Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

cartas de Colombianos y Colombianas por la paz a…

 

Bogotá D.C., martes 17 de enero de 2012
 
 
Señor
Juan Manuel Santos
Presidente de la República de Colombia
Palacio de Nariño
 
Mediante esta carta le saludamos atentamente y valoramos sus recientes manifestaciones, entre ellas su mensaje de navidad, en la que se ha referido a la paz, y la de funcionarios del Gobierno respecto a este derecho de las y los colombianos. Consideramos que esas expresiones son un signo que reconoce el clamor por la paz creciente en sectores de la sociedad colombiana y en la comunidad internacional.
La gravedad de la confrontación militar sin pausa, arroja grandes sufrimientos, un hondo desgarramiento y pérdida irreparable en cientos de familias de Colombia. Tanto de los combatientes, como de la población civil en los entornos sociales de los territorios nacionales y fronterizos donde se comprueban enfrentamientos permanentes y una insoslayable tensión.
Al tiempo del mantenimiento de las decisiones militares por encima de las del diálogo, se opaca con el conflicto armado la grave situación social y económica del país, cada vez más calamitosa, como lo reflejan los informes de organismos internacionales que nos sitúan como el tercero con más desigualdad del mundo, sólo superado por Angola y Haití, y la grave situación que viven millones de colombianos y colombianas por las graves inundaciones y pérdidas que han padecido.
La suma de dolor que genera la encrucijada de múltiples violencias y la devastación económica, social y moral que afecta a las inmensas mayorías, así como la posibilidad de abrir la puerta para alguna aproximación constructiva, nos lleva a concluir y a exigir, de manera urgente, que debe pararse ya la guerra fratricida. Hemos escuchado con gran interés sus recientes declaraciones en las que señala perspectivas de diálogo para la paz.
En consecuencia, le planteamos respetuosamente como representante y máxima responsabilidad del Estado, las siguientes propuestas:
1)    Frente a la decisión de las FARC-EP de proceder a unas nuevas liberaciones, como fue anunciado el pasado 27 de diciembre, expresamos nuestra disposición total para contribuir al desarrollo de la operación humanitaria que las facilite y garantice, tal y como un grupo de Mujeres del Mundo por la Paz de Colombia lo ha manifestado y ha pedido a dicha organización. En tal sentido, reiteramos nuestra disposición a colaborar para que la totalidad de los cautivos en poder de la guerrilla sean puestos en libertad y retornados sanos y salvos a sus familias.
2)    Tomar medidas imperiosas en las filas de las Fuerzas Armadas y de Policía para que el derecho internacional humanitario se aplique en toda situación y se investiguen infracciones a tal normativa.
Con este mismo carácter, adoptar medidas para la observancia derivada del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, respecto de la salvaguarda de la integridad de las presas y los presos de las FARC, del ELN y del EPL, de las y los presos de conciencia, y de millares de personas acusadas del delito de rebelión por el hecho de defender los derechos humanos, por ejercer un liderazgo social o simplemente por habitar en zonas de conflicto, cuyos derechos hemos conocido en muchas ocasiones se ven violados, de manera permanente, extendida dicha situación en las diversas cárceles del país.
3)    Adoptar de su parte la decisión encaminada a una tregua bilateral o cese al fuego, de la mayor extensión temporal posible, al menos por noventa (90) días, prorrogables. Esta misma petición la elevamos a las organizaciones guerrilleras FARC-EP y Ejército de Liberación Nacional, ELN. Será así el marco adecuado para dar inicio a aproximaciones orientadas a diálogos y acuerdos humanitarios.
Sabemos que ha expresado su voluntad de construir una salida política al largo y profundo conflicto social y armado. Todos esos pasos serán sin duda altamente valorados como signos de disposición para diálogos hacia la paz con justicia, por la sociedad colombiana y la comunidad Internacional.
Quedamos a la espera de una pronta, pública y positiva respuesta.
Atentamente,
Colombianas y Colombianos por la Paz
–//–
 
Bogotá D.C., martes 17 de enero de 2012
Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario