidad” para desbordar el tsunami interno que nos hace gritar a cada momento, Vivamos la Poesía, démonos la mano, es tan fácil el abrazo…

Hoy la poesía navega a cuatro vientos y a toda velocidad en el etéreo espacio de las piedras, donde debajo de cada lito, encontramos un poema.

Hoy la poesía busca que esas piedras, trasieguen el alma y profundicen en una paz inagotable. Todos los humanos aquí presentes y que nos siguen en otras latitudes, saben de nuestro constante deseo de transformar ese espíritu en, aún más poesía, en un delirante gesto de hermandad.

Romper, barrer, hacer poesía. Amar, –hacer el amor con la palabra y con el acto, es hacer poesía–, quebrar los diques y las cadenas es parte inmanente del constante quehacer poético y en cada actitud poética, en cada implosión nuestra, tenemos un santuario para resembrar en el poema que está a nuestro lado, en el humano que nos ve y al que tenemos que develarle la poesía y re-sembrársela como parte de ese único universo globalmente poético que tanto añoramos.

El antecedente inmediato a este esfuerzo mundial y colectivo entre todos los aquí presentes, quienes en incansable lucha demostramos una vez más, hoy, que NO estamos solos, es la declaración de paz y fraternidad universal “WFP- Festival Mundial de la Palabra” – ‘Poetas en Resistencia’, llevada a cabo al finalizar 2011, en el Santuario Poético de Ixchel, Diosa Maya de la Luna y la Fertilidad, Señora de las Mareas y Madre de todos los dioses, Patrona del tejer poético y del Arte de curar el alma.

Por tanto fecundar santuarios poéticos en el mundo, es una forma emblemática, el símbolo perenne y viviente del sembradío de la poesía a través del transcurso espacio temporal del universo.

Allí vamos, en tránsito e incansables. Con la alegría que nos vio nacer en el primer verso hermanable, creando el ambiente idóneo que sabemos, cuesta trabajo, pero que no nos doblamos. En lo santuarios se siembra esa luz y todo se vuelve pragmatismo poético, acciones poéticas con fines netamente humanos, lejos de la demagogia y la antipatía natural del ser humano.

¡ Debemos sembrar, sembrar y resembrar, y cuando estemos cansados de sembrar, que no nos quede otra… que volver a sembrar!

La civilización contempo esta condenada y va inequívocamente dirigida y sin frenos hacia esa perpetua «destrucción-evolución» del individuo, debida a ese motorcito interno con el que genéticamente deviene la condición humana.

Para enfrentar esa infección letal y altamente virulenta, nosotros los poetas en defensa de la humanidad, contamos con la absoluta certidumbre, todos y sin excepción, los que trabajamos en esto con alma corazón y vida, que lo único que puede cambiar ese predestino, casi post-destino, es la poesía.

La fuerza de la palabra es ese post-destino y nosotros somos la herramienta para lograrlo. Tenemos el ímpetu y la poderosa, la poderosa fuerza para martillar a cincel tal hecatombe de cambio que significa la transformación mutua.

Hagámosle caso a esta convocatoria “EN DEFENSA DE LA HUMANIDAD”, nuestra conciencia poética es más que un grano de arena, es esa mariposa que vemos pasar rumbo a Varadero y ocasiona el tsunami que todos añoramos en las placas tectónicas más profundas de nuestras conciencias. Incluyamos nuestra energía en ese pensamiento, vivamos una nueva dimensión poética.

Nuestro verso, nuestras letras, nuestro empuje no inmovilizará los negocios fraudulentos solventando fratricidas guerras del “civilismo natural”, ni extirpará del mundo aquellas mentes obscenas que convierten en jirones de poesía las imágenes de niños y sociedades completas en hambrunas con olor a muerte y devastación. Un poema no le dirá a quienes mueven al mundo con el fantasma utópico del dinero, desuniendo familias en los Balcanes o promoviendo guerras en Centroáfrica y Asia Central, alimentando el dolor humano de quienes aun vivimos en las tierras que nos vieron nacer; que detengan el himno de su gloria.

¡NO! Un poema, una acción poética constante, simplemente nos alimentará en esa resistencia. Un poema da frutos a la velocidad de la luz en esa resistencia ancestral del monje tibetano antes de arder como tea humana manifestando su desacuerdo contra la represión arbitraria al que su pueblo es sometido durante ya tres generaciones. Un poema tengo fe, hará creer en el contagio de que aun estamos vivos. Y la resistencia poética, al final del túnel nos hermanará para enfrentar esos temores que nos avasallan, pero que insisto, no nos vencerán, mientras exista la palabra hecha verso.

Ese verso que camina, que besa el sol y acaricia la luna, que nos mueve al amor y a la fraternidad universal. Preparemos nuestro espíritu, démosle más alas de las que ya le hemos previsto.

Creemos en la quasi-infinita creatividad del poeta, en su pericia, en su preclara estimación por un mundo mejor, en su belleza interior inextinguible, en su solidaridad de lucha constante en busca de un mundo más ético, pletórico de equidad y de abrazos como lluvia proverbial.

La inexpugnable santidad del poeta hará mella pronto en el vulnerable muro de quienes nos agraden en nuestros derechos de expresión, en nuestro afán de libertad, que a gritos despega vuelos extraoceánicos y etéreos muy por arriba del plomo, el TNT, los neutrinos radiactivos y las amenazas nucleares que tratan de rompernos el alma, pero que insisto, quedan inermes ante nuestras fuerzas.

Vamos en busca de esos santuarios que se encuentran en cada uno de nosotros y re-sembrémoslos en cada congénere, abramos el camino con el amable corazón poético. NO es un sueño. DESPERTEMOS CUANTO ANTES, y entre más antes, mejor! La realidad, fraternos poetas, está al lado de nosotros. En el abrazo, en la actitud de sembrar poesía a ultranza, con la lanza de nuestras plumas, de nuestra palabra. Encontremos el santuario interno, la nueva dimensión del Homus Poeticus, en defensa de la humanidad !!!

junio 12, 2012   1 comentario

La revolución educativa y el amor sin tregua o más de lo mismo

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

Parece ser que el fin del mundo, no el mental sino el del todo, el material, el físico, el estelar, el metafísico llega el 21 de diciembre de este mismo año. Lo dijeron los mayas y ahora sus raros descendientes…

Pero para entonces Rajoy habrá tenido que lograr el pleno empleo, Aznar aprendido inglés, González ser socialista y Urdangarín arrebatado el trono a Felipe en un golpe de mano de Nóos.
A mí no me preocupa. Siempre pensé que el fin del mundo llega de todos modos para quien se muere, y por otro lado si eso va a ser así, estamos ante un privilegio que nadie conocido ha tenido hasta ahora. Asistir al mejor espectáculo del mundo jamás visto, agotados todos los temas de todas las parrillas de todas las televisiones y ya sin esperanza de que haya salido para entonces el iPad3, este detalle de semejante hecatombe es inapreciable y no deja de ser digno de agradecer.

enero 4, 2012   ningún comentario

Entrevista: “Si algo está pasado de tono en el libro es a causa de la situación social que estamos viviendo”

Rita Gardellini-Cabido. Enviado por la Autora. Publicado en: http://www.revistaaleph.com.co/component/k2/itemlist/category/79

Experiencia argentina

En este trabajo relato parte de una experiencia [La experiencia incluye muchos más aspectos que los que aquí se tratan. Por razones de espacio me limité a relatar lo concerniente a las actividades vinculadas a la poesía.] desarrollada en una escuela pública de la ciudad de Rosario – Argentina [Se trata de la Escuela Nº 55 «Domingo Faustino Sarmiento».] en la cual, además de trabajar la literatura desde la dimensión artística, se revierten problemas de lectura y escritura característicos del segundo ciclo de la educación básica; alumnos de de 9 a 11 años logran vincularse con la poesía de un modo placentero y fructífero.

A partir del «contagioso amor por las letras», propongo llevar su práctica al terreno de la investigación – acción y multiplicarla.

La experiencia docente con niños de diferentes edades demuestra que la creatividad no deja de acrecentarse en ellos. No obstante el formato al que deben someterla les crea inseguridades: Paradójicamente, las herramientas en el uso del lenguaje que tratamos de enseñarle son las que lo alejan de la práctica de la escritura y la lectura.

¿Por qué al avanzar la escolaridad disminuye el interés por los libros? ¿Qué motiva el progresivo empobrecimiento de sus producciones orales y escritas?

Docentes y padres limitan la evidencia a un categórico: «A los chicos no les gusta leer, ni escribir». Sinembargo, son fehacientes todos los recuerdos que los adultos tenemos ante la simple frase: «¿Me leés un cuento antes de dormir?»

¿Qué le sucedió a ese voraz lector-escucha? ¿A ese niñito que llenaba hojas con sus primeros intentos de escritura?

La experiencia, en la rica y expresiva metodología del taller literario, me permitió aprender que el mejor camino para que los alumnos puedan conservar la magia y el disfrute -mientras van adquiriendo el dominio de la prosa- es la poesía.

El desafío
Los alumnos -a medida que avanzan en la escolaridad- disminuyen su interés en todo lo relacionado con la lengua. Sus producciones presentan una gradual desidia, coronando en los años superiores en un evidente fastidio y rechazo por todo lo literario.

En el contexto de «encierro urbano» sufrido y padecido en mayor medida por los niños, se ha implementado un sistema mediático, abusivo y masificado que los somete a llevar sus momentos de ocio a actividades poco estimulantes y creativas, las cuales los condicionan a posteriores tensiones y actitudes agresivas. Recuperar el espacio que el arte de la palabra tenía en la niñez debe ser el compromiso y la meta de una escuela que pretende desarrollar y estimular ciudadanos que se adentren en la cultura y en el dominio positivo de la civilización en que viven.

En este contexto, la poesía puede ser vista como medio de expresión asequible y, por ende, eje disparador de la autoestima para la creación de sus producciones en el fértil terreno del aula-taller.

Las producciones en el contexto del «diálogo» que se establece entre los escritores y los lectores, ofrecen una posibilidad de «salir del encierro».

Por otra parte se pretende estudiar el lenguaje valorizando lo literario.

El problema y sus posibles causas
El empobrecimiento de las producciones escritas de los alumnos en el segundo ciclo se ve acompañado de una progresiva disminución del interés por leer y escribir.

Las causas pueden encontrarse en diferentes niveles:

1. El sistema educativo
Las tendencias mundiales (CEPAL/UNESCO) muestran los tres rasgos relevantes de la llamada crisis de los sistemas educativos, sistematizados de la manera siguiente por Ricardo Hevia (1992):

· Desarticulación y aislamiento del sector educativo con otros sectores del Estado y de la sociedad.

· Carácter centralizado y burocrático de su administración.

· Los procesos educativos se centran en la enseñanza, pero no en el aprendizaje..

Esto se amplio con:
· Incorporación de contenidos.

· Enseñanza de la lengua y la literatura basada en su estructura formal y en el estudio de obras y autores, en contraposición a los esquemas «del dejar hacer» que la escuela sufrió durante años.

2. Las prácticas docentes
· Ocupación del aprendizaje de la lectura y la escritura como ejes prioritarios del desarrollo curricular.

· La lengua reducida a la enseñanza de los contenidos de las variadas teorías lingüísticas.

· Matrices y recetas de moda que asolan las didácticas.

3. Las condiciones del alumno
· Dificultades en la adquisición del formato de la prosa.

· Desvalorización de sus producciones por el avasallamiento de las correcciones en desmedro de la originalidad.

· Inseguridad en el empleo de las herramientas del lenguaje.

· Obligatoriedad de la lectura y escritura escolarizada.

Condiciones para el cambio
El aprendizaje escolar de carácter artificial -en respuesta a la demanda de contenidos- se naturaliza, dificultando la construcción del conocimiento, en especial en aquellos alumnos cuyo capital simbólico es diferente al exigido por el discurso escolar, lo cual redunda en repitencia y en su más grave consecuencia mediata: la deserción.

Respetar la psicogénesis de los aprendizajes de los alumnos requiere de los docentes una preparación académica sin remisiones. Los profesionales que abordaron el tema en su auxilio no siempre se adjuntaron a la práctica del aula, librando a los maestros a marchas, ensayos y contramarchas para poder emprender satisfactoriamente las nuevas teorías. El desgaste, el desgano y los no siempre vistos resultados están alejando los valiosos emprendimientos en aras de metodologías efectistas aunque no eficientes. Revaluar las prácticas de investigación en el aula ejecutadas por docentes acercará la teoría a la práctica, conciliando finalmente en la praxis: punto esencial para todo cambio valedero.

La poesía como protagonista
Los niños de 6 años, inician en primer grado el camino de sus nacientes letras entre satisfacciones y halagos. Continúan sus logros hasta casi terminar segundo, momento en el cual las dificultades comienzan a centrarse en la adquisición de un lenguaje escrito que les permita comunicar con claridad su pensamiento. Su mágica inventiva supera holgadamente las herramientas lingüísticas que posee para conquistarlo.

Los niños no se conforman con escribir: «La nena tenía un globo rojo». En su mente tan prolífica hay otras imágenes:

«La nena es la única ganadora del concurso de cartas Pókemon… se peina con trenzas… no toma la sopa… le gustan los helados de chocolate… asiste a clases de patín… se pelea con su hermano… y tiene un globo rojo que le regaló… un extraterrestre con forma de árbol… que se confundía en el parque… al que asiste con su abuela porque la mamá trabaja…»

Pero estas ideas, que en el lenguaje oral se vuelcan con facilidad, van más allá de la capacidad de escribir. El ingenio atropella, sinembargo en la hoja las frases resultan confusas e incoherentes.

El niño comienza, entonces, a supeditar su creatividad a una forma más convencional de escritura; resignado, contempla sus trabajos sumergidos en correcciones o simplemente desiste del genuino placer que le proporcionaba escribir porque no logra concretar el diálogo que necesita.

Cuando escribimos nos comunicamos, por eso queremos mostrar lo escrito y ahí entra en juego el lector. Lamentablemente, cuando el texto no es legible para el otro, se transforma en un monólogo sólo objetable y leído por la maestra que lo encerró -padeció- entre correcciones.

Pocos alumnos superan esta etapa con satisfacción, la mayoría comienzan a percibir un profundo fastidio por las producciones escritas y todo lo que devenga en lo literario.

Los docentes observan cómo sus alumnos se alejan de los libros, del placer genuino que brinda leer y escribir y los padres detectan horrorizados que sus hijos no son capaces de realizar una esquela para felicitarlos en su día, a pesar de haberlos ayudado a descifrar los caminos de los sustantivos abstractos requeridos en la evaluación. Paradójicamente, la expresión escrita y oral: punto culminante en los planes de estudio, ha sido delegada; suponer que la asimilación de técnicas básicas en torno a vocabulario, gramática, ortografía y conjugación, implicarían el manejo automático de las producciones ha traído un retrotraer a didácticas abandonadas hace años. Evidentemente, regresar a las prácticas pedagógicas con la cual fuimos enseñados no resulta efectivo en estos tiempos y dejarlos en un libre hacer, tampoco.

La propuesta
La idea de organizar un taller de lengua consiste en transformar lo cotidiano en un hacer placentero. La literatura y la lengua en un diálogo, en que el escribir y el leer resulten el arte que nos permite comunicarnos con el otro; expresarnos como identidades subjetivas y sociales.

La experiencia muestra que recurrir a las herramientas de la lengua a partir de la necesidad y no como un objetivo que se cierre en sí mismo permite que alumnos con dificultades importantes -incluso en su proceso de alfabetización- consigan expresarse a través de poesías de una calidad impensable en los parámetros de la escolaridad en la que se desenvolvían.

Goethe decía: «El arte es el mediador de lo inexpresable» y es en la poesía donde los niños encuentran con mayor accesibilidad el arte de su expresión escrita.

Las maestras debemos reencontrar en la práctica el accionar que nos permita sentirnos satisfechas. El deterioro de la función específica docente y la poca credibilidad y reconocimiento de la sociedad en su tarea nos han sumergido en un continuo devenir entre modas pedagógicas y soluciones de apuro. Los docentes nos sometemos agobiadas ante las imposiciones de matrices y directivas que no se centran en la praxis cotidiana. Trabajar en hipótesis e investigaciones desde el accionar, agilitará los resultados y la retroalimentación de cambios que la educación demanda.

La expresión infantil
¿Y qué le sucede a ese nene que pintaba un sol verde de furia -como el increíble Hulk- despeinando y lanzando rayos para luchar contra la tormenta violeta y amarilla -a lunares, igualita a su paraguas nuevo? ¿Conseguirá ser capaz de trasladar la imagen a la palabra escrita? ¿Sabrá hacerlo? O después de correcciones terminará dejando su sol amarillo: un sol simple sin grandes creatividades pero fácil de dominar con sus letras. Todas conservamos la visión de alumnos desbordantes de imaginación: atropellada, intensa en el relato oral. Si el coloquio resulta confuso, ¿cómo podrá llevarlo a la hoja? Precisamente son esos alumnos, muchas veces de logros tardíos en su proceso de alfabetización, los que se decepcionan y que, paradójicamente, más necesitaban el arte de la palabra. Picasso comentaba que le llevó toda una vida desprenderse de lo aprendido y poder pintar como niño. La lectura es evidente, quería recuperar para su arte la creatividad original, atosigada de técnica. El invento de la fotografía abandonaba la necesidad de lograr copiar fidedignamente la realidad, la expresión artística llevaba a nuevos caminos.

He llegado a la conclusión de que la poesía me permite, en un primer acercamiento, descubrir a «los soles verdes», y luego le brinda a ellos la posibilidad de pintar con sus versos. En el camino, esos alumnos van conservando, acrecentando o recuperando la autoestima de sus propias letras, para encontrar las herramientas escritas que lo lleven a la prosa y a la concreción de sus relatos.

Cuando uno acerca poesía a los niños, la aprecian. Les resulta sencillo descubrir una imagen, cómo juega, cómo se dibuja.

Por lo común, los textos escolares traen poemas rimados, que les recuerdan las nanas y las canciones. Suelen ser hilarantes y de musicalidad efectista, la llamada poesía para niños. Pero, ¿qué sucede si uno les lleva a Federico?

Una mirada personal
El primer trabajo que realicé en segundo año de EGB1 se llamaba «Las lunas de Federico» (Cuadernos del caracol. Editorial Estrada) y me refería, claro, a García Lorca. Cómo éste se enamoraba de la Luna, cómo la veía, qué cosas le contaba, le decía… su forma de llamarle. Los chicos después eligieron su palabra, la que más necesitaban o querían. Y también tuvieron que nombrarla pero sin decirla, ofrecerle secretos, descubrirle juegos… Ese primer trabajo me permitió aprender la facilidad con que descubren las imágenes, las metáforas, las personificaciones aún antes de estar al corriente del nombre de estos recursos.

De este modo nacieron las primeras poesías que no eran rimadas, que se dejaban llevar por esa musicalidad interna que ellos desprenden con la facilidad de la risa o el asombro, esa curiosidad y frescura que tienen por todo.

Ahí aprendí, también casi al mismo tiempo, lo otro importante que quería destacar, y que es precisamente «El otro». El escritor, el poeta, necesita del otro, del lector, del escucha: para comunicarse, para que se forme ese diálogo tan único.

Comprendí que al escribir resultaba indispensable el mostrarse y que, en la necesidad de que el otro lo perciba, lo disfrute, lo aprecie, inician «el propio apremio de hacerlo», no ya por la corrección o por el resultado -usualmente tan poco efectivos para los chicos y tan agobiantes para los docentes-, sino porque van a enseñarlo.

El otro deviene espejo, y es independiente del afecto de la seño. Comienzan a sentirse escritores porque tienen lectores. Por eso, es fundamental la devolución, y no me centro en el trabajo corregido y modelado en perfecciones que jamás leen ni revisan, sino a su propia motivación.

Algo tan simple como leer a sus compañeros hará que resulte obligatoria una buena grafía. La caligrafía toma el cariz para el cual fue creada, no por bonita o prolija, sino porque sobre todo debe permitir, con su trazado, una lectura fluida.

La lectura, tema para otro disfrute
Nosotros hacemos rondas de lecturas, de sus propios trabajos o de otros autores.. No únicamente para la maestra, como a veces hacía en otros tiempos (mientras un grupo trabajaba, el elegido del momento iba leyendo a mi lado), práctica válida, tal vez, para cuando el docente y el alumno recién se están conociendo.

La lectura debe ser para todos. Es el lector escucha el que nos lleva a necesitar la lectura oral.

Asimismo, a veces los espacios determinan el ordenamiento. Hemos trabajado en salones reducidos; la tarea de reubicar las sillas para nuestras rondas nos insumía todo el tiempo. Entonces, simplifiqué leyendo las producciones. Si bien mis recursos de narradora podrían haberme beneficiado, no fueron suficientes. Ellos se acostumbran y necesitan leer sus trabajos, regocijarse de la respuesta del otro. Si el clima lo permite, nos trasladamos al patio, cuando no, lo solucionamos de una manera clásica: seis nenes se paran al frente -no de a uno, al menos al principio los intimida, ya que no los alberga la calidez de la ronda- y van leyendo. Usualmente realizan tres exposiciones, las analizamos, comentamos y valoramos, para dar paso a los otros tres. Del hacer van surgiendo los lectores especiales, que engalanan con su declamación los textos y son requeridos para leer las obras. Es entonces cuando los signos de puntuación se vuelven imprescindibles.

Por reseñar un ejemplo: uno de los nenes maniobra un vocabulario portentoso que vuelca en argumentos que atrapan, obteniendo finales que todos esperamos porque sabemos que va a sorprendernos. Esto no era sencillo de descubrir puesto que no había podido dominar el formato. La puntuación de la prosa narrativa, así como su cohesión, no estaba al nivel de su imaginación y su expresión oral. No le alcanzaba. El leer para otros logró que acabara desterrando el «y… y… y…» utilizado como punto o coma. Cuántas veces yo se lo dije, qué seño anterior a mí no se lo habrá destacado, no obstante fue su lectura a los otros, a los otros partícipes atentos y escuchas, lo que lo ayudó a conquistarlo y seguir avanzando continuamente.

La narrativa para los niños no es fácil de dominar, como no lo es tampoco para los adultos. ¿Alguna vez intentaron escribir un cuento? Realizar la experiencia -además del placer que nutre por sí mismo- nos acercará a comprender la visión de nuestros alumnos.

Los chicos saben muy bien la historia que quieren contar, pero la atropellan y terminan sofocándola o enredándola en repeticiones. Por eso, a veces, sienten el desamparo de los logros de los primeros tiempos, cuando se iniciaban en la escritura y todos eran alientos. A medida que avanzan en la escolaridad van sofocando su magia.

El alumno al que antes me refería dio el puntapié inicial con la poesía. Ese formato libre, innato, le -y nos- permitió descubrirlo. Cómo disfrutábamos la facilidad con que nos creaba imágenes y juegos de palabras. La autoestima, el saber que sí podía enseñarnos su magia, lo inició en el camino de la confianza.

Cuando se trata de la lectura de sus propias producciones, reciben y esperan la crítica, una crítica que ayuda a la construcción. Disfrutamos todos los detalles y también se encuentran los errores. La corrección del texto resulta un hecho en el que todos participamos. Actualmente las rondas de lecturas de las producciones -conservan el nombre aunque podamos o no mantener la forma espacial-son acompañadas por la valoración personal y por escrito de un compañero que la deja sentada y firmada debajo del texto. No deviene en un «muy bueno» o «me gustó»; lleva implícitos los recursos empleados, o las sugerencias para mejorar. Es decir, refleja el trabajo oral que recibió la obra.

Con el tiempo se acostumbran y no quieren entregar sus primeros borradores: ellos saben que ningún escritor enseña sus letras sin terminar. Igualmente, me regalan una frase o una idea, un verso o una historia oral, y me permiten curiosear por los bancos. Es hábito que yo detenga la clase, les pida permiso para ver si puedo mostrarlo, y lo lea.

También escribimos los trabajos, los versos, los finales, los recursos de los otros, señalando el autor. Y así nos vamos llenando de maravillas, de comparaciones tan ingeniosas como: «Era tan pálida que hasta los muertos la veían pálida.» Rescatar esa frase le llevó a su autor a realizar un cuento «inquietante», calificativo que utilizó una compañera: «Seño, inquieta la imaginación, es justo para leer en un sótano». Un nene que, hasta ese momento, estaba en blanco y no se decidía a continuar.

Como dije, siempre «el otro» en ayuda.

Del aula al «gran público»
En Septiembre de 2003 [También participaron en el 2005] leyeron por primera vez en el XI Festival Internacional de Poesía realizado en la ciudad de Rosario. Durante el mes previo, debieron elegir las poesías preferidas y los lectores que iban a mostrarlas. Y, como a veces ocurre, no declamó quien todos considerábamos era la favorita. Su lectura es tan veloz que, para el ritmo de degustación que requiere un poema, no resultaba lo más conveniente; más adelante, su cadencia tan histriónica alcanzará el grado de sazón adecuado.

El poeta Alberto Miyara nos había visitado y descubrió cómo escribían. Le recitaban sus poesías de memoria, le nombraban autores. Una de las nenas me hizo uno de los mejores regalos de los que he disfrutado como escritora: declamó una poesía mía, la única que yo les había dado. La sabía del año anterior, le había gustado y la memorizó. No resultó trabajada formalmente, es más, no se me hubiese ocurrido que podía ser para cuarto de EGB, pero ellos también son curiosos y querían saber cómo yo escribía. Se las llevé para leer y ellos quisieron copiarla.

Si reconozco que, como adulto, me alentó más ese hecho irrefutable que verla publicada, ¿qué le sucede a un niño escritor cuyos compañeros lo citan para ser incluido en plena entrevista con un reconocido periodista del periódico local? [Se trata de Marcel Isaías del Diario La Capital]

marzo 15, 2011   ningún comentario