Unidos en la diversidad, hacemos la diferencia

Hoy te espera un universo de verdad

Reflexion al sur

María Isabel Burgon, Santa Fe. Hoy quiero caminar, sentarme bajo de un árbol y escribirte para decirte que en algún momento de nuestro camino, en algún lugar de nuestra vida hemos olvidado algo.
Hemos olvidado quienes somos, olvidamos amarnos unos a los otros, también dejamos de lado nuestra verdadera vocación para correr detrás de una quimera, No nos detenemos a pensar cuál es el verdadero motivo por el cual estamos en este mundo.
Dejamos escapar un proyecto importante para nuestras vidas cual frágil mariposa que sale volando de entre nuestras manos, porque otras personas nos manipulan a diario haciéndonos creer que no vale la pena lo que queremos emprender, que sigamos en lo nuestro, sin darnos cuenta que nos mienten vilmente escudándose en la palabra experiencia. Personas que dicen trabajar por la paz y enarbolan desde sus letras las banderas de la violencia incitando a adultos, jóvenes y niños a tomar las calles en manifestaciones sin respetar al otro que cumple con su trabajo.
Permitimos que nos roben nuestros sueños, los deseos de ser alguien, volar libremente sin cadenas, todo esto va creando generaciones de seres humanos frustrados, de mal humor, enojados con la vida misma, todo esto nos conlleva simplemente a fracasos por vivir eternamente nuestra propia mentira. Cada ser humano tiene su camino trazado, que lo encontremos queda en nosotros, ser feliz es hacer lo que nos gusta, buscar como podemos hacer de nuestros proyectos un trabajo de armonía, paz, amor, tranquilidad.
No permitir nunca que personas disfrazadas de cordero nos destruyan a diario con mentiras.
Empieza ya, hoy, justamente es hoy que debes empezar a transitar los caminos de tus propias decisiones …

Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • email
  • PDF
  • Print

ningún comentario

Aun no hay comentarios...

Llene el siguiente formulario.

Deje su comentario