Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Argentina: Se nos fue otro grande

Nechi Dorado

 

No es esta la columna donde iría esta nota, pero es que a veces la tristeza busca desesperada un pedacito de espacio donde alojar el recuerdo y lo arrebata, lo ocupa, lo llena y lo comparte.

Eso pasa porque a veces hay gente que se va dejando huellas imborrables y busca lugares también, fuera del alma.

En mi tierra se nos fue otro grande, un “Flaco” cuya poesía se cargó de alas en momentos en que la degeneración “humana” se encargaba de amputarlas. Un hombre que hizo ruido, tanto, cuando  fue necesario,  que ahora enmudeció esta geografía mientras las lágrimas la empapan.

Su poesía voló cuando muchos rendían cultos imbéciles, porque decían que “el silencio es salud”, mientras instalaban la falacia absurda repitiendo que “los argentinos somos “derechos” y humanos” a la vez que se robaban bebés y se masacraba a sus madres.

De todas las formas se lo está recordando, esta que les dejo es apenas una, es el sentir de un amigo, compañero, hermano de sueños que así lo despide y junto a él así lo despido yo, aunque prefiero seguir pensando que hay gente que no se va del todo, sino que apenas se alejan un poco…

Hasta siempre, Luis Alberto Spinetta, llora tu Muchacha ojos de papel y lloramos nosotros mientras se va contigo un pedacito de nuestra juventud…

poesía desde el dolor de GUSTAVO ROBLES, otro poeta argentino que conoce mucho de dolores…

Luis

Pero              Flaco… ¿cómo que te fuiste?
¿qué hacemos nosotros, los simples              mortales sin tu brillo inigualable?
Flaco, Flaco….
hermano…. Gigante…
¿y la Poesía?
¿qué será de las palabras sin tu pluma?
La Canción está viuda, novia trunca
lágrima eterna

Flaco, hermano, Maestro
¿viste?
¿quién podrá decir ahora
“que mañana es mejor”?
Si ahí no estás…. “todo tiempo pasado              fue mejor”
Simplemente por vos y tus notas

Flaco, hermano… compañero
¿a dónde vas?
Te llevás las hojas en el viento
los puentes amarillos
las muchachas de papel
los niños condenados
el jardín de los ahora ausentes
la canción de los días de la vida…
Tu alma de diamante

Mi infancia
mi adolescencia

Flaco, hermano… Maestro
me queda tan poco de mi pasado…

y vos te llevaste casi toda mi              Memoria

Gustavo

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario