Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

A veces la dignidad es nuestra única bandera

Tito Alvarado

Ya estamos en la cuenta regresiva. Hace casi seis años llegó a Montreal, Canadá, Juan Francisco Oliveros Belmont. De inmediato se puso en la tarea de normalizar su situación aquí sin nunca dejar de participar en el quehacer cultural y periodístico de las comunidades latinas.

En estos años su aporte ha sido de valoración y difusión de lo que hacen los creadores latinos en esta realidad, tan distinta y distante a nuestros valores. También le tocó conocer el monstruo por dentro. Nueve veces debió presentarse a contar su historia, nueve veces sometido a un interrogatorio implacable con su secuela de daño psicológico. Nueve veces en que debió afrontar la duda y dar nuevas explicaciones para volver a presentar pruebas que invariablemente eran rechazadas bajo la fórmula de que faltaban datos.

Francisco Se impuso la tarea de hacer periodismo alternativo y asumió el seudónimo de Juanito Guanabacoa, en su quehacer cultural asumió la tarea de ser el Presidente de Proyecto Cultural SUR.

Ahora tiene un plazo perentorio para salir del país. Ha llegado a un punto sin retorno en que debe encontrar una salida.

Esto me obliga a pensar en dos direcciones distintas:

La primera dirección de pensamiento es la inmoralidad de un sistema de emigración. El país necesita una cantidad de varias decenas de miles de inmigrantes, pero pone todas las trabas posibles para que dichas personas puedan acceder a esa categoría de personas que pierden y ganan. A todos los que no tienen la fortuna de poseer una apreciable cantidad de dólares como para instalarse con un negocio o una empresa se les exige refugiarse, y se refugian quienes son perseguidos. Se da el caso que alrededor del ochenta por ciento de los inmigrantes que se acogen a esta fórmula en realidad no lo son, pero han logrado ser convincentes. También se da el caso que más del cincuenta por ciento de los que verdaderamente son refugiados no son aceptados, por razones de indudable doble moral de las autoridades locales. En el caso de quienes vienen se México se prioriza el rechazar a quienes tienen una historia de lucha contra el sistema, la razón es que México es el segundo socio comercial de Canadá, y, junto con Estados Unidos, forman un tratado de libre comercio que permite la circulación de determinadas mercancías, la libre circulación del dinero en grandes cantidades y, paradoja, cierra las puertas a la libre circulación de las personas.

Hay que agregar que el sistema es tan siniestro que todos los trámites los debe pagar el interesado. Se calcula que entre abogados, papeleo y otros, quien se acoge a refugio en Canadá paga entre diez y doce mil dólares. Al ser rechazado se pierde por partida triple, se pierda la inversión, se pierden las cosas que te han hecho llevadera la vida y se pierde en auto estima.

La segunda dirección de pensamiento es como hacemos las cosas: La conducta humana tiene el poder se expresarse en gestos y en palabras, no siempre en concordancia, que deja huella, pero tendemos a olvidar aquello que nos sea perjudicial. Lo más sorprendente es que la experiencia está, pero mientras no sea vivida en carne propia, la de los demás nos sirve muy poco. Sabemos y hemos reiterado que para obtener resultados distintos hay que hacer las cosas de distinta manera. El drama de Francisco es que hizo las cosas de la misma manera en que lo hacen otros y no obtuvo el resultado de pasar el examen de los Dioses menores que determinan quien se salva y quien no. El camino de exponer los hechos de nuestra vida, comprobar cada uno de nuestros dichos que constituirían la prueba de que en nuestras realidades se mata impunemente, se persiguen, se viola. Aquí estamos frente a un asunto cultural, de un lado hay una cultura y del otro otra, pero a la hora de decidir se hacer de acuerdo a la cultura que ha fijado las reglas, salvo que la otra parte contó su historia con arreglo a su propia cultura. Por supuesto que no se habla el mismo idioma. En este juego solamente ganan los leguleyos, el sueldo pagado con la sangre de la esperanza que cada aspirante ha conseguido a costa de vender su fuerza de trabajo a un precio de risa o llanto, los jueces y burócratas del sistema ganan también pues han montado todo el tinglado de la puesta en escena de un juicio (in) justo. El único que pierde es el que necesita una salida humana a su drama.

Dicen algunos investigadores audaces, que la personalidad del ser humano ya está formada a los seis años, luego vienen los conocimientos para adornar el ser que se es. También aseguran que el ser humano no cambia. Un cambio en la forma de ser, es decir en la conducta, en la personalidad de cada cual pasa por una crisis, sea crisis social y crisis individual. Crisis entendida como el momento en que todo se tambalea y amenaza caer.

Nuestro hermano Francisco está en esta crisis, está exactamente en el centro de todas las posibilidades. Una vuelta a México puede ser su muerte física como también puede ser su inserción en un torrente incontenible que logrará cambiar de raíz la cultura en México. Yo le apuesto a la vida y por lo mismo creo y quiero que Francisco ponga todo en la balanza de la duda y que de esa duda salga su decisión de enfrentar la máquina, no de la mejor forma, sino de la única forma que le permita salir con vida y con la dignidad intacta.

No puedo implorar ni acudir a la fórmula del buen deseo, seguiré en la acción y en la búsqueda. La vida es una gama extensa de vibraciones y energías, me inclino por los azules, los verdes, los rojos, los violetas, los blancos en su fulgor y sus tonos delicados, colores que nos dan la mejor vibración para ser poeta del cambio y hacer gestos de amor.

Nada detendrá el viaje hacia el abismo si no hay la fuerza vibratoria, la energía pura, los colores de la tierra para hacer posible un mundo donde nadie sea extranjero ni se necesiten papeles para ser el ser humano que se es y trabajar en paz por la utopía de un mundo cada vez mejor.

Desde mi lugar bajo el sol, el único sol que me ilumina, la certeza de que unidos en la diferencia podemos hacer la diferencia.

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

2 comentarios

1 Aniversario. Pretexto para la Evaluación y el Recuento. La Acción y las Movidas del Juanito Guanabacoa. | SITIO OFICIAL DE JUANITO GUANABACOA { 14 enero 2013 - 12:59 }

[…] A veces la dignidad es nuestra única bandera […]

2 juanito guanabacoa { 2 marzo 2013 - 00:42 }

Siempre estaré agradecido con las deferencias y trato de cada uno de los SURES, con Tito por haberme invitado cuando llegué a Canadá, a formar parte de este cuerpo, de esta ENTIDAD DE CULTURAS… faltan horas al día y espacios existenciales para poder cubrir todos los frentes que desde la RESISTENCIA han surgido… GRACIAS ARIGATO DANKE THANKS MERCI OBRIGADO Y cuanta HIERBABUENA HAY PARA EXPRESAR ESO QUE SALE DEL ALMA! j.g. o f.b.

Deje su comentario