Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Categoría — Conjuros del alma – poesía

Elucubraciones

17799734-equipo-de-negocios-siluetas-azules

Jaime Ignacio Jaramillo Corrales
Condorandino

A veces experimento la sensación
de encontrarme entre extraños,
algo así como si éste no fuera mi mundo
y todos a mi alrededor quisieran agredirme.
Es posible que me observen con desconfianza
y lleguen a pensar, escépticamente, 
que soy un hombre de carácter adusto,
mejor dicho un ser excéntrico 
que arribó de otro planeta, de otro mundo. 
Tienen mucha razón quienes de mí así piensan
pues, muchas veces en mis elucubraciones
he llegado a considerar que nací en otro tiempo
y estoy desarrollando un rol que no fue señalado para mí.
Haciendo a un lado mi condición de ser creyente
tengo la certeza de que alguien se mete directamente conmigo
moviendo hilos indescriptibles que me quieren conducir
a la realización de una empresa que supera con creces 
esta mediocre actuación en la cual me encuentro sumido.
Presiento también que se acerca la hora
en la cual saldré de este tedioso e insufrible marasmo
para empezar de verdad a discurrir por este paraje
que otrora fuera con justicia llamado planeta azul
adentrándome en las genuinas ejecutorias
para las cuales fui creado y puesto en el escenario.
Porque no admito pasar por aquí 
simple y llanamente contado como uno más
dentro de la densa masa de transeúntes 
que ignoran hacia dónde apunta el horizonte.
Soy el hombre y por ende poseo un acopio de sueños
de grandes sueños que estoy decidido a cristalizar
y para lograrlo, en mi interior, estoy seguro,
bulle la fuerza creadora:
la misma que cosmogónicamente le dio origen al universo
colgando del infinito espacio un inefable puñado de est

marzo 20, 2015   ningún comentario

La poesía, tónico para el alma

1_13-120x113

Arturo Santos Ditto

Seguro que la poesía existe desde que el hombre tuvo conciencia de su esencia. Sin dudas de que antes que tuviera el don de escribir, ya construía con la palabra y balbuceos la belleza del sentimiento.

La poesía es una caricia divina en el pensamiento, es inmortal en el corazón de la humanidad. La amalgama de frases que crean la belleza idiomática que fluyen emotivas, hacen con fragancia estética un mundo de intima ternura en cada ser con raciocinio. Las metáforas que se asoman en ella crean sinfonías de amor en el alma.

Con sobra de merecimientos se ha determinado el 21 de marzo como un día especial para ponderarla. Estimo, sin pretensiones ni alardes, que el poeta es un elegido, un circunstancialmente iluminado, que al crear el verso nos entrega un tónico de dulzura para animar el alma.

En el corazón de una madre hay poesía, en el bregar diario del hombre por subsistir hay poesía, en el rítmico andar de una dama existen versos, en beso que se da con amor o respeto brota una metáfora, en el dolor que nos aqueja navega el aroma triste de una poesía, en las manos del mendigo desvelado está escrita una angustiosa poesía.   En rumor del mar y sus secretos está la poesía, en silbar del viento incansable trotador, están las paradojas bailando en las ventanas y en las copas de los árboles; en la mirada del niño y en la resignación del anciano está haciendo su nido una sencilla poesía. En toda sinfonía, en todas las canciones reverberan los poemas. En la protesta viril de un pueblo insatisfecho están los versos en espirales de esperanzas. Cuando llega el bardo, el trovador al descubrirlas, las plasma en un papel y un azul encendido de emociones cubre el cielo de los días. Por siempre que ¡vivía la poesía!.

Guayaquil-Ecuador

marzo 18, 2015   ningún comentario

1965

Elio Gonzalo Guillermo Luis
nombres legendarios como la escarcha de la puna
como la estrella del amanecer
surgen cual relámpago vibrante
en medio del canto atronador del jilguero
yo los escucho desde el alborear
de las primeras sílabas
cuando mi trajinar sin rumbo
era solo un vago sueño para farolas y frontispicios
qué apu inmemorial guarda ahora vuestras mochilas raídas
qué ave rapaz picotea vuestra osamenta donde crece
el musgo y el ichu encaramado
era preciso levantarse a favor del trigo y el arroyo
y sosegar al ciervo
dulcemente
saludo vuestro heroísmo y altivez
contra el amo brutal
desde esta época infame
plagada de inmundicia
donde casi todo está perdido
menos un gesto rebelde y viril
que hizo germinar la esperanza.

Márlet Ríos

http://lacomunarevista.blogspot.com/2015/03/medio-siglo-de-una-gesta-heroica.html

marzo 16, 2015   ningún comentario

Benditos malditos, malditos benditos

agab

Gabriel Cruz

(Humilde homenaje a Joaquín Sabina, aunque él nunca lo sepa)

Benditas las princesas sin Palacio,
la blusa del pasado en naftalina,
el calor adictivo del abrazo,
el paso de las bicis con bocina.

Benditos los recuerdos que no muerden,
las boinas guerrilleras con su estrella,
la petaca escondida en el pecebre,
los hijos del repollo y la cigüeña.

Malditos los audaces del estorbo,
el recuento de sílabas del crítico,
el árbol genealógico del odio,
el febril discurso del político.

La división de bienes del olvido,
la iglesia con cartel publicitario,
el celular en altavoz en colectivo,
el arma entre la ropa del armario.

Bendita la interné del solitario
en madrugadas con porno de diseño,
la certeza aprendida del otario,
el modelaje de musas del ensueño.

El cuerpo del delito femenino,
el preso arrepentido que ama y sueña,
el viejo “wing” que no ha perdido estilo,
el ritual provinciano de la siesta.

Maldito el sermón del principiante,
la música de espera en la llamada,
las calles con nombre de Almirante,
el trueno que despierta a la bastarda.

Los afiches “Juan Pérez 2011”,
los que veneran a Marilyn Manson,
los histéricos del mínimo roce,
los imitadores de Michael Jackson.

Bendito sea el artista apasionado
que agrada en su sensato personaje,
el banderín de San Lorenzo de Almagro,
la nostalgia volando sobre bares.

Benditas las campañas anti-fashion
a pura rebelión rocanrolera,
el referí que juega a la Play Station,
el blog del Partidodelos Poetas.

Maldito el policía retirado
que conserva sus turbias relaciones,
la esvástica, el pedófilo, el mercado
de la superficialidad del hombre.

Malditos los imperios de la chusma,
el anillo en el saco del cretino,
la injusticia limándose las uñas,
la Carta Documento del exilio.

Benditos los secretos al oído
con la mano debajo del mantel,
los tesoros que jamás se han escondido,
los poemas en tejido macramé.

Malditos los ronquidos del silencio
cuando urge la explosión de la verdad,
las milicias que disparan a los sueños,
la impotencia vomitando en el sofá.

Gabriel Cruz.
Esta es una versión propia del extenso poema de Joaquín Sabina, “Benditos Malditos” (de su poemario “Ciento volando de catorce”). No encontré página web donde se lo haya publicado por completo; pero sí su versión compactada hecha canción, de su álbum “Diario de un peatón”:
http://www.joaquinsabina.net/2005/11/08/benditos-malditos/

marzo 14, 2015   ningún comentario

Te espero

ar

Ariel Aloi

“Poesías libres”

Te espero aunque no me esperes,
y te miro como al mar o como a un río
cuando nazco, quizás, frente a tus racimos
de uvas o de nostalgias o de números,
o cuando pienso que en este enredo de olvidos
puede que me olvide de tu mirada necia
y me explique lo inexplicable de la física
cuántica o clásica, o de esta ecuación
de miradas y de momentos y de segundos.

Te espero como al mar desmedido
a través de estos ojos de sencilla mesura
cuando el silencio deposita las palabras
en un pozo de utopías y dudas, 
o cuando caigo en la verdad de no verte
o de no encontrarte o, sencillamente,
de no buscarte, o sí; aunque sea posible
que cada tanto las finas líneas de tus cejas
y de tus labios y de tus cabellos negros
asalten mis relojes y el tiempo sobre ellos.

Te espero aunque no me esperes
y decida, al final, ocultarme en el silencio
o en una poesía.

marzo 13, 2015   ningún comentario

Adónde van

AD

Te recuerdo Amanda (Adri)

Adonde van los besos peregrinos
Si sólo de tus labios cual veneno
Bebí elixir que siempre me fue ajeno
Y en soledades tristes me devino.

La cárcel de este amor triste destino
Que me deja turbia y tan oscura
Cerrojo donde tiembla la cordura
Y muere el corazón donde declino.

Punzada que aumenta mi calvario
Desnuda la agonía aquí en mi pecho
Estertor de soles que respinguen.

Deshaces en mi boca tu glosario
De palabras que callas es un hecho
Y planetas alados que se extinguen.

Adry.
De mi libro “Sueños y amaneceres rojos”
Derechos reservados del autor.

marzo 13, 2015   ningún comentario

Recordamos a un luchador

funda

Oscar Leonardo Salas

(a través de la Fundación Andrés Barbosa Vivas)

No se cantar pero vivo
Cinco hombres de color respiran a mi lado,
-pasan silbando una canción de Vivaldisus
colores son distintos, huelen diferente.

Todos silban y siento miedo de que
me puedan ver, que se den cuenta
que yo no tengo color ni se silbar.
Ellos traen fuego en sus ojos y
armas en la cintura
yo llevo agua en una bolsa
y en los ojos traigo letras distraídas,
todos sentimos miedo del otro.
Vivaldi por un momento nos salva
rescata la tarde, pero se aleja.

No se silbar, sólo escucho, no tengo color.
Cinco hombres de distintos colores
se pasan por las cuatro estaciones
y me arrastran hasta la pesadilla.
vivo lentamente sin canción ni color.

Oscar Leonardo Salas: Estudiante y gestor comunal, asesinado el 8 de marzo del año 2006 por un impacto de proyectil recibido en medio de una protesta de estudiantes contra el TLC la cual fue reprimida por el grupo ESMAD de la policía.

marzo 10, 2015   ningún comentario

Poema

 

ac

Jack Kerouac ~ On The Road ~

Círculos de Poder de la Diosa

“Brindemos por las locas, por las inadaptadas
por las rebeldes, por las alborotadoras,
por las que no encajan
por las que ven las cosas de una manera diferente.
No les gustan las reglas y no respetan el status-quo.
Las puedes citar, no estar de acuerdo con ellas
glorificarlas o vilipendiarlas.
Pero lo que no puedes hacer es ignorarlas.
Porque cambian las cosas.
Empujan adelante la raza humana.
Mientras algunos las vean como locas
nosotras vemos el genio.
Porque las mujeres que se creen tan locas
como para pensar que pueden cambiar el mundo son las que lo hacen”

Imagen Debbie Arnold

marzo 9, 2015   ningún comentario

Las mujeres de mi generación

8b2d20_Mujer-bonita-es-la-que-lucha-400x365

Luis Sepúlveda

Las Mujeres de mi generación abrieron sus pétalos rebeldes
No de rosa, camelias, orquídeas u otras yerbas
De saloncitos tristes, de casitas burguesas, de costumbres añejas
sino de yuyos peregrinos entre vientos.

Las Mujeres de mi generación florecieron en las calles,
Y en las aulas argentinas, chilenas o uruguayas
supieron lo que tenían que saber para el saber glorioso
de las Mujeres de mi generación.

Minifalderas en flor de los setenta
Las Mujeres de mi generación no ocultaron ni las sombras
de sus muslos que fueron los de Tania
erotizando con el mayor de los calibres los caminos duros
de la cita con la muerte
Porque las Mujeres de mi generación
bebieron con ganas del vino de los vivos
acudieron a todas las llamadas y fueron dignidad en la derrota.

En los cuarteles las llamaron putas y no las ofendieron
porque venían de un bosque de sinónimos alegres:
Minas, Grelas, Percantas, Cabritas, Minones, Gurisas,
Garotas, Jevas, Zipotas, Viejas, Chavalas, Señoritas
hasta que ellas mismas escribieron la palabra Compañera
en todas las espaldas y en los muros de todos los hoteles
Porque las Mujeres de mi generación nos marcaron
con el fuego indeleble de sus uñas
la verdad universal de sus derechos.

Conocieron la cárcel y los golpes
Habitaron en mil patrias y en ninguna
Lloraron a sus muertos y a los míos como suyos
Dieron calor al frío y al cansancio deseos
Al agua sabor y al fuego lo orientaron por un rumbo cierto.

Las mujeres de mi generación parieron hijos eternos
Cantando Summertime les dieron teta
Fumaron marihuana en los descansos
Danzaron lo mejor del vino y bebieron las mejores melodías
Porque las Mujeres de mi generación
nos enseñaron que la vida no se ofrece a sorbos compañeros
sino de golpe y hasta el fondo de las consecuencias.

Fueron estudiantes, mineras, sindicalistas, obreras,
artesanas, actrices, guerrilleras, hasta madres y parejas
en los ratos libres de la Resistencia.
Porque las Mujeres de mi generación sólo respetaron
los límites que superaban todas las fronteras.

Internacionalistas del cariño, brigadistas del amor
comisarias del decir te quiero, milicianas de la caricia.
Entre batalla y batalla, entre amor y amor, entre fuego y fuego
las Mujeres de mi generación lo dieron todo
y dijeron que eso era apenas suficiente.

Las declararon viudas en Córdoba y en Tlatelolco
Las vistieron de negro en Puerto Montt y Sâo Paulo
Y en Santiago, Buenos Aires o Montevideo fueron
las únicas estrellas de la larga lucha clandestina.

Sus canas no son canas sino una forma de ser
para el qué hacer que les espera.
Las arrugas que asoman en sus rostros dicen he reído
y he llorado y volvería a hacerlo.
Las Mujeres de mi generación han ganado
algunos kilos de razones que se pegan a sus cuerpos
Se mueven algo más lentas,
cansadas de esperarnos en las metas.

Escriben cartas que incendian las memorias
Recuerdan aromas proscritos y los cantan.
Inventan cada día las palabras y con ellas nos empujan
Nombran las cosas y nos amueblan el mundo
Escriben verdades en la arena y las ofrendan al mar
Nos convocan y nos paren sobre la mesa dispuesta.

Ellas dicen pan, trabajo, justicia, libertad
y la prudencia se transforma en vergüenza.
Las Mujeres de mi generación son como las barricadas:
protegen y animan, dan confianza
y suavizan el filo de la ira.

Las Mujeres de mi generación son como un puño cerrado
que resguarda con violencia la ternura del mundo.
Las Mujeres de mi generación no gritan
porque ellas derrotaron al silencio.

Si algo nos marca, son ellas.
La identidad del siglo son ellas.
Ellas: la fe devuelta, el valor oculto en un panfleto
El beso clandestino, el retorno a todos los derechos
Un tango en la serena soledad de un aeropuerto
Un poema de Gelman escrito en una servilleta
Benedetti compartido en el planeta de un paraguas
Los nombres de los amigos guardados con ramitas de lavanda
Las cartas que hacen besar al cartero
Las manos que sostienen los retratos de mis muertos
Los elementos simples de los días que aterran al tirano
La compleja arquitectura de los sueños de tus nietos.

Lo son todo y todo lo sostienen
Porque todo viene con sus pasos
y nos llega y nos sorprende.
No hay soledad donde ellas miren
Ni olvido mientras ellas canten.

Intelectuales del instinto, instinto de la razón
Prueba de fuerza para el fuerte
y amorosa vitamina del débil.
Así son ellas, las únicas, irrepetibles, imprescindibles
sufridas, golpeadas, negadas pero invictas
Mujeres, Mujeres, Mujeres de mi generación.

marzo 8, 2015   ningún comentario

Palpar los caminos de tu alma

at

Te recuerdo Amanda

(Adri)

Palpar los caminos de tu alma 
Y ver que sos verdad como el aire y el canto
Transparencia que fluye como un rio 
Delgada cinta azul en la montaña
Melodía entre las piedras 
Arrullo de pájaros
Suavidad de alas.

La ingenuidad de tus ojos
Siembra primaveras
Germinan amapolas 
En los rincones sombríos 
De mi alma.
Tus pequeños soles 
Incendios de luz en la mañana.

Tus ojos me recorren
Se anclan en los espejos de agua 
De mis ojos 
Buceas en las profundidades
Y mi mar rompe en olas
Se agitan las fronteras de la noche
Cuando me amas.

Adry.
De mi libro “Sueño de amaneceres rojos”
Derechos reservados del autor

marzo 8, 2015   ningún comentario